Guacamayaleaks | Militares vendieron armamento a grupos criminales
Foto: Archivo.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tuvo conocimiento desde 2019 que militares vendían equipo táctico, armas y granadas a grupos criminales.

Además, una persona ofrecía información relacionada con los movimientos y operativos de las fuerzas armadas en el Estado de México, de acuerdo con el hallazgo efectuado por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) en los documentos hackeados a la Sedena, por parte del grupo de hackers Guacamaya.

Según una tarjeta informativa contenida en los archivos sustraídos, el 31 de mayo la dependencia detectó que un militar ofreció 70 granadas de fragmentación, a un costo de 26 mil pesos cada una, a un grupo delictivo que tiene su centro de operación en Tejupilco, Estado de México. 

“La célula delictiva confirmó la compra de ocho de ellas, las cuales fueron entregadas en Atlacomulco, Estado de México”, apuntó el informe.

Además, la Sedena descubrió que el proveedor de las granadas era otro integrante de su cuerpo, quien tiene su base en el Campo militar Nº 1, localizado en la Ciudad de México. 

Los reportes ubicados por MCCI añadieron que el militar que proveyó de granadas al grupo delictivo, también se ofreció a brindar información sobre la ubicación del fiscal regional de Amecameca, pues supuestamente el líder del cartel estaba planeando matar al funcionario. 

A pesar de desconocer la identidad de los involucrados, sí pudo tener referencias de algunos aspectos del militar involucrado en la venta de armas.

Un reporte fechado el 24 de junio de 2019, el cual estuvo basado en una intervención telefónica, detalló que el integrantes de las Fuerzas Armadas, formaba parte de la escolta de un coronel originario de Tepalcatepec, Michoacán, al que “gusta de dinero, bebida y le entra a todo”.

En días anteriores, el grupo de hackers autodenominado Guacamayas se atribuyó la vulneración de la ciberseguridad del Ejército mexicano y logró extraer millones de comunicaciones por correo electrónico de un servidor externo de la institución.

Los primeros datos sensibles que se dieron a conocer tienen que ver con la salud del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien había ocultado que tiene padecimientos como angina de pecho, gota e hipotiroidismo, lo cual dio a conocer el portal de noticias Latinus con base en documentos de la filtración.

Pero en los casi siete terabytes de documentos hay más información sensible relacionada con decisiones de las distintas áreas del Ejército, las aduanas, el despliegue de fuerzas, análisis internos y reportes de inteligencia.