Sentencian a Pablo Lyle a 5 años de prisión y 8 años de libertad condicional
Pablo Lyle se queda sin abogados. Foto: Captura de pantalla

Pablo Lyle, que en octubre del 2022 fue condenado por homicidio involuntario por una agresión mortal tras una pelea de tránsito en el condado de Miami-Dade, Florida, en 2019, fue sentenciado a 5 años en prisión y 8 años en libertad condicional.

Tras escuchar una serie de declaraciones de la esposa de Pablo Lyle, Ana Araujo, del propio actor, así como de los familiares de Juan Ricardo Hernández, la jueza Marisa Tinkler Mendez dictó sentencia al histrión.

En un inicio, y tras dejar que su pareja, su hermana Sylvia Lyle y su cuñado Delfino hablaran, el actor mexicano tomó la palabra durante la audiencia de este 3 de febrero y, entre lágrimas, pidió perdón: “señora Mercedes, todos, lo siento, realmente lo siento”, dijo.

Lyle, de 36 años de edad, expresó que lo ocurrido “me acecha cuando me voy a dormir en la noche y sigue ahí cuando me levanto”, agregó que él nunca quiso “que esto sucediera, nunca, en sueños más alocados, me pude imaginar que algo como esto pudiera pasar, que se perdiera una vida y muchas otras fueran afectadas, en una cuestión de segundos, con un solo golpe”.

Mientras que la familia de Juan Ricardo Hernández pidió a la juez que sentenciara al actor con la pena máxima.

Los hechos

El caso del actor se remonta al 31 de marzo de 2019, cuando el intérprete iba rumbo al aeropuerto de Miami en un coche donde iba con su cuñado, Lucas Delfino.

Juan Ricardo Hernández, la víctima de Lyle, los alcanzó en un semáforo y reclamó por una maniobra que hizo Delfino. Hubo un intercambio de palabras y en un momento el famoso se bajó del automóvil y agredió al señor de 63 años.

Pablo Lyle dio un golpe a Hernández, con el que desplomó al hombre de la tercera edad. El actor se fue a la fuga, pero los hechos quedaron grabados en unas cámaras de seguridad.

A comienzos de octubre de 2022, y en su primer día de deliberaciones, un jurado compuesto por seis personas declaró culpable de homicidio involuntario a Pablo Lyle por la muerte de Juan Ricardo Hernández en una riña de tránsito.

Tras el veredicto, la defensa del actor presentó una moción en la que solicitó un nuevo juicio, bajo el argumento de que no se atendieron del todo los hechos y se produjeron algunas inconsistencias durante el proceso.

En la audiencia, Philip Reizenstein, abogado del actor, pidió una revisión independiente de los hechos de lo que llamó un “homicidio excusable” y manifestó a la jueza que las leyes de Florida contemplan que “las personas pelean y se tiran puñetazos”.

Comentó que la evidencia se enfocó de forma incorrecta, en su opinión, “en el golpe y la inflamación del cerebro y las fallas de los órganos y el daño al cerebro”, nada de lo cual estaba en la mente del actor de la telenovela Mi Adorable Maldición.

El abogado comentó que Pablo Lyle actuó en defensa propia porque temió por su vida y la de sus hijos, quienes estaban “muy asustados dentro del vehículo”, al igual que su esposa, pues Juan Ricardo Hernández golpeó el vidrio de forma vehemente y “profirió maldiciones”.

Durante el proceso judicial, los abogados de Pablo Lyle, conocido por su actuación en telenovelas como La sombra del pasado, solicitaron, sin éxito, desestimar el caso bajo la ley de defensa propia del estado de Florida.

Síguenos en

Google News
Flipboard