Explosión en plataforma de Pemex: Alejandro murió trabajando, ‘fue una muerte cruel’
Alejandro, quien trabajaba para Cotemar, falleció el domingo en la explosión de una plataforma de Pemex. Foto: Facebook / Alejandro Vidal del Ángel

Alejandro tiene tres años y la mirada de su papá. Mirada que habría visto por última vez hacia finales de julio, antes de que su padre, Alejandro Vidal del Ángel, tuviera que ir a trabajar a una plataforma petrolera. Alex, como le dicen sus familiares, falleció este domingo tras la explosión en la plataforma E-Ku-A2 del Centro de Proceso Ku-A, perteneciente a la zona Ku-Maloob-Zaap, ubicada en la Sonda de Campeche, a cargo de Pemex.

El joven, oriundo de Tuxpan, Veracruz, trabajaba como operario especialista tubero para la empresa Cotemar, contratada por Pemex para reparaciones en la plataforma. De acuerdo con el director de la petrolera, Octavio Romero Oropeza, el servicio del domingo se trataba de un mantenimiento programado a la instalación.

La explosión causó un incendio que duró alrededor de una hora con 10 minutos. El impacto fue tal que hasta la noche del martes se reportaban oficialmente cinco defunciones, seis personas lesionadas y dos desaparecidas.

La misma noche del martes, Romero Oropeza informó en un video difundido en Twitter se habían encontrado indicios de estas últimas, que extraoficialmente, se anunciaron como fallecidas.

“En uno de los cuartos de control de la plataforma donde la temperatura de acuerdo con los peritos alcanzó cerca de los 1,000 grados centígrados se observaron algunas evidencias que pudieran tener relación con las personas desaparecidas”, informó Romero Oropeza.

Alejandro fue uno de los fallecidos. Desde los 18 años, cuando terminó la preparatoria, uno de sus tíos le enseñó a soldar y lo encaminó al trabajo en plataformas petroleras. “Él tenía ganas de estudiar una ingeniería. Terminó el Cetmar (bachillerato) con buen promedio. Todos dicen que a él le gustaba lo que él hacía, andar en las plataformas, le gustaba soldar, siempre le gustó mucho todo lo que era el metal, cosas de reparaciones”, relata su prima Karina Vidal.

“Él era muy bueno para la escuela, a él siempre le gustó estudiar. Pero cuando él salió de la preparatoria, estaban pasando una crisis económica, su mamá no lo podía mandar a la universidad, no tenía el dinero para mandarlo. Entonces uno de mis tíos le ayudó enseñándole a soldar”, relata Kary en entrevista para La-Lista.

Kary y su familia viven en Reynosa, Tamaulipas, a donde migraron desde hace casi 20 años, pero de niña creció junto con su primo Alex en Tuxpan, Veracruz, donde residía el joven de 31 años. A pesar de ello, mantenían el contacto sobre todo por redes sociales.

El lunes, un primo de Kary llegó con la noticia de una explosión en una de las plataformas de Pemex en Campeche, y preguntó a la mamá de Kary si sabían algo de Alex.

“No pensamos que él estaba ahí, no nos imaginamos que era uno de los fallecidos”, recuerda. Alex y su esposa compartían la cuenta de Facebook a nombre de él, entonces su prima trató de contactarlo por esa vía. “Yo le mando un mensaje a ella preguntando si era Alex o su esposa, quería saber cómo estaba. Había visto que había habido un accidente en plataformas, y pues me dice que lamentablemente había fallecido él. De ahí, ella ya estaba esperando que se lo llevaran”.

Lo primero que dicen sus familiares y amigos sobre Alejandro es que era “buena persona” y “un gran amigo”. Sus amistades se manifestaron en redes al conocerse la noticia, algunas tan añejas como cuando iba a la primaria.

“Era muy amiguero, aparte como era muy tranquilo, le apodaron “La Tamara”, los amigos de la primaria le decían así, porque hubo un tiempo en que a él lo raparon y andaba de moda la novela de La Tamara, y desde ahí se le quedó. Vi varios comentarios de compañeros de la primaria, de la infancia” cuenta Karina.

