Crochet, el pasatiempo de moda
Tejido crochet. Foto: Shutterstock

Es una técnica artesanal que usa hilo o estambre y un gancho para elaborar diversos tejidos; desde el juguetito pasa la mascota, hasta la bufanda para regalo navideño. La técnica croché, palabra que viene del galicismo crochet (tejer con ganchillo), se basa en crear una malla de tejido, pasando un anillo de estambre por encima de otro, entrelazándolos hasta formar un tejido que puede realizarse con ganchillo de plástico, metal o madera. Es considerado todo un arte con orígenes remotos en las culturas árabe, americana y china, popularizándose en Europa a partir del siglo XVI y, sin embargo, hoy es el pasatiempo de moda.

¿Quién no recuerda a las abuelas tejiendo colchas, carpetas y manteles? Se puede hacer de todo y, por si fuera poco, tiene repercusiones benéficas en la salud física y mental, no solo de los mayores sino también para los pequeños.

Crochet, el pasatiempo de moda - Crochet-1-ENV9-1024x682
Los niños disfrutan de proyectos de crochet. Foto: Envato Elements

Beneficios del crochet:

  • Trabajamos la paciencia. Después de aprender lo básico, tejer es una actividad muy relajante, meditativa y sencilla. Mejora la paciencia en los niños de 2 maneras:
    • Cuando empezamos una actividad nueva, algo sale mal y esto nos obliga a empezar de nuevo. Pero cuando los peques tienen enfrente un proyecto interesante, ellos encontrarán la motivación suficiente para superar la dificultad y van mejorando su paciencia.
    • Uno se tarda una buena cantidad de tiempo en terminar un proyecto tejido, por lo que, al ver su trabajo terminado, su paciencia se ve recompensada.
  • Se desarrolla un componente social: ayuda a mejorar las relaciones con otras personas. Los pequeños tejedores avanzados pueden ayudar a los principiantes; al mismo tiempo que desarrollan sus habilidades tejedoras, mejoran sus habilidades de comunicación.
  • Desarrolla la creatividad y la habilidad de tomar decisiones. Los niños escogen qué quieren tejer (una bufanda, un gorro, etc.), los colores y el tipo de estambres y puntos que harán.
  • Alcanzamos objetivos. Los peques sienten una gran satisfacción al ver cómo su proyecto va tomando forma y al final ver su propia creación. Además, pueden regalar sus proyectos o donarlos.
  •  Desarrolla las habilidades motoras. Tejer desarrolla y ejercita la psicomotricidad fina y la coordinación ojo-mano.
  • Refuerza habilidades matemáticas. Los pequeños deben contar puntos, vueltas y seguir patrones.
  • Mejora la concentración. Tejer sitúa la mente en el aquí y el ahora y la atención se concentra en no perder puntos y hacer las lazadas correctamente.
Crochet, el pasatiempo de moda - Crochet-2-ENV-1024x682
Además de la motricidad, la paciencia es algo que se fortifica con el crochet. Foto: Envato Elements

Si bien la técnica de tejido/hilado torciendo fibras se remonta a la era paleolítica, y también hay vestigios de hilado en Egipto por ahí del año 4500 a.C., se puede considerar que esta técnica de entrelazar hilos con ganchillos de madera es de las más antiguas de la era moderna.

En nuestros días, cada 12 de septiembre se celebra el Día Internacional del Crochet. Surgió en 2007 por iniciativa de Jim Price, un artesano estadounidense especializado en la confección de ganchillos tallados a mano con maderas especiales. Con este día, él quería homenajear el arte del tejido a crochet. En la celebración, tejedores se reúnen en grupos y publican fotografías de prendas de vestir y accesorios tejidos a crochet como bolsas, carteras, zapatos y adornos para el cabello.

Y como todo arte vivo, una de las últimas tendencias del crochet es el amigurumi, que proviene de dos términos japoneses: ami, que significa tejido a crochet, y nuigurumi, muñeco de peluche, todo eso para decir “peluche de punto”.

