Comunidad es presionada para comprar armas con dinero de la rifa del avión presidencial
La rifa del avión presidencial fue promovida por AMLO. Foto: Especial

El jardín de niños José María Morelos y Pavón, de la comunidad El Nacimiento del municipio de Ocosingo, Chiapas, denunció que un grupo armado los presionó para comprar armas con el dinero que obtuvieron al resultar ganadores de la rifa presidencial del 15 de septiembre del 2020.

La escuela ganó 20 millones de pesos como resultado de la rifa alusiva al avión presidencial realizada por el gobierno federal. Ahora los padres acusan que desde ese momento un grupo armado identificado como “Los Petules” pidió que con ese dinero se compre armamento para atacar a otras dos comunidades.

Como consecuencia, un grupo de 28 familias de indígenas tzeltales abandonaron sus hogares ante el temor de que la “Los Petules”, los asesine ante su negativa a usar los recursos para ese fin.

Melesio López Gómez, vocero de las familias, dijo a la prensa local que con el armamento se pretende atacar a vecinos de las comunidades de El Carrizal, pero que por negarse a hacerlo “nos corrieron de nuestras casas”.

Agregó que las familias ya acudieron a presentar una denuncia ante el Fiscal de Justicia Indígena, debido a que incluso han recibido amenazas de muerte.

“Nos obligan a comparar armas, pero nosotros no quedamos de acuerdo con ellos porque en lugar de obras que queremos construir, nosotros queremos mejorar nuestros pueblo (…) Ya que vieron que no queremos nostros, nos agredieron con balas”, detalló el hombre en entrevista con el periodista local Fredy Martín Pérez.

Las familias pidieron desarmar a “Los Petules” para que puedan regresar a sus hogares tras un mes fuera de su comunidad.

“Los Petules” han sido acusados por el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) de atacar a sus simpatizantes y lo identifica como un grupo paramilitar.

En la rifa del gobierno federal de hace un año, escuelas recibieron los boletos que no fueron vendidos y varias escuelas ganaron premios, algunas han denunciado que los recursos no les han llegado, mientras que otras ya lo han invertido en mejorar sus instalaciones.