Los pasos que sigue el Congreso de EU para certificar la elección de Joe Biden
Congreso en el Capitolio de los Estados Unidos en Washington, DC. 6 de enero de 2021. Foto: KEVIN DIETSCH/EFE.

Una sesión conjunta del Congreso de EU se llevará a cabo este miércoles para certificar a Joe Biden como el ganador de la elección presidencial de 2020.

Jamás en la historia política moderna de EU había sido relevante este procedimiento. Durante 150 años, el Congreso ha actuado de acuerdo con la constitución y el Electoral Count Act de 1887 para recibir los resultados de la elección de cada estado y anunciarlos a la nación. Usualmente dura un par de horas entre semana, y no llega a los encabezados de los medios.

Este año será diferente. Motivados por Donald Trump, una docena de senadores republicanos anunciaron que se unirán a los miembros que creen en teorías de conspiración de la Cámara de Representantes para impulsar desafíos sin fundamento contra los resultados de la elección en algunos estados. Estos desafíos procederán a pesar de la absoluta falta de evidencia de cualquier irregularidad significativa, docenas de fallos en las cortes que indican lo opuesto, y una serie de miserables, débiles y corruptos desafíos en los niveles estatales y locales.

El proceso de certificación en el Congreso del resultado de la elección presidencial de este año será diferente por dos razones principales. Primero, Trump exigió que se revoque su fracaso en la elección en la que 81 millones de estadounidenses votaron contra él. Y segundo, figuras republicanas clave en el congreso decidieron apoyar los esfuerzos de Trump por debido a sus propias ambiciones políticas.

Los eventos del día permiten mucho espacio para giros inesperados. Pero aquí hay una breve guía para lo que podemos esperar.

Entrega de los votos electorales

Todos los estados certificaron sus resultados antes del 14 de diciembre. Los estados enviaron sus resultados al Archivo Nacional. El miércoles, entregarán copias de los certificados en cajas ceremoniales al Congreso, en una escena que evoca la ceremonia de entrega de los artículos del juicio político contra Donald Trump del año pasado.

Pasar asistencia de los estados

El oficial presidiario del procedimiento es el vicepresidente Mike Pence, en su papel de presidente del Senado. Si el vicepresidente no está disponible, el senador más veterano se hará cargo. El oficial presidiario anuncia a cada estado en orden alfabético. Cada estado anuncia sus resultados en su turno. La cuenta de cada candidato se acumula mientras se anuncian los votos. Biden ganó 306-232. Se espera que ese sea el resultado final. Pero suelen aparecer algunos votos para personas que no fueron candidatas, como protesta simbólica a la elección.

Objeciones

Aquí es donde el proceso podría dar un giro inusual. Los republicanos anunciaron que objetarán los resultados de ciertos estados. Cualquier objeción debe enviarse por escrito. Si al menos un miembro del Senado o la Cámara de Representantes firma una objeción, se suspende la sesión y los miembros pasan a sus respectivas cámaras durante dos horas para debatir la objeción.

Debate

No está claro cuántos resultados objetarán los republicanos. No hay acusaciones sustanciales de fraude electoral en ningún estado. Pero los republicanos están conscientes de los estados que sellaron la derrota de Trump, y al menos seis de esos (Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pennsylvania, Wisconsin) podrían ser el objetivo de las objeciones. Lo que sí está claro es que debe comenzar un nuevo debate por cada objeción, lo que significa que el proceso de certificación puede prolongarse.

Desestimación de las objeciones

Al final del debate sobre una objeción, cada cámara vota sobre ella. Si ambas cámaras votan a favor de una objeción, entonces procede y el conjunto de votos electorales en cuestión se desecha. No obstante, si una cámara vota en contra, la objeción se descarta.

Es muy probable que la Cámara de Representantes desestime cualquier objeción porque los demócratas tienen el control. Ellos no han participado en las conspiraciones de fraude electoral ni en las mentiras, y prefieren que el legítimo ganador de la elección, Joe Biden, sea presidente.

Pero también es poco probable que el Senado deseche los resultados de algún estado, porque aparentemente aún cuentan con la cantidad suficiente de miembros republicanos que no están dispuestos a desafiar la democracia.

Por ello, es poco probable que se desestime un estado.

El papel de Mike Pence

Al final de los procedimientos, corresponde que el presidente del Senado, el vicepresidente de los Estados Unidos, en este caso Pence, anuncie el resultado de las votaciones. Joe Biden cumplió con ese papel en 2016. Es un papel simbólico que utiliza lenguaje ceremonial.

Pero Trump y otros han exhortado a Pence a buscar un papel más grande en los procedimientos, para impulsar ciertas objeciones, tal vez, o para resistirse a la certificación del voto.

Bajo la ley, no importa lo que Trump crea que signifique el papel de Pence. Eso está claro en la constitución y en la ley electoral.

Conclusión

El oficial presidiario reconoce al llamado “escrutador” del Congreso, quien reporta una cuenta “como resultado de la verificación y conteo de los votos electorales para presidente y vicepresidente de los Estados Unidos”.

Entonces el oficial presidiario dice: “El estado de la votación para presidente de los Estados Unidos entregado al presidente del Senado es de la siguiente manera”. Y anuncia la cuenta final.

Después hay más lenguaje ceremonial:

“Este anunció del estado de la votación por el presidente del Senado deberá considerarse declaración suficiente de las personas elegidas como presidente y vicepresidente de los Estados Unidos…

“El propósito de esta sesión conjunta ha concluido … la silla declara la sesión conjunta como disuelta”.