Israel reporta 600 niños con vacuna Covid sin efectos secundarios serios
Un trabajador médico administra una vacuna Covid-19 en Meitar, Israel. Fotografía: Hazem Bader / AFP / Getty Images

Cientos de niños de entre 12 y 16 años que recibieron la vacuna Pfizer/BioNTech en Israel no sufrieron efectos secundarios, dijo un funcionario de alto rango a The Guardian. Esta es una de las primeras señales que se tienen de que las vacunas de Covid-19 pueden ser seguras para menores aunque no se hayan publicado los resultados clínicos.

El ministro de salud de Israel recomendó que se vacunara a los adolescentes si sufren de alguna condición que los haga vulnerables al coronavirus.

“Hasta el momento hemos inmunizado a cerca de 600 niños”, dijo Boaz Lev, jefe de la fuerza de vacunación. “No vimos efectos secundarios importantes e incluso los efectos menores son muy raros. Esto es muy alentador”.

Te recomendamos: Pase verde: ¿Cómo funcionan los pasaportes Covid en Israel?

Algunos de los niños padecen fibrosis quística, que afecta los pulmones, y ellos no formaron parte de la prueba clínica.

Pfizer está realizando un estudio de niños entre 12 y 15 años y espera empezar uno para niños de 5 a 11 años. La Universidad de Oxford anunció un ensayo para probar su vacuna para Covid-19 que produce AstraZeneca para niños de por lo menos 6 años. Estos estudios pueden demorar varios meses.

Al acelerar su campaña de vacunación, Israel está llegando a un punto muy importante en la pandemia al que otros gobiernos tardarán en llegar: la decisión de empezar a vacunar a los niños masivamente.

Más de la mitad de los israelíes han recibido ya al menos una dosis de vacuna, y los funcionarios esperan que el 60% de la población quede vacunada totalmente en unas semanas.

Ese es el porcentaje aproximado que los epidemiólogos han ofrecido para que un país pueda empezar a hablar de inmunidad de rebaño, que es el punto en que la resistencia de la sociedad a la enfermedad hará que empiece a desvanecerse cuando no pueda saltar fácilmente de un cuerpo a otro.

Sin embargo, ante el progreso de la pandemia, y con más variantes transmisibles del virus, los científicos se han puesto a reconsiderar. Anthony Fauci, el infectólogo más prominente de EU, considera que se necesita una inmunidad de 90%.

Para Israel, un pequeño país de 9 millones, el problema es innegable. Una cuarta parte de la población tiene menos de 16 años, que es la edad mínima que recomienda Pfizer para la vacuna que administra Israel. El “zar” del coronavirus, Nachman Ash, dijo que la inelegibilidad de los menores de 16 “es preocupante al considerar que se necesita alcanzar la inmunidad de rebaño”.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, dijo que Israel va a completar la campaña de inoculación para adultos a principios de abril.

Lee: Inédito: Israel vacunará a 100,000 trabajadores palestinos contra covid

“Entonces, las vacunas para los niños comenzarán a llegar”, dijo Netanyahu a un diario local, Israel Hayom. “Yo asumo que los reguladores las aprobarán en abril y mayo y la obtendremos inmediatamente después de eso”, agregó.

Oliver Geffen, un epidemiólogo israelí que trabajó con el Imperial College London y Public Health England, dijo que la noción de inmunidad de rebaño frente a las variantes de un nuevo virus era “una especie de palo de portería que se mueve”. Lo que en verdad importaba, dijo, era reducir el número de casos severos.

Vacunar a los niños nos puede llevar a la inmunidad de rebaño pero si el objetivo es suprimir la continuidad de una enfermedad severa, se necesitarán otras intervenciones no farmacéuticas durante algún tiempo”, agregó, y citó los altos niveles de pruebas y restringir las reuniones masivas.

Varios científicos han hablado para que se reconsideren esas líneas y explican que las vacunas deben pensarse como un método para reducir las hospitalizaciones y las muertes y no para conseguir la inmunidad de rebaño, que muchos consideran algo imposible debido al surgimiento de nuevas variantes.

Israel ya registró una marcada disminución de casos severos, pero los índices de infección, aunque han bajado, no lo han hecho radicalmente. Por ahora, el gobierno intenta dar prioridad a la gente mayor de 50, que tienen más probabilidades de enfermarse seriamente.

Sin embargo, la vacunación de los niños siempre deja abierta la cuestión de si sus padres o guardianes lo van a aceptar.

Un canal de televisión israelí comisionó una encuesta el mes pasado y salió a relucir que sólo el 41% de los padres piensa vacunar a sus hijos.  La encuesta, que realizó el instituto de investigación Rushinek, indica que el 29% de los padres no quieren vacunar sus hijos de entre 6 y 15 años, y el 30% no estaban seguros.

Se considera que los niños tienen pocas probabilidades de desarrollar serias complicaciones a causa de la enfermedad. Sin embargo, los funcionarios de salud advirtieron  que la variante británica ha generado preocupaciones por el aumento de la infección en niños y jóvenes, y las vacunas podrían ayudar.

Lev dijo que si y cuando los niños puedan vacunarse, el ministerio tendría que lanzar una campaña para difundir información adecuada sobre seguridad, ya que habría cierta renuencia. 

No te pierdas: Israel será el primer país en lograr inmunidad de Covid-19, estima la OPS

Agregó: “En estos momentos es muy difícil ver que sucederá a ese respecto”.