La Fiscalía va tras exfuncionarios de nivel medio por el colapso de la Línea 12
El colapso de la Línea 12 causó la muerte de 26 personas. Foto: Carlos Ramírez/EFE

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México acusó a exfuncionarios de nivel medio y al exdirector del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas, por el colapso del tramo elevado de la Línea 12 del Metro que ocurrió el pasado 3 de mayo en la avenida Tláhuac y causó la muerte de 26 personas.

Las acusaciones corresponden a la gestión de los funcionarios durante el sexenio de Marcelo Ebrard como jefe de gobierno de la Ciudad de México (2006-2012). Durante este periodo, los acusados fueron funcionarios de Proyecto Metro, un organismo del gobierno capitalino que planteó el proyecto de la construcción de la Línea Dorada que fue inaugurada en 2012.

Este lunes 18 de octubre, el vocero de la Fiscalía, Ulises Lara López, anunció que el día 25 se realizará la audiencia inicial para formular la imputación a los funcionarios y a empresas que participaron en la construcción y supervisión de la obra de la Línea 12 por los delitos de homicidio culposo, lesiones culposas y daño a la propiedad.

Los exfuncionarios de más alto perfil citados para la audiencia del lunes son Horcasitas y Moisés Guerrero Ponce, quien fue director de construcción de obras civiles del proyecto, según lo dio a conocer en conferencia de prensa, el abogado que los representa en el caso, Gabriel Regino García. El resto son subdirectores de área de algunas especialidades de la obra y auxiliares de la administración pública en materia de seguridad para las construcciones y un residente de obra.

“¿Por qué (la Fiscalía) pretende perseguir a ex servidores públicos que no tienen ninguna relación con los hechos? Porque nuestros representados del Proyecto Metro no eran los responsables ni administrativa ni legalmente ni de la supervisión ni de la construcción de la obra porque para eso se contrataron empresas que están perfectamente identificadas”, dijo Regino en conferencia de prensa.

El proyecto de la Línea 12 contó, en su etapa de construcción, con un consorcio de empresas que estaban encargadas de la supervisión de la obra, entre las cuáles figuran Lumbreras y Túneles (Lytsa) e Ingeniería Asesoría y Consultoría (Lacsa).

Desde la semana pasada, la fiscal general, Ernestina Godoy, anunció que, por el lado de la constructora de la Línea 12, se buscará llegar a un acuerdo reparatorio con las víctimas para no llegar a juicios aunque también dijo que la Fiscalía buscaría obtener órdenes de aprehensión en contra de algunas personas físicas. Esto fue visto por la defensa de Horcasitas como un privilegio que la Fiscalía capitalina busca dar a la empresa encargada de la construcción de ese tramo elevado que se encontraba entre las estaciones Tezonco y Olivos.

“La Fiscalía de la Ciudad de México dice que contra la empresa constructora no va a proceder penalmente porque va a llegar a un acuerdo reparatorio que no es solamente la reconstrucción material del tramo colapsado, sino tiene que ver con el pago a las víctimas. Les está dando un trato privilegiado, se le está dando un trato VIP”, acusó Regino.

Los resultados del peritaje que dio a conocer la Fiscalía el 14 de octubre apuntan a deficiencias en la construcción de la Línea, tales como que faltaban pernos o que éstos fueron colocados en posición inadecuada, y la falta de fusión de los pernos con las vigas.

“¿Acaso nuestros clientes, el director de Proyecto Metro, el ingeniero Horcasitas, colocó los pernos?, a él le tocaba esa función, por supuesto que no. La Fiscalía de la Ciudad de México está usando el argumento más arcaico que existe en el ámbito penal, el de la venganza, es una persecución política, cien por ciento”, indicó la defensa de Horcasitas.