Líder excepcional: Fernanda Familiar

“Nos tenemos”. Esta es una frase que Fernanda Familiar contesta a quien le pide ayuda y ella -siempre- responde antes con un sí. 

Detrás de la voz que desde hace 20 años llena las mañanas de Grupo Imagen Multimedia con su programa  ¡Qué tal Fernanda!, hay una mujer que ha sabido capotear sus problemas personales y laborales sola, que es fiel a sus promesas y que es incondicional con su familia, colaboradores y amigos y que tiene una capacidad de trabajo que deja pasmado a quien no la conoce a fondo. 

Con más de 35 años dedicada a la comunicación, el alcance, el liderazgo y la credibilidad que ha logrado son sus capitales propios imposibles de incautar. 

Conocida, en su momento como “La periodista de vida”, logró adentrarse en un trabajo muy humano a través de sus entrevistados y la labor social que realiza día a día.

“Ayudo a las mujeres que necesitan herramientas para salir adelante. Mi compromiso es con ellas”, me dice en una llamada entre grabación y grabación. 

En este 2021 a través del programa “Con Ellas en Querétaro” y “Mariposas en Nuevo León”,  ayudó a más de 15 mil mujeres para empoderarlas a través del conocimiento y la educación. Son dos fundaciones que apoyan a mujeres sin oportunidades y que muchas de ellas vivieron situaciones de violencia. “Hoy tienen una oportunidad gracias a que les damos clases de manejo, de carpintería, de inglés y hasta de plomería. Conseguimos que consigan empleo a través de bolsa de trabajo con empresas”, me dice Fernanda quién sabe del enorme valor de la independencia financiera de las mujeres como un escalón fundamental para conseguir salir de situaciones vulnerables que pueden poner en riesgo incluso sus vidas. Y la mejor manera es dándoles oficios y conocimiento para que no dependan de nadie para sacar sus familias adelante. 

Ella es un ejemplo de madre y empresaria, que ha logrado un balance entre esos dos espacios que muchas veces hay que marcar con fuego para que ninguno invada al otro. 

Conocí durante la pandemia el año pasado, en los foros vía ZOOM del IWF a Fernanda, a la otra, a la incondicional mujer que cuando APAC (la Asociación Pro Personas Con Parálisis Cerebral) necesitaba apoyo para llevar comida, medicinas y computadoras a la casa de sus 300 alumnos, no dudó un instante en dar todo: tiempo, agenda, creatividad, dinero propio y conseguir de terceros. Se convirtió en un abrir y cerrar de ojos en la madrina de esta institución y, como una madre más de quienes tenemos hijos con esta discapacidad, se puso en nuestros zapatos y caminó con nosotras en un momento donde la pandemia obligaba a tantas otras urgencias. 

“La constancia, el compromiso y la responsabilidad, me han llevado a ser referente para muchas mujeres en México. Soy afortunada de poder servir, día a día, a través de espacios mediáticos”, me dice con su voz inconfundible. Pero yo sé que su “nos tenemos” es la llave que le permite ser primero una mujer inigualable y luego una líder excepcional.
(Bárbara Anderson)