Síguenos

 

Entrevista

‘La lucha de los afromexicanos no es solamente para el discurso’: Sergio Peñaloza

El fundador de México Negro recuerda que más de 2.6 millones de mexicanos se consideran afrodescendientes y advierte: “Quinientos años de negación no pueden resolverse en diez o veinte años”.

Foto: Cortesía

¿Todos los mexicanos son negros? Durante su infancia, Sergio Peñaloza creía que sí. El fundador de México Negro nació hace 67 años en la localidad de Cuajinicuilapa, Guerrero, en donde las diferencias eran mínimas y todos eran negros. No fue hasta que llegó a la comunidad de Ometepec, a sólo 40 kilómetros de su casa, para estudiar la secundaria que empezó a notar diferencias entre negros, indígenas y mestizos, pero dicha diferencia no venía sola; la acompañaban burlas, rezago y discriminación. Ometepec fue su primer encuentro con el racismo, pero la historia no pararía ahí. 

Años más tarde, y siempre buscando mejores opciones educativas, consiguió mudarse a la Ciudad de México para entrar a la preparatoria. En la capital, la gente le preguntaba sobre su lugar de origen. Pensaban que era extranjero, tal vez de El Salvador o Cuba. Nadie se imaginaba que era mexicano y si acaso, deducían que era de Veracruz. Había (y aún existe) un “desconocimiento enorme de la presencia de la población afrodescendiente en el país”, cuenta Peñaloza, en entrevista para La-Lista

También lee: Claves para entender quienes somos, a partir del #Censo2020Mx

En 1981 regresó a Cuajinicuilapa, y convencido de que era necesario impulsar la visibilidad de los afromexicanos, se involucró en actividades de promoción y desarrollo cultural que aterrizaron con la fundación del Museo Vicente Guerrero Saldaña, que exhibe la historia de la cultura afromestiza. 

México Negro, el primer paso para reconocer lo afromexicano

Mientras Peñaloza se encontraba trabajando en el proyecto del museo, conoció a Glyn Jemmott Nelson, un sacerdote negro proveniente de Trinidad y Tobago. En 1997, el clérigo organizó el Primer Encuentro de Pueblos Negros, una reunión en la que Peñaloza reafirmó su compromiso con la población afrodescendiente. 

“En ese primer encuentro oímos y oí muchísimos comentarios sobre personas a las que detenían y al interrogarlas, les preguntaban que de qué país venían y luego les pedían su identificación y a pesar de que les presentaban su IFE (ahora INE), las hacían que cantaran el Himno Nacional, les preguntaban por el nombre de su gobernante, que propiamente es una violación a los derechos humanos”. 

La discriminación no fue el único obstáculo que vivieron las comunidades afromexicanas. En el mismo año, el Huracán Paulina tocó las Costas de Guerrero y Oaxaca, por lo que además de registrarse cientos de fallecimientos, miles de personas quedaron afectadas y sin hogar. 

“Empezamos a pedir apoyos para las comunidades damnificadas y nos encontrábamos principalmente con que en las instituciones gubernamentales nos pedían que fuéramos una asociación civil, que estuviéramos legalmente constituidos para poder ser sujetos de apoyos y nos tuvimos que constituir, de ahí surge México Negro A.C”. 

Publicidad

Hoy, esta organización ya no es la única que impulsa los derechos de los afrodescendientes en nuestro país.

Durante el mes de febrero se festeja en EU el Black History Month para recordar la importancia de la cultura negra, y en México han pasado más de 20 años desde ese primer encuentro que buscaba el reconocimiento de la población afro. El escenario pinta diferente, sin embargo, aún quedan grandes retos por cumplir. 

La-Lista: ¿Cuáles fueron las primeras adversidades a las que se enfrentaron como México Negro?

Sergio Peñaloza: Había una discriminación institucional enorme. Hasta la actualidad no tenemos un programa específico de desarrollo y atención hacia los afromexicanos y en aquel entonces era peor. Llegábamos al CDI, Instituto Nacional Indigenista (en la actualidad INPI), y si el funcionario en turno estaba de mal humor simplemente decía ‘yo no atiendo a los negros, yo atiendo a los indígenas y el caso está cerrado’. Eso nos llevó a que teníamos que estar reconocidos en la Constitución, que teníamos que ser sujetos de derechos legal y políticamente hablando. 

¿La invisibilidad de las personas afro se da igual en toda la república? 

Se da igual en todo el país. Con la negación de que no hay negros en México, no existimos para la sociedad mexicana y para el mundo entero. Se pretendía dar a conocer a México como una sociedad mestiza, igualitaria, sin diferencias. Hace poco más de 25 años fueron reconocidos legalmente los indígenas, se les creó una institución, se les asignó un presupuesto y hay programas específicos para el desarrollo de los indígenas, asunto que para los afrodescendientes no hay todavía. 

¿Cuál es la importancia de integrar la historia de las personas afro en los planes de estudio de todos los niveles educativos?

Es triste decirlo, pero los mismos afromexicanos no conocemos nuestra historia, no sabemos mas que lo que nos han contado. En la región donde habemos comunidades afromexicanas dicen que existimos porque un barco zarpó y que de ahí vinieron los negros. Nunca se decía con certeza que somos producto de esas migraciones históricas que vinieron en la época de la Colonia, del Virreinato, que los esclavizaron y los trajeron a construir a México. Ahí tenemos a Vicente Guerrero, tenemos a Morelos como afrodescendientes que los quisieron blanquear como una muestra de que los negros no servimos para cosas importantes. La historia reciente tiene que irlos sacando de ese blanqueamiento y ponerlos en el lugar que les corresponde. Hay que contar la historia real, amplia y verídica para que todos los afrodescendientes nos sintamos orgullosos de serlo y que el resto de los mexicanos sepan que hay negros en México y dónde estamos, qué hacemos, cuáles han sido nuestras contribuciones y atributos.