Crochet, el pasatiempo de moda - Crochet-1-ENV4-1024x682
Los amigurumis están de moda, intenta tejer uno junto con tus peques. Foto: Envato Elements

El amigurumi suele adoptar la forma de un animal o una criatura fantástica que se describe mejor como kawaii, que significa “lindo” en japonés y pueden ser perros, gatos, conejos, personajes de dibujos animados, entre otros. Esto hace que el amigurumi sea ideal para que los peques se emocionen con este entretenimiento.

¿Qué necesitas?

  1. Un gancho para crochet de 4 o 5 mm. Los hay de madera, plástico o metal. Aquí te sugerimos los de aluminio para que el estambre resbale fácilmente. Escoge el que mejor se adapte al tamaño y agarre de la mano.
  2. Estambre para trabajar ese número de gancho. La recomendación es que busques estambres de acrílico, lana o algodón. La información detallada de cada estambre viene en la etiqueta, ahí te sugieren el tamaño de gancho más apropiado.

¿Algo más?

  • Es recomendable que consigas agujas de punta roma para dar acabados finos a tu pieza de tejido.
  • Marcadores de puntadas o alfileres de seguridad
  • Tijeras
  • Cinta métrica

Estamos listos para empezar a tejer

Busca un espacio cómodo y bien iluminado. Y si tienes un gatito, comparte un poco de tu estambre para que todos se entretengan, je, je, je.

  1. Sostén el gancho con tu mano dominante, derecha o zurda, como si estuvieras sosteniendo una cuchara o un lápiz. Prueben cuál les acomoda más.
  2. Sujeta el estambre con tu mano no dominante. Enrolla un poco de estambre en el dedo meñique y súbelo hasta el índice, por el frente del anular, medio e índice.
  3. Enrolla el estambre por detrás del dedo índice, pásalo al frente y sostén la hebra con los dedos pulgar y medio.
  4. Tensa un poco la hebra. No es fácil tejer con hebras flojas.
Crochet, el pasatiempo de moda - Crochet-Shiutt-3-1024x1024
No olvides tensar la hebra con ayuda de tus dedos. Foto: Shutterstock

Todos los proyectos comienzan con un nudo deslizado, entonces:

  1. Forma un pequeño anillo de estambre sosteniéndolo con tu mano no dominante.
  2. Pasa la hebra larga por en medio del anillo. Voilà! Eso es todo.
  3. Mete el ganchillo por en medio del aro y jala la hebra para ajustar el nudo al grosor del gancho. No lo aprietes mucho, recuerda que los puntos deben deslizarse fácilmente por el mango.
  4. Ahora que ya tienes tu primer punto, elabora una cadeneta. Pasa la hebra por encima del ganchillo, arrástralo hasta la cabecita y atraviesa la cabeza del gancho por el nudo deslizado.
  5. ¿Qué sigue? Repetir el procedimiento: pasar hebra, enganchar, sacar. Así formarás la cadeneta.
Crochet, el pasatiempo de moda - Crochet-1-ENV-1024x682
Foto: Envato Elements

Y como una imagen dice más que mil palabras, te compartimos los siguientes videos para que aclares tus dudas:

Crochet, el pasatiempo de moda - Perro-crochet-pix-788x1024
Foto: Pixabay

¡Anímate y anima a tus hijos!

Ya sea unas bufandas para regalar en navidad, un suéter para el perro, un amigurumi o un detalle para la maestra favorita, pero el chiste es empezar, descubrir el mundo de las puntadas y divertirse en el proceso.

No olvides que además de pasar tiempo juntos, los beneficios son grandes para chicos y adultos.

Date una vuelta por nuestro Facebook y comparte con la comunidad Baby Daily videos, imágenes e información interesante sobre el Día Internacional del Crochet. Utiliza los hashtags #BabyDaily #diainternacionaldelcrochet #InternationalCrochetDay #CrochetDay

Esta nota se publicó primero en Baby Daily.

Crochet, el pasatiempo de moda - crianza1-1

Te puede gustar: La importancia de jugar para los niños y toda la familia

Sonambulismo en niños: Hablar y caminar dormidos

¿Te has puesto de acuerdo con tu familia en qué hacer antes, durante y después de un sismo?

Andrés Valencia, el Pequeño Picasso

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales