Síguenos

 

Entrevista

Kevin Wu, cofundador de Free Britney: ‘Es muy reconfortante dedicar todo mi tiempo a su libertad’

El movimiento impulsado por los fans quiere llegar hasta las altas autoridades de California para terminar con la tutela legal sobre Britney Spears.

Free Britney Kevin Wu
Kevin Wu durante la protesta del miércoles 23 de junio, cuando Britney Spears compareció virtualmente ante la jueza para pedir que se terminara su tutela legal. Foto: Cortesía Kevin Wu.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Ha pasado una semana desde que Britney Spears declarara ante la Corte Suprema de Los Ángeles y la opinión pública sigue sacudida por su testimonio.

Después de 13 años en silencio, la artista criada en Kenwood, Louisiana, pidió terminar con la tutela legal “abusiva” que controla su vida personal y finanzas desde 2008. 

Britney quiso que su testimonio fuera público para que todos se enteraran de que no es feliz. Varios factores han llevado a su caso se haya convertido en un asunto de interés público. Pero sin duda, los principales impulsores han sido sus fans, organizados en el movimiento Free Britney, que también ha recibido el respaldo de celebridades como Mariah Carey, Paris Hilton o Miley Cyrus.

Kevin Wu es uno de los cofundadores. Él estuvo delante de la Corte para denunciar lo que ellos llaman una violación de derechos de la cantante. Ha seguido a la artista desde sus inicios y fue de los primeros en sospechar que la tutela legal que se le impuso era una aberración. Y él, como el resto del mundo, también se estremeció ante las palabras de Spears.

Free Britney seguirá hasta que, como describe su propio nombre, la artista sea libre

Foto: Britney Spears / Facebook.

La-Lista (L-L): ¿Cómo empezó todo?

Kevin Wu (KW): Desde el inicio de la tutela, en 2008, yo y otros amigos lo cuestionamos. Pero no se convirtió en movimiento hasta que el podcast Britney’s Gram, en 2019, publicó en mensaje de voz detallando las formas cómo Britney estaba controlada mucho más severas de lo que pensábamos. Ahí fue cuando nosotros, como fans, nos unimos para lanzar un movimiento para cambiar las cosas.

En mayo de 2019 hubo una protesta afuera del juzgado. Yo fui con mi pancarta y los medios empezaron a hablar del caso de Britney. Sabíamos que para que hubiera cambios, teníamos que seguir haciendo ruido, así que me mantuve en contacto con el resto de activistas que se congregaron.

L-L: ¿Cuándo se dieron cuenta de que habían construido un movimiento?

KW: Fue en los últimos dos años. En esa primera protesta éramos unos 20 o 30. Creo que el equipo de Britney, el que quiere mantener la tutela, no esperaba que siguiéramos creciendo. Ellos impulsaban la narrativa de que promovíamos teorías conspiratorias. Pero nosotros seguimos protestando fuera del juzgado y seguimos creciendo y creciendo.

Había creadores de TikTok que sacaron videos sobre Free Britney que atrajeron mucha atención, documentales que empezaron a cubrir el movimiento, como Framing Britney Spears, por el New York Times. Estamos muy agradecidos con ellos por haber dado voz al movimiento.

L-L: ¿Fue ese documental un punto de inflexión para que el mundo los tomara en serio?

KW: Creo que hubo varios y ciertamente, ese fue uno de los que nos trajo mucha atención mediática al movimiento. La gente que antes pensaba que éramos conspiradores se dio cuenta de que debíamos ser tratados como un problema serio. El momento TikTok también fue clave porque alcanzó a generaciones más jóvenes y dispersó el mensaje. Otro, claro, fue el pasado miércoles, cuando Britney testificó en la Corte y detalló los abusos que ha soportado durante la tutela. Fue desgarrador pero confirmó casi todo lo que Free Britney estaba denunciando.

L-L: ¿Cuándo notaron que ella quería que siguieran con la lucha?