En 2017 inició un proceso para la búsqueda de una precandidatura a la presidencia de México, ¿cómo fue esta experiencia?

Aprovechando el proceso electoral pasado, el federal, nos reunimos varias organizaciones. Llevábamos muchos años pidiendo el reconocimiento constitucional y siempre encontramos oídos sordos de los legisladores, del ejecutivo, de los funcionarios del gobierno. Se discutió en reuniones y llegamos a la conclusión de que teníamos que participar. Empezamos a hacer el proceso de recopilación de acopio de las firmas para alcanzar la candidatura independiente, pero nos fuimos encontrando con una serie de obstáculos enormes, sobre todo por la cuestión de la tecnología. 

Sin embargo, fue una experiencia bastante positiva porque hubo mucha gente que no sabía que había negros en México y empezó a saber. Contribuimos a que conocieran que los afrodescendientes en México estábamos dando una lucha por el reconocimiento constitucional y creo que la ONU también tuvo conocimiento de esto, porque vi que aceleraron un poquito más las recomendaciones a México de ese reconocimiento constitucional. 

Joven afromexicano de Punta Maldonado, Guerrero/ Foto: México Negro A.C en Facebook

¿En el mismo año participó en la construcción de una propuesta de reforma constitucional en la CDMX?

Sí. Se dio el reconocimiento igual que en cualquier entidad de la República, pero la CDMX no ha avanzado, aunque ya estamos reconocidos en la Constitución. En el 2013 se reconoció en la Constitución local del estado de Oaxaca, en el 2014 en Guerrero, en el 2017 en la capital, pero en ninguna de estas entidades, ni en la constitución federal, ni en el país, tenemos esas leyes secundarias que son urgentemente necesarias para empezar a diseñar las políticas públicas. 

Referente al Censo 2020 del INEGI, ¿cuál es la importancia de que por primera vez se incluyera la variable de auto adscripción afrodescendiente en esta temática de censos de población y vivienda?

Es muy grande porque es visibilizar estadísticamente al pueblo afromexicano y proporcionar los insumos numéricos para los programas de desarrollo y diseño de políticas públicas específicas para la población afromexicana. En el 2015 se realizó la encuesta intercensal en que ya hubo un acercamiento a la realidad, que resultó en 1,381,853 personas afrodescendientes. Nosotros fuimos convocados por el INEGI para trabajar en la pregunta que iban a incluir en la encuesta, por lo que de alguna manera también dimos acompañamiento como observadores. Ya con el censo de población, somos 2,676,213 personas que nos reconocemos afrodescendientes

Publicidad

Lee también: ¿No es hora de revisar los apoyos de Bienestar con los datos del Censo 2020?

¿Qué tan cercana a la realidad es la cifra del INEGI?

Yo antes decía ‘el INEGI es una institución bastante hermética, no quieren diálogo con las organizaciones’, porque realmente no querían ni eso. Hoy yo quiero felicitarlos porque hicieron su mayor esfuerzo, sin embargo, no es cuestión solo de la metodología. Eso se va a ir resolviendo poco a poco en la medida que vayamos haciendo campañas de sensibilización y que dentro de los libros de texto venga el tema para que en 2030 los resultados sean mayores, y no quiere decir que en el 2030 va a ser totalmente la realidad. Quinientos años de negación no pueden resolverse en diez o veinte años, van a tener que pasar generaciones y generaciones para que se pueda ir resolviendo el problema de asumir la negritud.

La-Lista de puntos críticos para dar total reconocimiento a la población afromexicana, según Peñaloza:

  1. Tenemos que trabajar por la visibilización en las comunidades afrodescendientes y en el resto de las comunidades no afrodescendientes para estar presentes en el imaginario nacional”. 

  2. “Luchar para que las instituciones asuman su responsabilidad real, no solamente en el discurso, de incluirnos”.

  3. “Hay que trabajar para que los jóvenes que aspiran a ingresar a las instituciones de educación superior tengan las puertas abiertas porque tienen gran rezago educativo. Creo que entre esa lucha de abrir las puertas de las oportunidades también tendríamos que lograr la creación de una universidad afromexicana”.

  4. “Tenemos que ir logrando que los afromexicanos podamos ocupar puestos laborales bien remunerados que se reflejen en su calidad de vida, en una vida digna”. 

  5. Tiene que ver con la participación política. “Estamos muy lejos de alcanzar posibilidades de estar en el Congreso o de estar en el Ejecutivo municipal, estatal o federal, donde se toman las grandes decisiones que inciden en la vida de los afromexicanos. Por tal motivo, ahora yo me registré como aspirante para la candidatura para la diputación federal en el distrito 08 en Guerrero”.

Sergio Peñaloza asegura que en la sociedad también se ve el abandono y el no apoyo porque se le atribuye al negro solamente la capacidad del trabajo físico y no del intelectual, “porque a eso nos referimos con el ‘trabajo como negro para vivir como blanco’”.

También puedes leer

Mundo

Los nuevos reclutas de la policía estatal de Chhattisgarh se unirán a otros dos oficiales transgénero que ya patrullan en este estado, al centro...

Opinión

Esta semana la Agencia Federal de Aviación Civil puso en marcha ‘México vuela seguro’, para recopilar la información de los pasajeros y de paso...

Moda

Un concepto que abarca el sentir de las comunidades minoritarias en México.

Cultura

Para la temporada 2021-22, el director general de la Ópera abrirá convocatoria a bailarines que no sean solo blancos y saldrán de gira por...

Publicidad