Cinco remedios caseros para subir las defensas
Además de una buena alimentación, los remedios caseros te ayudan a subir las defensas. Foto: Shutterstock

Las bajas temperaturas son una de las características de la temporada decembrina, por lo que en esta época debemos reforzar las medidas preventivas para no enfermarnos, ya sea abrigándonos bien o mediante remedios caseros para subir las defensas y fortalecer nuestro organismo.

¿Quién no recuerda los remedios caseros de las abuelas? Aunque algunos alimentos y preparaciones pueden ayudarnos a reforzar nuestro sistema inmune, es importante que tengamos presente que lo más importante para que nuestro cuerpo esté fuerte, es tener una alimentación balanceada.

No debemos olvidar que ningún remedio casero o alimento es la cura para una enfermedad. Si tú o tu pequeño tienen algún malestar o síntoma, deben acudir al médico para que les brinde el tratamiento adecuado.

No te pierdas: Cuidados contra el Covid-19 en fiestas navideñas

Té de miel con limón

Este remedio es un clásico de las abuelitas, ya que cuando nos resfriamos, nos dicen que esta bebida nos ayudará a sobrellevar los síntomas. La miel nos aporta muchos beneficios, ya que es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales; es un endulzante natural, lo mejor de todo es que sólo tiene 64 calorías.

Por su parte el limón, tiene un alto contenido de vitamina C; además tiene propiedades antivirales que ayudan a subir las defensas ante posibles infecciones virales. ¡Ojo! Auxilia a nuestro organismo a fortalecer nuestro sistema inmune, pero no quiere decir que el limón cure una infección viral o bacteriana.

Ungüento con jengibre

El jengibre es una planta originaria del sudeste de Asia, la cual es empleada en muchas recetas de cocina, pero también es empleada para calmar muchos malestares, ya que sus propiedades aportan muchos beneficios, entre ellos, elevar nuestras defensas.

El gingerol es el principal compuesto activo en el jengibre y el que le otorga propiedades antiinflamatorias y anti oxidantes, además ayuda a reducir el estrés y por tanto a elevar nuestras defensas. Ya sea que lo consumes en té, o en algún alimento, el ungüento de jengibre ayuda a estimular las vías respiratorias, por lo que contribuye a descongestionar las vías respiratorias.

Para preparar este ungüento, hierve unos trozos de esta raíz; después muele la raíz -si tienes un mortero, es mucho mejor, sino puedes aplastarla con algún objeto duro para hacer presión-. Vas a moler la raíz hasta que su consistencia es el de una pasta, y por las noches lo aplicas sobre el pecho.

Te recomendamos: ¿Cómo prevenir resfriados en niños?

Lavados de agua salada

Hacer una solución con sal y agua ayuda a limpiar la mucosa que se genera en las vías respiratorias; vierte una cucharadita de sal en un vaso de agua y revuelve. Ya sea que hagas gárgaras o que coloques pequeñas gotas directamente en la nariz con ayuda de un gotero, te ayudará a mantener libres los conductos respiratorios, debido a las propiedades astringentes de la sal.

Comer ajo

Debido a que contiene fitoquímicos -compuestos que ayudan a promover el sistema inmunológico-, el ajo es un alimento que puedes consumir, ya sea en pequeños trozos o al añadirlo a tus comidas, te ayudará a elevar tus defensas.

Según el estudio Efectos terapéuticos del ajo, esta planta tiene componentes activos como aminoácidos, minerales y vitaminas que ayudan en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Además, posee propiedades antimicrobianas y antioxidantes.

Jugos antigripales

Estas bebidas también son un clásico de las mamás, ya que en cuanto llega la temporada invernal preparamos estos jugos para nuestros hijos. Sus ingredientes -naranja, piña, guayaba y unas gotas de limón-, son ricos en vitamina C para elevar las defensas.

Elizabeth Miles y Philip Calder, de la Universidad de Southampton, publicaron en la revista Frontier el estudio, Efectos de los jugos de frutas cítricas y sus componentes bioactivos sobre la inflamación y la inmunidad. 

En su análisis detectaron que gracias al alto contenido de vitamina C y ácido fólico, “los jugos cítricos tienen un papel muy importante en el apoyo de las células inmunitarias”.

Recuerda que estos remedios caseros sólo nos ayudan a elevar nuestras defensas y que son un complemento a factores como dormir bien y llevar una alimentación balanceada. Revísalos y prepara a tus pequeños el que consideres mejor.

Te puede interesar: Temporada de influenza, no olvides vacunar a tus niños

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.