KW: Solo viendo los documentos en la Corte era evidente que los derechos de Britney estaban siendo violados, que la tutela era fraudulenta y con los años, íbamos teniendo pistas de que Britney no quería estar bajo esa tutela. Incluso antes de que testificara en la Corte, ella intentó contratar a sus abogados múltiples veces. Su hermano, en un podcast, dijo que su hermana quería terminarlo. Ahí es cuando fundamentamos nuestra pelea porque entendemos que esa tutela nunca tuvo que haberse dado.

L-L: ¿Es verdad que les manda mensajes encriptados a través de Instagram?

KW: Yo no le presto mucha atención a Instagram. No creo que sepamos suficiente para tener una respuesta hasta que no sea libre y nos lo explique ella. No sabemos si ella controla sus redes sociales. Sus tutores controlan cada aspecto de su vida como para permitirle tener esa plataforma para hablar sin filtro al mundo. Es poco probable que tenga acceso a esa cuenta. 

L-L: ¿Y qué rol ha tenido el movimiento feminista en dignificarla?

KW: Viendo todas las imágenes con los lentes de la sociedad de hoy es espantoso cómo las mujeres eran tratadas y cómo estaba normalizado. Creo que la forma en que lo hemos reexaminado ha jugado un papel importante en hacer justicia para Britney.

L-L: ¿Qué te sorprendió de su declaración de la semana pasada?

KW: Varias cosas. Es peor de lo que imaginábamos. Sospechábamos que la medicaban pero, como ella dijo, lo hacían sin su consentimiento; que la internaron sin su consentimiento; que la forzaban a tener un DIU; que se lo quería quitar pero no la dejaron. Había varios derechos civiles violados y acusaciones de abuso que han sido ignoradas en la Corte. 

L-L: En el documental del New York Times, el abogado Adam Straisand habla de un reporte sobre la salud mental de la artista que la Corte tiene en sus manos y justificaría la existencia de la tutela legal, ¿qué crees que hay ahí?

KW: En el expediente de la Corte, no hay una declaración de incapacidad (de la artista). No conocemos los informes sobre el estado mental de Britney pero no los necesitamos, porque hemos visto que no está incapacitada, lo ha demostrado. Es engañoso insinuar que hay algo que no sabemos que justificaría esta situación.

L-L: Ahora Britney vuelve a estar en el ojo de los medios y los paparazzi. ¿Free Britney le ha hecho más bien que mal?

KW: Sobre todo después de la declaración, donde dice que la tutela le hace daño, Free Britney evidenció de forma positiva el sistema corrupto y sin ello, nada cambiará. Así que creo que el movimiento está empujando para que la tutela legal termine. Desgraciadamente eso añade más presión, pero ciertamente, al final será bueno para ella porque se va a liberar y vivir la vida como ella quiera. 

L-L: ¿Alguna vez compraste alguna de esas revistas que llevaban a Britney en la portada, por ejemplo, rapándose el pelo y otra situación morbosa?

KW: Creo que en lo personal nunca he comprado alguno de estos tabloides, leo las noticias en línea. Pero ciertamente, quizás esto contribuyó en la histeria de los paparazzi al consumir las noticias sobre Britney Spears. Es un aspecto desafortunado de la situación. Espero que una vez liberada, pueda contratar a su equipo de seguridad para protegerla de eso. 

L-L: ¿Cómo encuentras el balance, tú como fan, entre respetarla y mantenerte informado sobre el personaje?

KW: Hay varias formas de celebrar a Britney y su legado sin invadir su privacidad. Ella, en un post reciente, incluyó un clip de una marcha del orgullo con su canción “Oops! I did it again” y ella dice: “Eso es lo que deberían hacer”. Creo que podemos encontrar una pista en esa publicación, tanto si la hizo ella o no. 

L-L: En la última protesta, había varios abogados denunciando la figura de la tutela legal, ¿es Britney la punta del iceberg?

