Tropas de Guatemala detienen por la fuerza a migrantes hondureños
Policías y soldados guatemaltecos golpean a un grupo de migrantes hondureños en una carretera cercana a Chiquimula, Guatemala. Foto: Esteban Biba/EPA

Militares guatemaltecos con macanas chocaron con solicitantes de asilo centroamericanos que intentan abrirse camino hacia la frontera con Estados Unidos en los últimos días de la presidencia de Donald Trump.

Miles de migrantes, en su mayoría hondureños, comenzaron a cruzar la frontera guatemalteca el viernes por la noche, tras salir a pie desde la ciudad hondureña de San Pedro Sula

El domingo, mientras caminaban hacia el oeste a través de Guatemala hacia su frontera con México, parte del grupo fue interceptado por miembros del ejército y la policía de Guatemala cerca de la aldea de Vado Hondo.

Imágenes de video mostraron escaramuzas entre migrantes y soldados que intentaban bloquear su camino a través del departamento oriental de Chiquimula. Las tropas utilizaron gases lacrimógenos, escudos antidisturbios y palos para repeler a los cansados ​​viajeros que cargaban sus  mochilas mientras intentaban pasar. Hay reportes de varios heridos.

“No pueden y no podrán pasar”, dijo a los migrantes el jefe de inmigración de Guatemala, Guillermo Díaz, según el periódico guatemalteco Prensa Libre. “Por favor, comprendan que seguir adelante no es posible”.

“No tenemos trabajo. No podemos volver”, insistió un migrante. “En casa nos estamos muriendo de hambre”.

El sábado, las autoridades guatemaltecas dijeron que habían deportado a casi 1,000 miembros de la caravana, incluidos casi 200 niños.

También lee: La política de ‘Permanecer en México’ expuso a los migrantes a daños: HRW

La caravana es la primera de 2021 y se produce a pocos días de que Joe Biden, considerado más comprensivo con los migrantes que Trump, asuma como presidente de EU el miércoles. La marcha se da luego de dos huracanes en Centroamérica en noviembre que destruyeron comunidades, trastornaron vidas y convencieron a muchas familias de migrar al norte.

Las caravanas centroamericanas llegaron por primera vez a los titulares internacionales en octubre de 2018 cuando un grupo partió de San Pedro Sula, un centro industrial notoriamente violento en el norte de Honduras. Ese fenómeno se convirtió en una guerra de Twitter con el presidente antimigrantes de Estados Unidos.

“MUCHOS CRIMINALES” se dirigían a la frontera sur, dijo Trump en Twitter entonces, a pesar de que esos grupos están compuestos en gran parte por familias desesperadas que huyen de la pobreza, la violencia y, cada vez más, los efectos del cambio climático.

No ha quedado en claro la manera en que Biden, que asumirá el cargo el miércoles, responderá a la última caravana que, con un estimado de 8 o 9,000 manifestantes, parece ser una de las más grandes desde 2018.

En las últimas semanas, los activistas han instado a Biden a que elimine las políticas migratorias de línea dura de Trump, incluido un programa “devastador” que expuso a decenas de miles de solicitantes de asilo, muchos de ellos niños, a la violencia, el secuestro y la violación, enviándolos de regreso a través de la frontera sur a algunas de las ciudades más peligrosas de México. Sin embargo, aparentemente cautelosos de desencadenar una carrera repentina hacia la frontera, los miembros del equipo de transición de Biden han minimizado las expectativas de que lo hagan de inmediato.

En una entrevista reciente con la agencia de noticias en español EFE, la asesora de política interna de Biden, Susan Rice, dijo: “Los migrantes y los solicitantes de asilo no deben creer en absoluto a los que les venden la idea de que la frontera de repente estará completamente abierta para procesar a todos desde el primer. No será así”.

El sábado, el jefe interino de Aduanas y Protección Fronteriza de EU instó a los migrantes y sus “coordinadores irresponsables” a regresar a casa debido a los riesgos del coronavirus.

“Nuestros países han tenido un total combinado de 25 millones de casos de Covid-19 y 500,000 muertes, ¡y las infecciones están aumentando!” tuiteó. “El Covid es un asesino silencioso y la cantidad de migrantes que se enferman solo aumentará”.