Hoteles ofrecen alojamiento gratuito para víctimas de violencia doméstica
Foto de Karolina Grabowska en Pexels

“Ha sido un alivio pasar unos días aquí en el hotel. Me siento segura y descansada; creo que ahora tengo fuerza para enfrentarme a lo que sigue en mi proceso de recuperación“, dice Nancy, una mujer víctima de violencia doméstica que encontró alojamiento en un hotel de Grupo Posadas.

El grupo hotelero, junto con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el gobierno federal y los gobiernos estatales, lanzaron desde el año pasado un programa de alojamiento temporal, seguro y gratuito para mujeres y sus hijos e hijas en situación de violencia, mientras se estudian sus casos y se localizan diferentes redes de apoyo o refugios.

Te puede interesar: Mujeres de la tierra: afrontar el desempleo y la violencia machista en México.

Desde antes del distanciamiento social el hogar ya representaba un sitio de riesgo para muchas mujeres y niños. Con la pandemia, esta situación se agravó.

“Conforme a información pública, de enero a junio del año pasado, las llamadas de emergencia al 911 por incidentes relacionados con violencia contra la mujer aumentaron un 45.8% en comparación con el mismo semestre de 2019″, explica Francesca Romita, Oficial Nacional de Responsabilidad Social Corporativa de UNICEF, en entrevista con La-Lista.

De 19 hasta 83 años

El programa se lanzó en septiembre de 2020 durante el marco de la iniciativa Spotlight, que es apoyada por la Unión Europea e implementada por la ONU, y busca eliminar la violencia contra las mujeres y niñas a nivel global.

Hoy, la estrategia está presente en 13 municipios del país, en donde hasta el 24 de febrero se ha apoyado a 102 beneficiarias, entre mujeres, niños, niñas y adolescentes.

Las mujeres llegan a los hoteles a través de la canalización de los centros de justicia. Una vez en el alojamiento, pueden disponer de la habitación que se les asigne por hasta 7 días, donde se les provee de todo lo que necesiten mientras la autoridad trabaja en sus casos.

“Incluso en algunos casos se han recibido también a acompañantes de las mujeres, porque a veces van con algún familiar, con la mamá, o con alguna hermana. Hemos recibido a mujeres desde los 19 hasta los 83 años, mujeres migrantes, mujeres transgénero, indígenas, con discapacidad, realmente ha sido un proyecto con una atención muy amplia”.

Durante el proceso, las usuarias del programa, así como todo el personal de los hoteles de Grupo Posadas que recibe a las familias, son acompañados con apoyo emocional y capacitación para saber tratar temas de violencia de género.

De acuerdo a Romita, los resultados del proyecto han sido positivos y las mujeres están “sorprendidas” de la atención que reciben dentro de los hoteles.

“Les ha dado tranquilidad para poder pensar qué hacer con su situación, para poder reflexionar, para poder conectar con sus hijas e hijos“, comenta.

No te pierdas: La ola feminista tiene éxito porque no hay una jefa: Claudia Piñeiro

Sin embargo, el trabajo no acaba ahí. Una vez que salen del hotel, se continúa con el proceso en los centros de justicia. “Es una medida temporal para dar tiempo a las autoridades para encontrar a dónde canalizar a estas mujeres y que también ellas puedan tomar la decisión”.

La labor de esta estrategia tiene distintos puntos a favor:

  1. Es innovadora

    “Es una estrategia innovadora en México y en el mundo. Se demuestra el potencial de colaboración que hay entre el gobierno, el sector privado y agencias de naciones unidas para prevenir y atender la violencia de género”.

  2. Es escalable

    “Seguiremos acompañando técnicamente la implementación de esta iniciativa en los municipios seleccionados en México, perfeccionaremos los protocolos, fortaleceremos la capacidad del personal de los hoteles y de las instituciones involucradas para que podamos sistematizar la experiencia y las lecciones aprendidas para consolidar un modelo de alojamiento en hoteles para víctimas de violencia que pueda ser replicado y escalado en México y en otros países”.

  3. Genera alianzas entre sector privado y sector público

    “Nuestra meta es que esta alianza entre los hoteles, los gobiernos, las agencias de naciones unidas dure más allá de esta contingencia, dure más allá de la pandemia, porque así podemos proteger a víctimas de violencia”.

Para Romita, todos los actores de la sociedad somos responsables de prevenir este tema. “Esto es un ejemplo de cómo una empresa del sector privado también está trabajando para prevenir el tema de violencia de género“, sentenció.