Síguenos

 

Mundo

Texas quitó la obligación de los cubrebocas y declaró: ‘Es momento de abrir al 100%’

Greg Abbott: los negocios pueden abrir a toda capacidad a partir de la próxima semana. Los demócratas condenan la ‘loca’ decisión en medio de la amenaza del aumento de los casos de Covid.

Greg Abbott en una sesión informativa sobre el huracán Laura en agosto del año pasado. Tras la decisión de Abbott, Texas será el estado más poblado del país que no requiere que los residentes usen máscaras. Fotografía: Jay Janner / AP

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Con menos de 7% de texanos completamente vacunados y otro aumento potencialmente inminente de Covid-19, Texas abrirá los negocios a toda su capacidad mientras que termina simultáneamente con su mandato de mascarillas altamente politizado, anunció el gobernador del estado, Greg Abbott, el martes. 

“Es momento de abrir Texas al 100%” declaró Abbott sin mascarilla en un restaurante lleno en la ciudad de Lubbock. 

Cuando los cambios en las políticas de Abbott se efectúen la próxima semana, Texas será el estado más poblado en el país que no exija que los residentes usen mascarillas. Los restaurantes y otros negocios pueden elegir si mantienen sus propias políticas de mascarillas, pero sin el respaldo del gobierno para hacerlo. 

Lee: Por qué los demócratas perdieron a los votantes latinos en la frontera de Texas

“Tuvimos una oportunidad tal vez a finales del verano de frenar esta pandemia. El gobernador va a tirar todo eso y nos llevará de regreso a la edad de piedra”, dijo Gilberto Hinojosa, el presidente del partido demócrata de Texas. “Esto es una locura”. 

Otros estados y ciudades han comenzado a retraer sus precauciones. En Mississippi, otro estado republicano, el gobernador Tate Reeves también anunció el martes que el estado levantaría las reglas para los negocios y retiraría los mandatos de mascarillas. 

En otros estados y ciudades, como Michigan, Louisiana y la ciudad de San Francisco, California, los funcionarios también levantan algunas restricciones, pero no con el enfoque arrasador de Mississippi o Texas. 

El anuncio de Abbot, que viene después de que casi 43,000 texanos murieran por el virus y hay muchos texanos que aún no son elegibles para la vacuna, encendió un rechazo inmediato desde los alcaldes demócratas hasta los defensores de los trabajadores enfurecidos de que los texanos de color serán una vez más los que reciban el golpe más duro. 

“Pienso que esto es una bofetada en la cara de los trabajadores, especialmente en los de primera línea, quienes arriesgan su vida”, dijo Emily Timm, la codirectora ejecutiva de Workers Defense Action Fund

Los líderes locales de Houston, Dallas, San Antonio y Austin, las ciudades más grandes de Austin, le pidieron a Abbott que “no cree ningún tipo de ambigüedad ni incertidumbre sobre la importancia de usar una mascarilla al cambiar las reglas en este momento”, dijo en un comunicado el alcalde de Austin, Steve Adler. 

“Nosotros como un estado deberíamos guiarnos con la ciencia y la información, que dice que debemos mantener el mandato de mascarillas. Hay demasiado en riesgo como para comprometer con exceso de confianza los resultados positivos que hemos visto”, dijo Adler. 

Los cambios en las políticas también vienen después de una tormenta invernal devastadora que azotó a Texas hace tan solo tres semanas, en una crisis que empeoró por el fallido manejo de emergencias del estado. 

Te recomendamos: Latinos son los más expuestos a beber agua de mala calidad en EU

Algunos críticos dicen que Abbott usa este momento para distraer a la gente de este fracaso catastrófico, mientras juega a la política con las vidas para ganar el favor de una base republicana de extrema derecha que se volvió en su contra después de que implementó restricciones para el coronavirus el verano pasado. 

“Él tomó una decisión basada en la política”, dijo Hinojosa. 

Mientras las restricciones contra el coronavirus más significativas desaparecen de Texas, el estado mira hacia lo que fácilmente podría ser una serie de eventos superdifusores durante las vacaciones de primavera. 

Las ciudades costeras del sur de Texas como Corpus Christi y el ya azotado Rio Grande Valley son destinos populares entre los universitarios de todo el país, y mientras los turistas abarrotan los bares y restaurantes, ninguno de ellos tendrá que usar mascarilla o practicar el distanciamiento social. 

“¿Piensas que tuvimos un repunte horrible en el Memorial Day y en el 4 de julio, y durante las fiestas?” dijo Hinojosa. “El repunte de casos de coronavirus que experimentará este estado será extremadamente alto y causará muchas más muertes que las que cualquier gobernador responsable debería permitir”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

La fría realidad se cuela en los primeros meses de Biden, mientras que a los demócratas de izquierda les frustra que la agenda del...

Mundo

El incidente ocurrió al comienzo del desfile LGBTQ+ en la ciudad de Wilton Manors; el conductor fue detenido.

Fotografía

Desde que el matrimonio entre personas del mismo sexo se legalizó en Estados Unidos se dio un boom de bebés en la comunidad gay,...

Moda

Las nuevas voceras de la marca incluyen a Megan Rapinoe, Priyanka Chopra Jonas, Valentina Sampaio y Amanda de Cadenet

Publicidad