¡En pijama al recalentado! ¿Por qué no?
Pijamas navideñas, una moda que acomoda. Foto: Baby Creysi

Inicia tu tradición familiar de pasar el día de Navidad en pijama. ¡Vamos al recalentado lo más cómodo que se pueda!

Una de las mejores cosas que tienen las fiestas decembrinas es la alegría de compartir, enseñar y transmitir a los pequeños de la familia las tradiciones con las que creciste. Por supuesto, algunas de estas pueden requerir un poco más de trabajo como desempolvar los adornos y preparar un pavo para la cena; y si logras pasar la temporada sin quemar los fusibles de tu casa con las muchas luces navideñas, ¡será todo un éxito! Y ya relajaditos de la cena de Nochebuena… Recibir el día de Navidad en pijamas navideñas podría ser la nueva moda familiar más cómoda que podrías imaginar…

Afortunadamente, hay una tradición navideña que puedes disfrutar compartiendo con tus hijos que no implica un gran esfuerzo. Este año, apuesta por la comodidad y dale a tu familia la dulce tradición navideña de estrenar acogedoras pijamas navideñas que no solo los mantendrán abrigados sino que seguramente también les reforzará la identidad familiar.

Entonces, ¿cómo puedes comenzar tu propia tradición de pijamas navideñas? Es más fácil de lo que crees y mucho más divertido de lo que esperas.

¡En pijama al recalentado! ¿Por qué no? - three-generation-family-wearing-pajamas-in-lounge-2021-08-26-16-14-40-utc-1024x683
¡Éntrale a la moda de las pijamas navideñas! Foto: Envato Elements

Cómo funciona

Una nueva tradición para tu familia: usar pijamas navideñas por la mañana del 25 es la manera perfecta de comenzar la magia del día. Puede sonar cursi, pero te prometo que te encantarán esas fotos de la madrugada junto al árbol mostrando a tus hijos con sus ojitos centelleantes en sus nuevas pijamas navideñas mientras esperan ansiosamente abrir su primer regalo.

Las pijamas navideñas no solo nos ponen a todos en la mentalidad de divertirnos, también son cómodas para traerlas puestas la mayor parte del día. Si no van a ir alguna parte pueden quedarse en pijama todo el día, ¡y eso es delicioso!

Es el mejor atuendo para descansar, disfrutar de la comida, ver películas navideñas y acurrucarse en el sillón favorito mientras tus hijos disfrutan de sus regalos. Las pijamas son una tradición sencilla y fácil de iniciar porque no requieren ningún esfuerzo especial.

¡Todo lo que necesitas hacer es ponerte la pijama la noche anterior y levantarte de la cama! Esto es muy bueno para todos, especialmente para los papás y mamás que seguramente estarán muy cansados.

¡En pijama al recalentado! ¿Por qué no? - H3A0479-683x1024
Gabriela Zas, Santiago y Baby Oliver iniciando su tradición con pijamas navideñas de Baby Creysi.
Foto: Baby Creysi

¿Cuándo usar las pijamas de Navidad?

Si deseas seguir las “reglas” tradicionales, las familias anglosajonas se van a dormir con su pijama navideña después de la cena del 24. Esto les da a todos en la casa una sensación de emoción anticipada sobre la mañana siguiente. Ponerte la pijama nueva la noche anterior también hace que sea más fácil estar listo para los regalos o el almuerzo sin hacer un esfuerzo extra.

¡En pijama al recalentado! ¿Por qué no? - H3A0380-1024x774
Gabriela Zas, Santiago y Baby Oliver tiene la colección completa de pijamas navideñas de Baby Creysi.
Foto: Baby Creysi

Magia de Nochebuena

Dale a tu familia la oportunidad de abrir un regalo: su pijama navideña, en Nochebuena. ¡Y a los peques puedes darles otro regalo pequeñito para entretenerlos hasta la hora de acostarse! Puede ser un libro para llevárselo a la cama y quedarse dormidos hojeando sus páginas mientras esperan la llegada de Santa y sus duendes.

¿Usamos el mismo modelito?

Esa es la pregunta, ¿no? ¡Por supuesto! Es súper divertido combinar las pijamas navideñas tanto de papá, mamá, niños y hacerlo extensivo a los abuelos. Pero habrá años en los que tu familia (léase: adolescentes) simplemente no te dejarán salirte con la tuya, al menos no sin quejarse un poco. Si tus hijos ya han pasado la edad en la que piensan que vestirse igual que sus padres es divertido, entonces ahórrate un dolor de cabeza en esta temporada navideña y cómprale una pijama que sabes que le encantará. También puedes darles la opción de usar la parte superior de la pijama de Navidad con sus pantalones, shorts o falda favorita.

