Habitantes de San Gregorio rechazan obra hidráulica; CDMX anuncia mesa de diálogo
Policías agredieron a pobladores de San Gregorio, Xochimilco. Foto: Especial.

Marti Batres, titular de la Secretaría de Gobierno de la Ciudad de México, informó que encabezará una mesa de diálogo con habitantes del pueblo de San Gregorio, Xochimilco, para llegar a un acuerdo sobre las obras que se construyen en la zona.

Este viernes 2 de diciembre, pobladores y elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciduad de México (SSC-CDMX) sostuvieron un enfrentamiento, que dejó varias personas heridas, entre habitantes de la zona y policías.

“Frente a la inconformidad de algunos habitantes de Xochimilco, que se ha suscitado contra esta obra, la instrucción de la jefa de gobierno es dialogar, por lo tanto vamos a informar y también a escuchar, vamos a tener la mesa el día del hoy y también la disposición de atender, y entender las razones de las preocupaciones de las personas que realizan la protesta que hemos mencionado”, dijo en conferencia de prensa este sábado 3 de noviembre.

A la par, aseguró que las autoridades capitalinas han sostenido al menos cinco reuniones con los pobladores de la zona y negó que se vayan a presentar denuncias en contra de los manifestantes.

“Para este proceso se han realizado cinco reuniones para explicar la obra, desde septiembre a la fecha (…) No se va  tomar ninguna decisión en contra de la voluntad del pueblo y que no se va a criminalizar a nadie que hay participado en las protestas.”, agregó.

Batres aseguró que la obra comenzó a realizarse en Caltongo, con el in de “responder a un grave problema de salud de aguas negras, que se acumulan en el Canal de Caltongo y lo contaminan gravemente”.

Aseveró que “las obras son de drenaje y saneamiento para proteger la salud de a población de Xochimilco”.

¿Qué pasó en San Gregorio, Xochimilco?

Ayer, habitantes de San Gregorio, Xochimilco, realizaron una serie de protestas para mostrar su oposición a una obra hidráulica que se realiza en la zona y de la que acusan que no se tomó en cuenta su opinión.

Posteriormente, elementos de la policía capitalina acudieron a la zona y los replegaron, para después sostener un enfrentamiento por las calles de la localidad. 

Los cuerpos policiacos se replegaron y los pobladores instalaron una serie de barricadas a la entrada del pueblo, para evitar el ingreso de la policía. 

Tras la agresión policiaca, Sheinbaum informó que se realizaría una investigación para conocer “cómo se dieron los hechos”, así como “reforzar la información de las obras de drenaje y saneamiento que se realizan en la zona”.