Emprendedores, el fracaso va de la mano con el éxito
Foto: fotografierende/Pexels

En el mundo de los negocios el fracaso sigue siendo un tabú. “En una cultura en la que la reputación y el respeto se consideran esenciales, y donde el fracaso está mal visto”, señala el estudio Salud mental y bienestar de los emprendedores en México, de Endeavor.

Pero el fracaso forma parte de la aventura que los emprendedores viven y de la que son más conscientes de que algo así pase en algún momento. Sin embargo, aún hace falta hablar sobre el tema para normalizarlo, retirar el estigma y saber que esta es la forma para alcanzar el éxito; por lo que tres especialistas hablaron en entrevista para La-Lista sobre este tema.

“Cuando inician (los emprendedores) el fracaso está detrás de su mente, pero a diferencia de otros saben administrar y alcolchonar el riesgo para mitigar el fracaso”, dice Vincent Speranza, director general de Endeavor México. Por su parte, Jana Boltvinik, manager partner de Capital Invent, considera que los emprendedores no temen fracasar, “no hay temor sino búsqueda constante porque saben que pueden hacerlo mejor, siempre tienen una solución”.

Entre el tabú y el optimismo

El fracaso es una historia que nadie quiere contar por los altos niveles de frustración que genera, mientras que en otros países como Estados Unidos es visto como parte del proceso de emprendimiento y se estimula que se haga. “El emprendedor exitoso es el que comúnmente ya trae cicatrices, no hay nada que te enseñe más que el fracaso”, dice Juana Ramírez, CEO de Grupo Sohin.

En el caso de México, la sociedad castiga severamente que alguien fracase, pero “deberíamos elogiar el intento porque de los tropiezos se aprende más que de los logros, un ecosistema de emprendimiento saludable tiene que permitir el fracaso: legal, emocional y financiero”, sentencia Vincent.

Los expertos coinciden en que es un tema que debe hablarse para eliminar el estigma, proveer de recursos para levantarse en aspectos como la reputación y en lo anímico. “Nos hace falta reforzar la cultura del fracaso como parte de la historia de éxito de un emprendedor”, comenta Juana Ramírez.

También lee: ¿Dónde quedó la salud mental de los emprendedores?

Sin embargo, uno de los errores más comunes de los emprendedores es que a veces pecan de optimistas ante un inminente fracaso y se aíslan, “y debería de ser lo contrario, rodearse de profesionales y pares que han pasado por ahí para que los guíen. A veces hay que saberle meter un poco más de mente que corazón”, dice el directivo de Endeavor México.

Generar un efecto multiplicador

Para que la sociedad comience a dejar la etiqueta sobre el fracaso, estos deben ser contados para que su historia “le dé fuerza y ánimo a otros para crear un efecto multiplicador y pasar del tabú a la normalización”, señala Vincent. Así como elogiar el intento y cuando llegue el éxito sea generoso y compartido con otros.

Por lo que dentro de las verticales de Endeavor se ha contemplado la salud mental física, espiritual y emocional con una red de apoyo que abraza al emprendedor cuando lo necesite. “No puede existir el éxito sin una serie de fracasos, de los fracasos nacen los éxitos futuros”, concluye.