Cuidar a los niños en la pandemia revirtió décadas de progreso para las mujeres: reporte
Madres adolescentes que asisten a la escuela secundaria Serene Haven en Nyeri, Kenia. Fotografía: Monicah Mwangi / Reuters

La crisis del cuidado de los niños está en un “punto de inflexión” amenazando con dar marcha atrás a décadas de progreso económico de las mujeres indica un nuevo reporte publicado el lunes.

El reporte advierte que el sector del cuidado de los niños que está dominado por las mujeres está en riesgo de colapsar debido a que los confinamientos por el coronavirus y los crecientes niveles de pobreza provocaron una “fuerte caída” en la demanda de servicios formales e informales.

Fue especialmente difícil equilibrar el cuidado pagado y no pagado para las mujeres pobres que trabajan en el sector informal, que no cuenta con permisos con goce de sueldo, protección social, o la oportunidad de trabajar por vía remota, indica el reporte, publicado por el Centro de Investigación de Desarrollo Internacional, la iniciativa de África del Este de Oportunidades de Crecimiento y Económicas para Mujeres, la fundación Bill & Melinda Gates y la iniciativa What Works to Advance Women and Girls in the Economy.

Te recomendamos: Morena, de la lucha guerrillera a la defensa de las mujeres en El Salvador

La pandemia sacó a relucir hasta qué punto el cuidado de los niños depende de la mujer, que en promedio pasa 30 horas a la semana cuidando a los niños, dice.

“Un año en  pandemia y no vamos a estar sólo preocupándonos porque la igualdad de las mujeres se estanque. Ahora estamos viendo la posibilidad de que ese progreso retroceda. El impacto devastador que el Covid-19 ha tenido en los medios de subsistencia de las mujeres no puede subestimarse”, dice.

“La crisis del cuidado de los niños está en un punto de inflexión. El cuidado de los niños tiene que enfrentarse con nuestros planes de recuperación del Covid-19 para que haya avances en cuanto a igualdad de género y porque fiscalmente tiene sentido”.

Anita Zaidi, presidenta de la división de igualdad de género de la fundación Gates, dijo que se pensaba que los niveles de pobreza entre las mujeres caerían en 2.7% entre 2019 y 2021. “Pero en realidad ahora parece que la pobreza de las mujeres crecerá en 9%. Eso quiere decir que 50 millones más de mujeres caerán en la pobreza en el mundo”, dice.

El cierre de las guarderías infantiles puede ser devastador. “Las mujeres que quieren reintegrarse a la fuerza laboral no pueden hacerlo porque esos centros no existen. Muchas mujeres tienen que ir trabajar, de otra forma, no tienen con qué comer y no tienen casa, así es que lo que están haciendo por desesperación es que las chicas más jóvenes que no van a regresar a la escuela tienen que cuidar a los más pequeños para que las madres puedan trabajar”, dijo.

Lee también: Cepal propone crear un ingreso básico de emergencia para mujeres en Latam

Un proveedor de cuidado para niños, Kidogo, calcula que cerca de 60% de las familias en Kenya, que antes recurrían a sus centros, ahora dejaron la responsabilidad del cuidado a las hijas, que a veces tienen apenas 8 años.

Zaidi dice que el cuidado de los niños tendría que subsidiarse y tendría que ser un tema social, no un problema que tengan que resolver las mujeres. “El cuidado de los niños es una barrera crítica para la participación de la mujer en la fuerza laboral y si las mujeres no participan en las economías del trabajo, no habrá progreso”, dijo.

La semana pasada, el Programa de Desarrollo de la ONU pidió la “introducción inmediata” de un ingreso temporal básico para asegurar que las mujeres que enfrentan los impactos más severos  del Covid-19 sean capaces de sobrevivir a la pandemia. Una inversión mensual de entre 0.07% y 0.31% del PIB de los países en vías de desarrollo podría disminuir el impacto de la pandemia para casi 2 mil millones de mujeres.