Expresidentes del PRI sientan a Alito Moreno en el banquillo de acusados
Fotografía: Facebook/Alito Moreno

Alejandro Alito Moreno Cárdenas, presidente nacional del PRI, se encuentra en el ojo del huracán, pues atraviesa el momento más complicado como dirigente del tricolor, luego de los resultados electorales en los que su partido perdió dos gubernaturas, sumados a los escándalos a su alrededor.

Desde que Alito llegó a la presidencia del PRI en 2019, su partido pasó de gobernar en 11 entidades a sólo tres – si contamos Durango que será gobernada por un priista, donde ganó en alianza con el PAN y PRD – y las dos restantes – Estado de México y Coahuila – se renovarán en la elección de 2023.

El PRI no ganó una sola gubernatura de las 15 que estuvieron en juego en las elecciones de 2021, y en el pasado proceso electoral del 5 de junio sólo ganó en dos estados de seis que renovaron gobernadores, gracias a la alianza con el PAN y PRD.

Siete expresidentes del PRI y el senador Miguel Ángel Osorio Chong convocaron a Moreno Cárdenas a una reunión urgente para discutir el momento delicado por el que transita el partido.

“No es la primera vez que atravesamos situaciones complejas, e incluso, la adversidad. Hoy nuestro partido, el Revolucionario Institucional transita por un momento delicado, de cuya atención, evolución y solución dependerá su futuro”, escribieron en una carta los priistas para convocar al diálogo a la interna del partido.

Alejandro Moreno aceptó conversar con las y los expresidentes del CEN del PRI, y señaló que dentro del partido se escuchan a todas las voces en ánimos de construir la fortaleza del partido, a través de la unidad.

La reunión será este martes a las 10 de la mañana en el CEN del PRI y se espera que posteriormente Alito ofrezca un mensaje a medios.

La senadora y expresidenta del PRI, Claudia Ruiz Massieu, fue una de las que firmó la carta para discutir el presente del tricolor con Alito, ya que considera que atraviesan una situación compleja.

“Hoy estamos en una situación muy difícil como partido y nos obliga a tomar medidas más profundas… vemos un resultado electoral crecientemente insatisfactorio como instituto político”, señaló en una entrevista con Grupo Reforma.

“Tenemos que hacer un ejercicio inédito en su profundidad y alcance de reflexión y autocrítica como partido político”, agregó.

Otra de las firmantes fue Beatriz Paredes Rangel, quien no descartó que la renuncia de Alito esté sobre la mesa en la reunión que se celebrará el martes 14 de junio a las 10:00 horas

“En mi caso no es el tema fundamental (la renuncia de Alito), pero creo que todo se debe poner sobre la mesa, no hay ningún asunto que se deba excluir”, dijo Paredes Rangel en una entrevista para W Radio.

César Camacho Quiroz, ex dirigente nacional del PRI de 2012 a 2015, aseguró que el partido debe hacer un balance “muy serio, racional y objetivo” para salir de la situación en que se encuentra.

“Por eso es que pedimos la reunión con el presidente nacional del partido… lo que queremos es que haya PRI por muchos años”, explicó Camacho Quiroz en una entrevista con El Heraldo.

En ese mismo tenor, el senador Migue Ángel Osorio Chong aseguró que debe haber un proceso de análisis que permita tomar decisiones a todos y a la dirigencia del partido.

“Cuando me preguntan si hay una intención personal, lo que les digo es que mi intención es que se fortalezca mi partido y que esté entonces en tamaños y circunstancias para ser parte de una coalición que esté fuerte, que pueda competir con un partido de Estado que está avasallando a partir de acciones ilegales en las elecciones”, comentó en conferencia de prensa desde el Senado de la República.

La salida de un dirigente tras un fracaso electoral no es algo nuevo.

Manlio Fabio Beltrones dejó la dirigencia nacional del PRI en 2016, luego de que en el proceso electoral de 2015 el tricolor perdiera siete de las 12 gubernaturas en juego.

“Toca hacer una pausa necesaria”, fue la frase con la que Beltrones dio un paso al costado, tras lo cual la dirigencia fue asumida por la peñista Carolina Monroy del Mazo.

Además Alito Moreno ha tenido que enfrentar una serie de audioescándalos difundidos por la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, quien ya anunció que presentará uno nuevo este mismo martes.

La gobernadora de Campeche ha difundido prácticamente cada semana, desde mayo, audios de conversaciones personales de Alito Moreno, en donde se le exhibe su forma de operar dentro y fuera de la política. En uno de ellos, se escuchó al dirigente del PRI hablar de presuntas operaciones ilegales para evadir el pago de impuestos por el pago de propiedades.

Mientras que en otro dijo que “a los periodistas no hay que matarlos a balazos papá, hay que matarlos de hambre”, aunque posteriormente el dirigente aseguró que ese audio estaba alterado.