Mario Casarrubias Salgado, vinculado al caso Ayotzinapa, muere por Covid-19
Mario Casarrubias Salgado fue detenido en 2014. Foto: Especial

Mario Casarrubias Salgado, líder de Guerreros Unidos y vinculado a la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, Guerrero, murió por Covid-19, informó la Comisión Presidencial para la Verdad y Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa.

Era hermano de Sidronio Casarrubias Salgado, fundador de Guerrero Unidos, y fue detenido en Toluca, Estado de México, desde 2014 por elementos de la Marina, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Policía Federal y la Secretaría de Seguridad Ciudadana del Edomex.

Conocido como “El sapo guapo” fue condenado a 10 años de prisión por portación de arma de fuego y por delitos contra la salud en 2017.

El gobierno federal detalló que Mario Casarrubias Salgado se encontraba en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 “El Altiplano”, Estado de México, pero que estaba internado en el Centro Médico “Adolfo López Mateos” en Toluca, desde donde fue trasladado al Hospital Central Militar de la Ciudad de México, el pasado 8 de julio.

Lee además: Las 3 tareas pendientes de la FGR en el caso Ayotzinapa

“A su arribo, Casarrubias Salgado, quien además padecía diabetes tipo II e hipertensión arterial sistémica, presentó un diagnóstico de caso confirmado de COVID-19, neumonía atípica por virus SARS-CoV-2 e insuficiencia respiratoria aguda, por lo que se le aplicó el protocolo de tratamiento para pacientes COVID graves”, explicó la Comisión en un comunicado.

Agregó que el 21 de julio, fue intubado, pero el día de ayer, domingo 25 de julio, a las 08:42 horas, falleció por un paro cardiorespiratorio y neumonía por COVID-19. Su cuerpo fue entregado a sus familiares este lunes.

“Cabe señalar que durante su hospitalización se le brindaron las atenciones hospitalarias de alta especialidad y trato humanitario, incluso para establecer comunicación a distancia con su familia, buscando su favorable evolución, agotando los recursos médicos al alcance”, apuntó el gobierno en el comunicado. 

“El sapo guapo” mantenía una disputa legal