Síguenos

 

Mundo

El Covid mata a los indígenas de EU al doble de la tasa de los blancos

Uno de cada 475 nativos americanos ha muerto desde que comenzó la pandemia: ‘Las familias han sido diezmadas’.

muertes-coronavirus-EU
La muerte de su esposo y esposa Jesse 'Jay' y Cheryl Taken Alive, ambos debido al Covid-19, supuso un gran golpe para el clan y la tribu Standing Rock Sioux. Fueron enterrados en una parcela familiar al sur de Cannon Ball, Dakota del Norte. con vistas al río Missouri. Fotografía: Richard Tsong-Taatarii / Star Tribune / Getty Images

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El Covid-19 está matando a los nativos americanos a un ritmo más rápido que cualquier otra comunidad en los EU, revelan nuevas cifras impactantes.

Los indios estadounidenses y los nativos de Alaska mueren casi al doble de la tasa de los blancos, según un análisis de APM Research Lab compartió en exclusiva con The Guardian.

A nivel nacional, uno de cada 475 nativos americanos ha muerto de Covid desde el comienzo de la pandemia, en comparación con uno de cada 825 estadounidenses blancos y uno de cada 645 negros. Los nativos americanos han sufrido 211 muertes por cada 100,000 personas, en comparación con 121 estadounidenses blancos por cada 100,000.

El número real de muertos es, sin duda, significativamente más alto ya que varios estados y ciudades proporcionan datos irregulares o nulos sobre los nativos americanos perdidos por Covid. De las que sí lo hacen, las comunidades de Mississippi, Nuevo México, Arizona, Montana, Wyoming y las Dakotas han sido las más afectadas.

Los hallazgos son parte del proyecto Color del Coronavirus del APM Research Lab. Ofrecen la evidencia más clara hasta la fecha de que los indígenas han sufrido de manera terrible y desproporcionada el primer año de la pandemia mortal del coronavirus.

Las pérdidas aumentan y el dolor se acumula.

“Todo el mundo se ha visto afectado. Algunas familias han sido diezmadas. ¿Cómo podemos volver a la normalidad cuando hemos perdido a tantos después de tantas cargas de trauma? Esto es insoportable”, dijo Amber Kanazbah Crotty, delegada del concejo tribal de la Nación Navajo.

El martes, el expresidente navajo y representante del estado de Arizona, Albert Hale, murió a causa de Covid19, lo que elevó el número de muertos de la tribu a 1,038, el equivalente a perder una de cada 160 personas en la reservación.

Las cifras muestran que, a pesar de que aún no se han afianzado muchas variantes más infecciosas en los Estados Unidos, la situación ya ha causado estragos en las comunidades nativas y puede empeorar.

El mes pasado fue el más mortífero hasta ahora en los EU, con 958 muertes de nativos registradas, un aumento del 35% desde diciembre, un aumento mayor que para cualquier otro grupo. Para los estadounidenses blancos, las muertes aumentaron en un 10% durante el mismo período.

“No solo los nativos tienen la tasa más alta de muertes por Covid, la tasa se está acelerando y las disparidades con otros grupos se están ampliando. Estos últimos datos son terribles en todos los sentidos para los indígenas estadounidenses”, dijo Andi Egbert, analista senior de APM Research Lab.

Lee también: Presionan a Biden por cambios más rápidos en inmigración

Hay 574 tribus indígenas americanas reconocidas a nivel federal y aldeas nativas de Alaska en los Estados Unidos. La Nación Navajo, la segunda más grande por población, ha sufrido el mayor número de muertes, pero las tribus más pequeñas enfrentan pérdidas insuperables.

En Montana, la tribu Cheyenne del Norte ha perdido alrededor de 50 personas a causa de Covid-19 hasta ahora, que es el 1% de su población total de 5,000 personas.

“Nuestro dolor colectivo es inimaginable. Perder el 1% de nuestra gente es equivalente a perder a 3 millones de estadounidenses. Los nativos americanos están acostumbrados a morir a tasas desproporcionadas y estamos acostumbrados a la escasez, pero el Covid es diferente, hay una creciente sensación de desesperanza”, dijo Desi Rodríguez-Lonebear, profesora asistente de sociología y estudios amerindios en la Universidad de California.

Rodríguez-Lonebear agregó: “Temo los impactos a largo plazo en la salud mental, nuestros niños, la resiliencia y la cohesión de la comunidad. Estamos en medio de una tormenta masiva y no estamos preparados para las consecuencias “.

Aproximadamente una cuarta parte de los que han muerto eran hablantes nativos de cheyenne. La clínica tribal está recibiendo actualmente 100 dosis de vacunas a la semana, a un ritmo que llevará casi un año vacunar a todos.

“Nuestro idioma, cultura y tradiciones es lo que nos hace cheyenne, pero estamos perdiendo a nuestros maestros. ¿Cómo le voy a enseñar a mi hijo cuando todavía tengo mucho que aprender? Las comunidades indígenas se enfrentan a una crisis cultural que otras comunidades no“.

En Oklahoma, la nación Cherokee, la tribu más grande del país ha sufrido un recuento de muertes relativamente bajo gracias a un servicio de salud dirigido por la tribu que funciona bien y un sistema de salud pública que ha impulsado las pruebas, el rastreo de contactos y la mensajería consistente basada en la ciencia desde el día. uno, según el jefe Chuck Hoskin.

Te puede interesar: Piden a Biden sanar las cicatrices ambientales y culturales del muro de Trump

Tenemos uno de los mejores sistemas de salud pública del país, lo que nos permitió ser ágiles cuando golpeó la peor crisis de la memoria moderna… Somos una sociedad, a diferencia de los Estados Unidos en general, que cree en nuestros ciudadanos teniendo acceso a la atención médica en sin costos”, dijo Hoskin.

