Síguenos

 

Mundo

Legisladores de EU alistan juicio político a Trump por incitar a la insurrección

Aunque Trump no sería destituido de su cargo, el juicio no sería del todo simbólico. A un presidente condenado se le puede prohibir volver a ocupar un cargo público, un castigo que solo requiere una mayoría simple.

Foto: Paul Morigi/Getty Images for MoveOn

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

La Cámara de Representantes de EU se prepara el miércoles para acusar a Donald Trump de incitar a una insurrección contra el gobierno de EU a raíz del ataque al Capitolio de EU el 6 de enero por una turba pro Trump, una medida extraordinaria e histórica pues se convertiría en el único presidente estadounidense en enfrentar un impeachment dos veces.

La iniciativa ganó impulso de la noche a la mañana cuando los principales líderes republicanos en la Cámara se unieron a los demócratas para pedir su destitución por su papel en encender una horda de seguidores que lideraron el asalto mortal al Capitolio de los Estados Unidos mientras miembros del Congreso tanto en la Cámara como en el Senado. estaban en sesión para certificar la victoria de Joe Biden sobre Trump en las elecciones presidenciales de noviembre.

Un Trump sin remordimientos calificó su lenguaje incendiario en el mitin previo a que una turbamulta irrumpiera en el Congreso de EU como “totalmente apropiado”. Dijo que el juicio político no era más que una “continuación de la mayor cacería de brujas en la historia de la política”.

También lee: El asedio al Capitolio: ¿los rescoldos del trumpismo?

El martes, Mike Pence rechazó formalmente los llamamientos para despojar a Trump del poder en una invocación sin precedentes de la 25 Enmienda a la Constitución de EU que permite la destitución de un presidente en ejercicio si se considera que no es apto para realizar su trabajo.

La señal de Pence llegó pocas horas antes de que la Cámara aprobara una resolución pidiéndole que lo hiciera.

En documentos extensos que describen el caso de juicio político, los demócratas de la Cámara de Representantes argumentaron que la falta de remordimiento de Trump era una prueba más de que es una amenaza mientras esté en el cargo.

“El mandato restante del presidente es limitado, pero un presidente capaz de fomentar una insurrección violenta en el Capitolio es capaz de mayores peligros aún”, escribieron. “Debe ser destituido de su cargo tan pronto como lo permita la constitución”.

El miedo se convirtió en furia en los días posteriores a los disturbios, cuando los legisladores aprendieron más sobre las fallas de seguridad que trajeron muerte y destrucción a la llamada Casa del Pueblo.

“El presidente de Estados Unidos convocó a esta turba, reunió a la turba y encendió la llama de este ataque”, dijo Liz Cheney, la tercera republicana en rango de la Cámara en una declaración mordaz el martes por la noche anunciando su apoyo al juicio político. “Todo lo que siguió fue obra suya. Nada de esto hubiera sucedido sin el presidente”.

También lee: Exclusiva La-Lista | ‘Lo que ocurrió en el Capitolio de EU debe caer en los hombros de Donald Trump’: Rosario Marín

Ningún republicano de la Cámara votó a favor cuando Trump fue acusado en 2019 por sus intentos de persuadir al líder de Ucrania de que investigara a la familia de Joe Biden, entonces su rival electoral y ahora su reemplazo entrante en la Casa Blanca.

A Cheney se le unieron varios otros republicanos de la Cámara, incluido Adam Kinzinger de Illinois, quien planteó que si las acciones del presidente “no son dignas de juicio político, entonces, ¿qué es un delito imputable?”

Su apoyo marca un cambio dramático con respecto al procedimiento del año pasado, cuando los republicanos lucharon contra el juicio político de Trump y fue absuelto en su juicio en el Senado a principios de 2020 con solo un senador republicano, Mitt Romney, uniéndose a los demócratas para votar por su condena.

La rápida e histórica segunda votación de juicio político se produce solo una semana después de los disturbios en Washington, la primera ocupación del Capitolio de EU desde que las tropas británicas quemaron el edificio durante la guerra de 1812, y a días de que Trump deje el cargo.

La acusación formal, o artículo de juicio político, se redactó incluso cuando los legisladores se escondían debajo de las sillas y oraban por su seguridad durante el ataque.

Acusa a Trump de “incitar a la violencia contra el gobierno de Estados Unidos” al alentar a sus partidarios a marchar hacia el Capitolio y obstaculizar a los legisladores de formalizar la victoria electoral de Joe Biden, en un intento de revocar el resultado y darle a Trump un segundo mandato.

“Si no luchas como demonio, ya no tendrás un país”, le dijo a la ruidosa multitud en el mitin del miércoles pasado cerca de la Casa Blanca.

Arremetiendo tras lo que creían que era un grito de batalla de un presidente estadounidense que se negó a aceptar su derrota electoral, miles de leales irrumpieron en el Capitolio en un violento alboroto que amenazó la vida de legisladores, personal del Congreso, periodistas y su propio vicepresidente. Ellos  estaban ahí para cumplir con su deber constitucional de contar y certificar los votos del colegio electoral.

“En todo esto, el presidente Trump puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno”, dice el artículo. “Amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la transición pacífica del poder y puso en peligro a una rama del gobierno federal. De ese modo, traicionó su confianza como presidente, para agravio manifiesto del pueblo de Estados Unidos”.

También lee: El ‘Ya basta’ del presidente electo de EU, Joe Biden, ante disturbios en Washington

Una vez que la Cámara vote para acusar al presidente, un resultado que está casi asegurado ya que los demócratas tienen la mayoría en la Cámara, el Senado, que actualmente está dominado por los republicanos, celebraría un juicio. Se requieren dos tercios del organismo de 100 miembros para condenar a un presidente, lo que significa que 17 republicanos tendrían que unirse a todos los demócratas para declarar a Trump culpable de “delitos graves y faltas”.

Dos republicanos del Senado ya han pedido a Trump que dimita y, según los informes, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, cree que el presidente cometió delitos procesables. Es probable que se desarrolle un juicio en el Senado, al menos en parte, hasta que Trump haya dejado el cargo.

Aunque Trump no sería destituido de su cargo, el juicio no sería del todo simbólico. A un presidente condenado se le puede prohibir volver a ocupar un cargo público, un castigo que solo requiere una mayoría simple.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

Los contratos correspondían a la construcción de barreras en el sector de Laredo (Texas).

Mundo

Se promociona a sí misma como la ‘moneda digital para la comunidad MAGA’, pero los datos muestran que la Magacoin se asigna a su...

Mundo

Grupos del exilio cubano han convocado en los últimos días múltiples marchas y actos reivindicativos.

Mundo

Autoridades sanitarias de Estados Unidos suplicaron a las personas que resisten a vacunarse que lo hagan debido al aumento de contagios, hospitalizaciones y muertes.

Publicidad