Eduardo Arellano Félix será deportado a México tras quedar en libertad
El narcotraficante se encuentra en custodia del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas. Foto: Archivo / EFE

EFE.- El narcotraficante Eduardo Arellano Félix, exjefe del cártel de Tijuana, se encuentra en custodia de las autoridades de inmigración de Estados Unidos en espera de los procedimientos para su deportación a México.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) confirmó este jueves a Efe que Arellano Félix, conocido como “el Doctor”, está bajo su custodia “en espera de los procedimientos de deportación”.

La agencia encargada de las deportaciones aclaró que el narcotraficante, de 64 años, fue tomado en custodia este 18 de agosto, fecha en la que fue liberado de una cárcel federal en Pensilvania.

Pese a haber sido condenado a 15 años de cárcel, el mexicano no completó su sentencia como resultado de su amplia cooperación con las autoridades estadounidenses, que comenzó en mayo de 2013 cuando se declaró culpable.

Parte del acuerdo con el Gobierno de Estado Unidos al aceptar su culpabilidad incluía que fuera condenado solo por dos de los siete cargos de los que fue acusado al ser extraditado de México en agosto de 2012.

Arellano Félix se encontraba en la prisión federal de baja seguridad en Allentown, Pensilvania, y este miércoles había sido puesto en libertad, y no se sabía nada sobre su futuro. Casi todos los documentos judiciales ligados a su caso se encuentran sellados.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, había especulado el martes que el narcotraficante posiblemente no sería deportado a México y podría convertirse en “testigo protegido”. Pero la declaración del ICE de este jueves parece descartar esa posibilidad.

El ICE explicó que desde junio de 2017 se había emitido una orden de detención a nombre de Arellano Félix para tomar la custodia del narcotraficante tras su liberación. La agencia no se especificó cuándo Arellano Félix será deportado a México.

El cártel de los hermanos Arellano Félix monopolizó las rutas de tráfico de drogas durante más de 20 años a través de Tijuana, en el noroeste de México