Síguenos

 

Medio Ambiente

‘Mini-reactores’ flotantes llevarían energía a países en desarrollo en 2025, dice startup

Una firma danesa planea equipar barcos con pequeños reactores nucleares para enviar energía a países en desarrollo.

El primer reactor flotante del mundo, el Akademik Lomonosov, comenzó a suplir energía al puerto ruso de Pevek, en el este del mar de Siberia en diciembre de 2019. Foto: Lev Fedoseyev/Tass

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Jillian Ambrose/The Guardian

Barcazas flotantes equipadas con avanzados reactores nucleares podrían dotar de energía a  naciones en desarrollo a mediados de la década de 2020, dijo una startup danesa.

Seaborg Technologies cree que puede hacer que la electricidad nuclear barata sea una alternativa viable a los combustibles fósiles en el mundo en desarrollo a partir de 2025.

Sus “mini-reactores nucleares” flotantes se diseñaron para países que carecen de la infraestructura de redes para crear proyectos sustentables similares a las empresas generadoras de energía, muchas de los cuales continúan utilizando plantas de gas, diésel y carbón.

Los barcos están equipados con uno o más pequeños reactores nucleares, que pueden generar electricidad y transmitir energía tierra adentro. El primer barco de este tipo comenzó a suministrar calor y electricidad al puerto ruso de Pevek en el Mar de Siberia Oriental en diciembre de 2019.

También lee: La-Lista de: los países pioneros de un futuro verde

Troels Schönfeldt, director ejecutivo de Seaborg, dijo que un reactor compacto de sal fundida de 100 megawatts tardaría dos años en construirse y generaría electricidad que sería más barata que la energía a carbón.

Seaborg ha recaudado unos 20 millones de euros de inversionistas privados, incluido el multimillonario danés de la industria del retail Anders Holch Povlsen, y recibió la primera de las aprobaciones regulatorias necesarias dentro de un proceso de cuatro fases del American Bureau of Shipping esta semana.

La mayoría de los países en desarrollo no han podido dedicarse a la energía nuclear porque requiere un régimen regulatorio cuidadosamente administrado para prevenir accidentes nucleares o la proliferación de materiales que podrían usarse para crear armas nucleares.

Seaborg espera comenzar a recibir pedidos a fines de 2022 para las barcazas nucleares que se construirían en astilleros de Corea del Sur y se remolcarían a las costas donde podrían estar ancladas por hasta 24 años, dijo.

La “solución llave en mano” es importante para las economías en desarrollo que crecen rápido para impulsar sus industrias nacientes, purificar el agua potable y producir hidrógeno de combustión limpia a medida que la demanda de acceso a la energía se dispara en los años venideros.

“La escala del crecimiento de la demanda de energía del mundo en desarrollo es asombrosa”, dijo Schönfeldt. “Si no podemos encontrar una solución energética para estos países, recurrirán a los combustibles fósiles y seguramente no cumpliremos con nuestros objetivos climáticos”.

La Agencia Internacional de Energía ha descubierto que la creciente demanda de electricidad, debido al crecimiento de la población mundial y los crecientes niveles de riqueza, está en camino de superar el crecimiento de las energías renovables y por ende aumentar la dependencia de los combustibles fósiles.

Aunque la energía nuclear se ha utilizado a bordo de embarcaciones marítimas durante décadas para propulsar submarinos y petroleros “rompehielos” , el diseño de Seaborg sería uno de los primeros ejemplos de un barco nuclear disponible comercialmente utilizada para proporcionar electricidad al continente.

Chris Gadomski, analista nuclear de Bloomberg New Energy Finance, dijo: “El concepto de una central nuclear flotante ha existido durante mucho tiempo y tiene mucho sentido. Pero hay preocupaciones”. Hay un riesgo inherente relacionado con las tecnologías de reactores nucleares y las plantas de energía flotantes, por lo que la combinación en dos podría plantear serias preguntas a los inversores y gobiernos, dijo.

“En lugares como Filipinas e Indonesia tiene mucho sentido. Pero no hace tanto tiempo que Filipinas fue el sitio de un gran tsunami, y no sé cómo protegerse contra un riesgo como ese”, agregó.

Jan Haverkamp, ​​de Greenpeace, dijo que los reactores flotantes son “una receta para el desastre”, incluidos “todos los defectos y riesgos de las grandes centrales nucleares terrestres”. “Además de eso, enfrentan riesgos adicionales por la imprevisibilidad de la operación en áreas costeras y el transporte, particularmente en un estado cargado, en alta mar. Piensa en tormentas, piensa en tsunamis”, dijo.

Schönfeldt dijo que el reactor avanzado fue diseñado para ser lo más seguro posible en el peor de los casos de accidente, con un sistema que hace que el material radiactivo forme una roca sólida fuera del núcleo del reactor para que no pueda dispersarse en el aire o el mar de manera catastrófica. gas o líquido nocivo.

Traducido por Andrés González

Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Opinión

Las esperanzas puestas en el despliegue a gran escala de las energías renovables se enfrenta a un reto colectivo: la aprobación de las comunidades...

Opinión

Si más electricidad en los hogares, edificios de oficinas y las fábricas proviene de fuentes como el viento y el sol, si los aparatos...

Medio Ambiente

Los nuevos proyectos eólicos y solares en China, Europa y Estados Unidos trajeron un crecimiento del 45% en cuanto a capacidad.

Actualidad

López Obrador incluirá por fin nuevos conceptos en su participación en la cumbre convocada por Biden, pero sus políticas van en sentido contrario a...

Publicidad