ASF detecta ‘pagos en exceso’ por 64.8 mdp para tren que conectará al AIFA
Foto: Captura de pantalla

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó ‘pagos en exceso’ por 64.8 millones de pesos para la ampliación del Tren Suburbano que hará que este conecte al nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). 

En su informe de la Cuenta Pública 2021, recordó que esta ampliación contaba con un presupuesto de 401 millones 496.7 mil pesos. 

De ello, tomó un universo de 346 millones de pesos, con una muestra auditada de 298 millones

De ella, se autorizaron “pagos en exceso por 64.8 millones de pesos en los conceptos de suministro de durmientes y de materiales de vía, debido a que éstos no fueron localizados en el sitio de los trabajos, aun y cuando en las especificaciones particulares y los alcances de sus precios unitarios contemplan el suministro, el transporte, la descarga y su puesta en obra”.

La ASF indicó que aún no se cuenta con la liberación total de los derechos de vía para el patio de maniobras, lo que ha provocado a la fecha atrasos de 120 días en la ejecución de los trabajos y señala que esto evidencia una inadecuada planeación de la obra. 

Además, “no se autorizaron estudios, memorias de cálculo, informes y proyectos por parte de la entidad fiscalizada”. 

Este proyecto fue asignado a Ferrocarriles Suburbanos, la misma empresa que tiene la concesión del tren que va de Buenavista a Cuatitlán y que se espera que con esta ampliación conecte desde la estación Lechería al AIFA. Se prevé que los trabajos terminen a finales de 2023. 

El proyecto del AIFA nació luego de las críticas que hizo el actual presidente Andrés Manuel López Obrador al NAIM, una obra que quedó parada en Texcoco luego del fin del sexenio de Enrique Peña Nieto y que finalmente fue cancelada su continuación, cuando presentaba un avance de 30%, después de una consulta que organizó el propio AMLO, en la que se decidió construir en la base aérea de Santa Lucía.

Ante las críticas por la distancia que hay de la CDMX al AIFA -ubicado en el municipio de Zumpango, Edomex- el mandatario atajó que se llegaría en 45 minutos desde el centro, cuando esté listo el tren.

Y en AICM, pagos improcedentes por casi 9 mdp: ASF

En otra revisión, la ASF puso la lupa en el proyecto de inversión de la “Sustitución de Subestaciones Eléctricas” en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, Ciudad de México, el cual tiene como propósito la sustitución de subestaciones para dotar al sistema de dicho aeropuerto de las condiciones adecuadas de fiabilidad de los equipos y componentes que conforman la infraestructura eléctrica y con esto evitar su obsolescencia actual. 

Para ello, se requirió modificar el sistema de subestaciones eléctricas del AICM, a uno con las condiciones operativas que le permitan obtener los niveles adecuados de eficiencia y fiabilidad para todos sus componentes, por lo que se realizan los trabajos correspondientes a la construcción, ampliación, modificación y rehabilitación de las subestaciones eléctricas del Edificio Terminal 1 y Área Operacional, y se sustituyen los equipos de las subestaciones eléctricas instalados actualmente en el aeropuerto, por las subestaciones encapsuladas en gas SF6 (Hexafluoruro de Azufre).

Con este tipo de tecnología, apuntó la ASF, se mejorará el suministro de energía, de manera que ésta sea segura, ecológica, continua y eficiente, en comparación con las subestaciones de tipo convencional, además de la sustitución de transformadores y plantas de emergencia, así como las acometidas, cableado, accesorios de media tensión y obra civil.

En este caso se comprobó que el Aeropuerto autorizó y la supervisión externa validó pagos improcedentes por un monto de 8 millones 654.3 mil pesos, con periodos de ejecución comprendidos del 1 de septiembre al 30 de noviembre de 2021, de equipos que no se localizaron en la obra, lo cual se constató en la visita de verificación física que realizó personal del AICM y de la Auditoría Superior de la Federación del 6 al 8 de abril de 2022.

Por lo tanto, se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal, por dicho monto con cargo en el contrato de obra pública.