KW: El abuso de la tutela legal afecta a cientos, si no miles de familias. La atención en el caso de Britney esperemos que ayude a otras familias. Hay abogados del lado del movimiento que corroboran que el sistema está roto y corrupto y que algo hay que hacer al respecto.

L-L: ¿Por qué repites que el sistema es “corrupto”?

KW: Britney no tiene derecho a elegir a su abogado. Sam Ingham fue designado por la Corte y cobra 10,000 dólares a la semana mientras dure la tutela legal. Eso es lo que llamamos un conflicto de intereses. Aunque Britney diga que quiere terminar la tutela, si él la apoya, deja de cobrar. Además, él tiene relación con el juez, ha trabajado con él en otros casos y el juez hará lo que él le diga que haga. Y para esta tutela, necesitas informes médicos y todos los jueces y doctores involucrados se conocen. Es el tutor a quien elige el doctor que determina si Britney es o no capaz de contratar a su propio abogado

L-L: ¿Cómo es un día normal en la vida de Kevin Wu?

KW: Creo que es justo decir que, en este momento, Free Britney se come todas mis horas del día. Pero es muy reconfortante dedicar mi tiempo y energía a su libertad. Tenemos que mantenernos muy al tanto de lo que pasa: checar las noticias y redes sociales, gestionar nuestras redes, comunicarnos con el resto de los miembros del equipo, organizar las campañas y protestas. Hay mucho trabajo en dispersar el mensaje, que es lo que queremos al final.

L-L: ¿Cuáles son sus siguientes pasos?

KW: Hemos promocionado una lista de acciones. Queremos que todos los del movimiento busquen comunicarse con las autoridades porque después del testimonio bomba de Britney, la Corte Suprema de Los Ángeles no está haciendo nada al respecto. Así que, realmente, queremos reportar eso en todos los niveles de gobierno, hasta llegar al gobernador (de California) y al consejo judicial. Nuestra próxima marcha será en Los Ángeles en la siguiente audiencia, el 14 de julio, y habrá movilizaciones en otras ciudades.

L-L: ¿Cómo empezó tu fanatismo por Britney?

KW: Desde el inicio de su carrera, con Baby One More Time. Me enamoré de ella por su música pero también, por la conexión que sentía con su evolución como persona, sus altibajos. En particular, porque siempre ha sido juzgada por ser quien es: demasiado sexual o que se esperaba de ella que fuera siempre más sexual, la discográfica y sus managers siempre querían controlarla. Sentía que conectaba con ella porque su historia es la historia del control y la identidad. Ella usaba su música para expresar su frustración sobre eso, mucho antes de la tutela, y ahora, visto así, el mundo no la escuchaba. Así que involucrarme en el movimiento fue un paso natural.

L-L: ¿Cuál es tu mejor recuerdo de ella?

KW: ¡Hay tantos! La he visto en concierto seis veces, la recuerdo en el tour Dream within a Dream, fue una experiencia mágica. Mi álbum favorito es Britney (2001), es donde ella empezó a expresar su frustración hacia el control de alguien más sobre ella. Ahí empezó a cambiar su imagen. Los que vinieron después también son maravillosos, donde ella tiene más control en la producción. 

Foto: Cortesía Free Britney / Web freebritney.army.

También te puede interesar

Entretenimiento

Se estima que 1.3 millones de estadounidenses están bajo tutela legal, de los cuales alrededor de 7% son abusivas.

Derechos Humanos

Inspirado en el caso de Spears, la Free Act brindaría protección y supervisión a un “sistema roto”.

Entretenimiento

"No voy a actuar en ningún escenario en un futuro cercano mientras mi papá siga decidiendo lo que me pongo, digo, hago o pienso",...

Entretenimiento

Mathew Rosengart representará a Britney y tendrá como primer objetivo sacar a Jamie Spears, padre de la artista, de la tutela.

Publicidad