Los médicos de farmacia, la frágil esperanza para escapar del Covid-19