El joven se casó apenas unos cinco años atrás con Esdrey, maestra de profesión, con quien empezó a vivir desde entonces. La pareja tuvo a su primer hijo, Alejandro, apenas hace unos tres años y medio. Según reconoce su prima, el tiempo que no estaba en la plataforma, Alex lo pasaba con su familia en su hogar, o también con su madre, Marilú, su abuela y sus hermanos, quienes viven en Tuxpan.

Aunque el reporte de fallecidos de la empresa Cotemar era de cuatro personas, hasta la tarde del martes solo habían mencionado públicamente a Alejandro. En redes sociales, la compañía difundió una postal en memoria de su ahora extrabajador.

“Todos los colaboradores de Cotemar con cariño y respeto expresamos nuestras más sentidas condolencias por el sensible deceso de nuestro compañero Alejandro Vidal del Ángel“, se lee en el mensaje difundido por la empresa en redes sociales.

Karina cuenta que hasta donde pudo hablar con Esdrey, la empresa asumió los gastos funerarios y el traslado del cuerpo, el cual se esperaba que llegara este mismo martes.

No obstante, otras familias reprocharon el retraso en la entrega de los cuerpos. En redes sociales, una familia reclamó que a dos días del suceso, aún no tenían noticias de su familiar, al cual señalaron como uno de los fallecidos.

“Necesitamos ayuda x parte de Pemex con los cuerpos”, escribió la tarde del martes la usuaria Archuiz Vasquez en Facebook a una publicación de la empresa. “Necesitamos saber sobre unos fam(iliares) que no sabemos nada x favor apenas tengan inf(ormación) no duden en subirlo estamos desesperados x el amor de dios”, comentó.

En tanto que la familia de una de las personas desaparecidas, Yesenia Torres, señalada como empleada de la empresa BMCI, dijo a La-Lista que hasta el mediodía no tenían noticias del cuerpo de la joven.

La noche del martes, el director de Pemex difundió un video en redes sociales donde informó del hallazgo de indicios que podrían relacionarse con las dos personas en calidad de desaparecidas, una de ellas, Yesenia.

“En uno de los cuartos de control de la plataforma, donde la temperatura de acuerdo con los peritos alcanzó cerca de los 1,000 grados centígrados, se observaron algunas evidencias que pudieran tener relación con las personas desaparecidas“, dijo Romero Oropeza.

“Él estaba vivo en el camino”

Karina recuerda que Alejandro era la cabeza de su familia, además de que apoyaba económicamente a su mamá, su abuela y a sus dos hermanos menores, “El Chino” de unos 29 años y quien tiene esquizofrenia y trabajaba siempre con supervisión de su familia, y Christian de unos 25, quien se capacitó también como soldador como su hermano.

“Se la pasaba con su familia, en su casa tenía a su mamá y su abuela, siempre las tenía con él”, expone Vidal.

Además, recuerda, generalmente llevaba una vida hogareña y no tenía vicios, no tomaba ni fumaba. “Lo admirábamos mucho, creció sin figura paterna, su mamá los crio por ella sola, no se hizo vicioso, no fue rencoroso, aprendió un oficio, no se amargó a pesar de que quería estudiar”, cuenta.

La tarde del domingo, según explicó el director de Pemex, el incendio comenzó hacia las 15:10 horas. De acuerdo con testimonios de personas que estaban en la plataforma difundidos en redes, la explosión habría sido mientras el personal de Cotemar, entre los cuales estaría Alex, realizaba un trabajo de limpieza previo a la instalación de unas placas en unos turbocompresores de gas. Entonces se produjo el estallido que habría dejado varios cuerpos calcinados.

Según supo Karina, tras la explosión llegaron los cuerpos de rescate y Alex seguía vivo, pero muy afectado por la explosión y las altas temperaturas.

“Cuando hubo la explosión, los trataron de salvar. Llegó la ambulancia aérea, se los llevó y él iba vivo en el camino, pero llevaba quemaduras en 80% de su cuerpo, en el trayecto murió”, cuenta Karina.

“Fue algo difícil porque no esperas que a una buena persona le pase eso, es una muerte muy fea, quizá sí murió trabajando pero muy cruel”, sentencia.