Aún así, ha habido pérdidas significativas. Al menos 35 de los 2,000 hablantes fluidos de cherokee restantes han muerto a causa de Covid-19, lo que socava un ambicioso programa lanzado en 2019 para detener la desaparición del idioma.

Como resultado, los líderes tribales decidieron dar prioridad a los hablantes fluidos, junto con los trabajadores de primera línea y los ancianos, y aproximadamente la mitad ya ha sido vacunada. En general, casi uno de cada 10 ciudadanos de la reserva ha sido vacunado.

“Hasta ahora hemos liderado a este país en la distribución de la vacuna de una manera eficiente y eficaz. La única pregunta ahora es si Estados Unidos puede mantenerse al día con la nación Cherokee”, agregó Hoskin.

La evidencia anecdótica en todo el país sugiere que los programas de vacunación tribales, que pueden incluir clínicas móviles, visitas domiciliarias y recorridos en automóvil, parecen funcionar de manera más eficiente y eficaz que en muchos estados, aunque la escasez es generalizada.

En medio de un creciente debate y preocupación sobre la situación poco estable de las vacunas en las comunidades de color, el Instituto de Salud de los Indígenas Urbanos realizó la primera encuesta nacional para comprender mejor el conocimiento, las actitudes y las creencias de los nativos americanos.

Aproximadamente 75% de los participantes dijeron que estarían dispuestos a recibir una vacuna Covid, en comparación con solo el 56% de la población general de EU, de acuerdo con una encuesta de diciembre de 2020. La gran mayoría considera que recibir la vacuna es una responsabilidad de la comunidad, aunque a tres cuartas partes de ellos les preocupa la seguridad. La encuesta incluyó a indígenas estadounidenses y nativos de Alaska en 46 estados que representan 318 afiliaciones tribales diferentes.

“Esos resultados muestran el peligro de agrupar a todas las personas de color al decidir sobre los mensajes de salud pública para superar la vacilación de la vacuna Covid”, dijo Abigail Echo-Hawk, directora del Centro Nacional de Epidemiología Tribal con sede en Seattle.

Los hallazgos, publicados la semana pasada, se han incorporado desde entonces a una campaña de salud pública llamada “Sea un buen ancestro”, que se centra en la responsabilidad comunitaria sobre el individualismo.

La estrategia nacional contra el Covid de Joe Biden establece planes para reforzar los recursos federales para acelerar el lanzamiento de la vacuna en el país indio, como parte de los esfuerzos de la administración para mejorar la equidad.

En general, no hay datos raciales para aproximadamente 42,000 de las muertes por Covid-19 en Estados Unidos, lo que significa que hasta ahora no se sabe el origen étnico de una de cada 10 personas muertas por el virus, según los investigadores. Quizás 700 nativos americanos o más falten en los datos.

El racismo estructural en los sistemas de recolección de datos nos hace invisibles al ocultar las muertes, lo que perpetúa las desigualdades y conduce a más fallecimientos en nuestras comunidades, ya que esta información se usa para asignar recursos”, dijo Echo-Hawk. “El laberinto de datos perdidos es parte del genocidio que se sigue perpetrando contra nuestro pueblo. Sus historias finales se están perdiendo”.

Los problemas con los datos no se solucionaron el año pasado. En cambio, los mismos huecos obstaculizan la comprensión sobre el lanzamiento de la vacuna: casi la mitad de los datos de raza y etnia de los destinatarios de la vacuna no existen, según los Centros de Salud y Enfermedades (CDC), lo que frustra los esfuerzos para garantizar el acceso equitativo y la rendición de cuentas.

En entidades con datos irregulares o sin información es muy difícil saber si las dosis de vacunas que los estados y condados asignaron para los residentes indígenas se aplican de manera adecuada.

Los líderes tribales y los expertos en salud están de acuerdo en que, si bien el número excesivo de muertos es impactante, no sorprende dadas las desigualdades estructurales, económicas y de salud crónicas —como hacinamiento en las viviendas, hospitales con poco personal, falta de agua corriente y acceso limitado a alimentos saludables y asequibles—, lo que resulta del incumplimiento por parte del gobierno de EU de sus obligaciones en los tratados que prometen una financiación adecuada para servicios básicos a cambio de grandes extensiones de tierras tribales.

Después de siglos de promesas incumplidas, las expectativas son altas dado que los votantes nativos americanos ayudaron a Joe Biden a ganar estados decisivos como Arizona, Wisconsin y Nevada para tomar la Casa Blanca.

Te recomendamos: Así se ve el coronavirus; logran primera imagen real en 3D

El miércoles, Biden aprobó la declaración de desastre de la Nación Navajo, la cual resultará en recursos federales adicionales para la tribu a medida que las tasas de Covid-19 vuelvan a subir.

Pero las desigualdades de larga data requieren cambios transformadores, y los expertos piden a Biden que financie completamente el Servicio de Salud Indígena, por primera vez en la historia, lo que permitiría al nuevo director, aún por nominar, reducir las desigualdades de salud crónicas que han contribuido a el alto número de muertos.

Los nativos estuvieron ahí para apoyar a Biden-Harris. Ahora es el momento de apoyarlos a ellos”, dijo Echo-Hawk.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

Los contratos correspondían a la construcción de barreras en el sector de Laredo (Texas).

Mundo

Al menos el 99% de los estadounidenses que murieron por Covid-19 en los últimos seis meses no habían sido vacunados, dice la directora de...

Mundo

Expertos internacionales dicen que el “experimento falto de ética” podría permitir el desarrollo de variantes resistentes a la vacuna.

Mundo

Grupos del exilio cubano han convocado en los últimos días múltiples marchas y actos reivindicativos.

Publicidad