Dolores del Río, diva del cine mexicano, cumpliría 118 años
La actriz Dolores del Río cumpliría hoy 118 años. Foto: Wikimedia Commons

Nacida en Durango con raíces vascas e indígenas, Dolores del Río es uno de los rostros del cine mexicano con mayor reconocimiento a nivel mundial. Su calidad interpretativa y elegancia la llevaron a triunfar a ambos lados del río Bravo.

Tras perder su fortuna a causa de la Revolución, Dolores y su familia viajan a la Ciudad de México donde, en 1921, la actriz y entonces socialité incursiona por primera vez en el cine, en un idilio que perduraría por varias décadas.

Rival acérrima de María Félix, Dolores del Río probó fortuna en Hollywood, donde tuvo gran éxito, al grado que se le consideraba la versión femenina del supremo galán del cine, Rodolfo Valentino.

A su regreso a México, destacó en diversas producciones junto a Emilio “Indio” Fernández, con quien actuó y quien la dirigió en una de las mejores películas de la época de oro del cine mexicano: María Candelaria.

Nacida el 3 de agosto de 1904, hoy cumpliría 118 años y, por ello, te dejamos La-Lista de sus mejores películas.

La Cucaracha

El coronel villista Zeta llega a un pueblo bajo el control de las tropas carrancistas. Luego de pasar por las armas a varios de los hombres de la localidad, debe enfrentarse a La Cucaracha, una valiente revolucionaria que comanda un batallón de soldaderas.

Fue la única cinta en la que coincidieron en pantalla María Félix y Dolores del Río, una de las parejas antagónicas más famosas del cine mexicano. En un principio se consideró a Elsa Aguirre para interpretar el rol de Isabel que, finalmente, ejecutaría Dolores del Río.

María Candelaria

María Candelaria y Lorenzo Rafael son dos indígenas de Xochimilco que deciden unir sus vidas, a pesar de la oposición de su familia y la gente de su pueblo. Las cosas se complican cuando María enferma y Lorenzo se ve obligado a robar para mantenerla con vida.

El argumento de esta cinta fue obsequiado por Emilio Fernández a Dolores del Río con motivo de su cumpleaños, aunque se dice que la actriz rechazó en un principio el papel de María Candelaria, pues no lo consideraba a su altura. El cineasta Julio Bracho acusó a Fernández de plagiar un título de Hollywood para crear esta cinta. Incluso el adaptador de la cinta, Mauricio Magdaleno, reforzó esta teoría.

El niño y la niebla

Afectada por la muerte de su madre y sus hermanos a causa de la esquizofrenia, Marta huye de la Ciudad de México para tratar de iniciar de nuevo su vida. A pesar de evitarlo, finalmente queda embarazada y se obsesiona con encontrar rasgos de locura en su pequeño hijo, al que sobreprotege.

La cinta está basada en la obra homónima de Rodolfo Usigli. A diferencia de la puesta en escena de Usigli, que se desarrolla en Durango, el filme tiene lugar en Poza Rica, Veracruz, semanas después de la expropiación petrolera. Aunque no es la primera película mexicana que toma como eje rector una enfermedad mental, sí es una de las que mejor se apegan a la definición clínica de esquizofrenia.

 

La bailarina roja de Moscú

Tasia es una bailarina que tiene simpatías por los bolcheviques, ya que su padre ha sido encarcelado por el ejército zarista. Sin embargo, se enamora del duque Eugene, un burgués de buen corazón al que debe asesinar por mandato revolucionario.

En su momento, fue una de las cintas más taquilleras: recaudó un millón 300 mil dólares en las taquillas de Estados Unidos. A pesar de tratarse de una película silente, se le considera como la plataforma que impulsó a la canción We’ll meet again al éxito.

 

Doña Perfecta

Con el objetivo de casar a su hija, la conservadora Doña Perfecta invita a su sobrino Pepe Rey a su casa. Las cosas no resultan como ella planeaba al observar que Pepe es un pensador liberal, afín al protestantismo.

La cinta está inspirada en el libro homónimo de Benito Pérez Galdós. La primera versión de esta historia fue filmada en 1918, por lo que este filme es la primera adaptación sonora de la obra de Pérez Galdós. El largometraje está ambientado durante la época de la Guerra de Reforma, por lo que los argumentos religiosos son muy relevantes.