Si no encuentras el mismo modelo de pijama para toda la familia o conseguir las tallas es difícil, considera coordinar el color de las pijamas. Simplemente quédate en la “zona” de rojo, blanco y verde y tendrás una paleta de colores que va muy bien con las fiestas. De esa manera puedes relajarte con un nuevo y cómodo camisón y una bata de forro polar mientras tus hijos se relajan con sus pantalones de pijama de franela de colores coordinados (pero no a juego) o mamelucos.

¡En pijama al recalentado! ¿Por qué no? - family-celebrating-christmas-2021-12-09-07-19-28-utc-1024x587
¡Regala pijamas! Foto: Envato Elements

Cómo comenzó esta tradición

¿Dónde comenzó una tradición tan extraña en la que los hombres adultos se visten voluntariamente con mamelucos navideños haciendo juego con su hijo de 2 años? Según la historiadora de la moda Debbie Sessions, este genial “uniforme navideño” ganó popularidad mucho antes de que las redes sociales aparecieran y se volvieran tan determinantes en nuestro día a día.

“Las modas de madre e hija reforzaron la primacía de la esfera doméstica”.

Historiadora de moda Kimberly Chrisman-Campbell

Kimberly enfatizó con esa frase (en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial), la unidad familiar nuclear con la ayuda de ropa de dormir novedosa a juego.

“Las prendas a juego de mamá e hija han existido por mucho más tiempo que las pijamas. Tengo imágenes de finales de la década de 1930 de madres e hijas mayores con abrigos, overoles y vestidos a juego”, dice Sessions. “A fines de la década de 1940, la ropa de las niñas comenzó a imitar la ropa de las mujeres… Las niñas pequeñas estaban vestidas como mujercitas, y vestir a los hermanos y hermanas a juego era común. Veo a papá entrando en escena a finales de la década de 1950 y principios de la de 1960, que es también cuando despegó la novedad de las pijamas familiares a juego”, concluye.

Aunque las familias de hoy en día que usan pijamas a juego tienden a compartir sus conjuntos en las redes sociales, la investigación de Sessions aún no incluye una foto de una familia real de mediados de siglo usando ropa de dormir. Hay que recordar que la fotografía en interiores era complicada y costosa y las pijamas no debían verse en público; papá y mamá usaban bata sobre la pijama.

En los años 50, los catálogos navideños de los grandes almacenes anunciaban atuendos festivos adornados con rayas, cuadros y otros motivos navideños para toda la familia. La tendencia inevitablemente ganó mucha popularidad y se mantuvo constante durante los años 60, 70 y 80.

¡En pijama al recalentado! ¿Por qué no? - fb-pijamass-1024x1024
En Baby Creysi hay pijamas navideñas para todos. Foto: Baby Creysi

Las redes sociales son las responsables de esta “nueva tradición”. En 2013, una familia de Carolina del Norte lanzó una parodia de video musical en YouTube titulada “Christmas Jammies”, en la que graciosamente recapitulan su año mientras lucen ropa de dormir roja y verde. El video se volvió viral instantáneamente (hoy tiene más de 18 millones de visitas) e hizo de #ChristmasJammies un hashtag muy popular.

Entonces, ¿crees que tu familia podría preparar su video y competir con la familia Holderness? ¡Corre por tus pijamas navideñas a Baby Creysi o bien, ordénalas en línea ya!

¡Te esperamos en nuestras redes sociales!

Esta nota se publicó primero en Baby Daily.

¡En pijama al recalentado! ¿Por qué no? - crianza1-3

Te puede interesar: Ugly Sweaters, nadie puede pasar esta época sin su ‘suéter feo’ Regalos de experiencias

Compras navideñas: no te estreses y no te pases de tu presupuesto

6 ideas ecológicas para envolver regalos

Cómo crear un Escape Room con motivo invernal

Tarjetas navideñas: Esta es su historia y cómo hacer una

Baby Creysi, siempre cerca de ti

Velas navideñas: cómo hacerlas en casa

Influenza y Covid-19, ¿sabes diferenciar sus síntomas?