Salamanca y el corredor industrial de Guanajuato son foco rojo de la violencia
El mes más violento fue mayo. Foto: Ernesto Guzmán Jr./EFE

En los últimos años, Guanajuato ha registrado alzas en delitos como homicidio doloso, extorsión, desaparición y narcomenudeo. El incremento de la delincuencia se concentra en el corredor industrial, que contempla 11 municipios, incluido Salamanca, donde el 19 de septiembre pasado, dos empresarios fueron asesinados por un artefacto explosivo.

Las víctimas del ataque fueron el gerente del restaurante Barra 1604, Mario Alberto Hernández Cárdenas, y Mauricio Salvador Romero, quienes recibieron un paquete que contenía el explosivo, pero este hecho no es el único que se ha registrado en la entidad.

“Al menos ha habido 13 eventos donde se han utilizado detonaciones por el estilo y ha habido varias amenazas. A principios de 2020, hubo una amenaza dirigida supuestamente contra el presidente en la refinería de Salamanca y ha sido un punto de disputa, no solamente por esta extorsión, sino históricamente por la presencia de la refinería. Incluso fue a principios del 2019 un foco nacional de atención, sobre todo por el tema del huachicol. El combate del huachicol se concentró en Salamanca, principalmente y en otras zonas del corredor industrial”, afirma Raymundo Sandoval, defensor de derechos humanos y miembro de la Plataforma por la Paz y la Justicia en Guanajuato.

Los homicidios dolosos en Salamanca han crecido: de 56 en 2015, a 316, en 2020. Enero de 2020 fue el mes con más asesinatos en el municipio, con 38. Además, el narcomenudeo también se disparó en mayo de 2021 con 21 carpetas registradas, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

De los 11 municipios que conforman el corredor industrial — Purísima de Bustos, San Francisco del Rincón, León, Silao, Irapuato, Salamanca, Villagrán, Cortázar, Celaya, Apaseo el Grande y Apaseo el Chico —, León es el que registró más delitos en 2020, con 25 mil 935 carpetas abiertas por diversos hechos delictivos y con 635 homicidios dolosos en 2020, pero el mes que registró un pico histórico, fue mayo de 2021, con 79 asesinatos.

Estos municipios, que se encuentran el la zona centro del estado, contrastan con otros en el sur y el norte. Pénjamo, que se encuentra al sur de Guanajuato, registró 81 carpetas de investigación por homicidio doloso en 2020, a diferencia de Irapuato en la zona centro, que tiene un total de 300 carpetas por este delito.

La disputa territorial ha estado centrada mucho en el corredor industrial de Guanajuato. Se sospecha que municipios enteros están controlados por la delincuencia organizada y eso ha cambiado, no solamente los hábitos de las personas en Guanajuato, ha afectado también a las inversiones y la propia vida cotidiana”, explicó Raymundo Sandoval. 

Otro delito que Sandoval encuentra latente en la zona y en diversos hechos delictivos es la extorsión. “Nosotros hemos identificado que en algunos casos de desaparición hay extorsión en municipios enteros”, por lo que considera que la Fiscalía General de Justicia de Guanajuato no puede negar esta realidad en la entidad. En Salamanca, el delito de extorsión llegó a su punto más alto en los últimos 10 años en agosto de 2021, con seis carpetas de investigación abiertas; en Irapuato y Silao, se registraron cinco casos y en Celaya tres.

Las desapariciones también han sido un motivo de preocupación para los miembros de la Plataforma por la Paz y la Justicia. De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO), en 2020, Guanajuato alcanzó su máxima cifra en el número de desapariciones, en los últimos seis años, con 646. Y en lo que va de este año, ya hay 40 casos.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) de 2021, en Guanajuato 9 de cada 10 delitos no se denuncian por desconfianza en las autoridades, por lo que la cifra negra alcanzó el 92% en 2020.