Síguenos

 

Mundo

Florida enfrenta ‘inminente’ catástrofe de contaminación por una mina de fosfato

Ya se han filtrado millones de litros de agua contaminada a Tampa Bay. El gobernador DeSantis visitó el area amenazada con un ‘muro de agua de seis metros’.

Video 'Drone footage of Florida reservoir shows toxic water leak near Tampa Bay' de Guardian News.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El domingo, los equipos de trabajadores bombeaban millones de galones de agua contaminada en un bahía ecológicamente vulnerable en Florida, pues intentaban prevenir el colapso “inminente” de una reserva de almacenamiento en una antigua mina de fosfato.

Las autoridades del condado de Manatee extendieron la zona de evacuación durante la noche y advirtieron el domingo que hasta 340 millones de galones podrían rodear al área con “un muro de seis metros de agua” si no lograban reparar la brecha en la reserva de Piney Point en el área de Tampa Bay, al norte de Bradenton.

Las imágenes aéreas mostradas en la televisión local muestran que el agua se filtra por las grietas en los muros de retención del estanque.

Ron DeSantis, el gobernador de Florida, declaró un estado de emergencia tras las alertas del “colapso inminente” del estanque que emitieron las autoridades.

Él recorrió la escena en helicóptero durante la mañana del domingo y dijo en una conferencia de prensa que los ingenieros aún intentan reparar las brechas en el muro de la reserva con rocas y otros materiales, y que otros esfuerzos de mitigación incluyen la liberación controlada de 35 millones de galones diarios en Port Manatee.

Dijo que el departamento estatal de protección ambiental (DEP) llevó 20 bombas nuevas al sitio.

“A lo que nos enfrentamos ahora es a intentar prevenir y responder, si es necesario a una situación de inundación catastrófica verdadera”, dijo DeSantis. “Los problemas de la calidad del agua que fluyen para nosotros son menores que arriesgar la salud y seguridad de todos, particularmente de las personas que viven cerca”.

El gobernador también intentó restarle importancia a los reportajes que afirman que el agua contiene restos de material radioactivo.

Publicidad

“El agua fue analizada antes de desecharla y la preocupación principal son los nutrientes”, dijo. “El agua cumple con los estándares de calidad, y los estándares de aguas marinas, con la excepción principalmente del fosfato y el nitrógeno”.

Lee también: El acceso al agua es un derecho humano, dice alcaldesa de Solidaridad

Scott Hopes, el administrador del condado, advirtió durante la conferencia de prensa que a pesar de la baja densidad de población, el área cercana puede enfrentarse con el colapso súbito de la presa de 133,000 metros cuadrados, aún después de que las descargas aminoraron la cantidad de agua restante.

“¿Qué pasará en caso de un colapso entero? Restan 340 millones de galones que pueden filtrarse por completo en minutos, y los cálculos menores de una hora indican un muro de hasta seis metros de agua”, dijo.

“Entonces si estás en un área de evacuación y no te han desalojado, tienes que pensar dos veces y seguir las órdenes”.

Las autoridades ampliaron la zona de evacuación desde unas doce propiedades hasta más de 300 casas. El Tampa Bay Times entrevistó a algunos residentes que se negaban a abandonar sus casas.

La presa de la mina de fosfato abandonada está sobre una pila de fosfoyeso, un residuo radioactivo de la fabricación de fertilizantes. La presa contiene pequeñas cantidades naturales de radio y uranio. Las pilas también pueden liberar altas concentraciones de radón.

Nikki Fried, la comisionada de agricultura de Florida y única demócrata electa en todo el estado, advirtió de una “catástrofe ambiental” y exhortó a DeSantis, quien describió las aguas tóxicas como “mezclas de agua salada” en un tuit para anunciar el estado de emergencia, para que organice una reunión de gabinete urgente para discutir la respuesta del estado.

Publicidad

“Los residentes de Florida fueron evacuados de sus casas durante el fin de semana de Pascua. 480 millones de galones de agua tóxica pueden llegar hasta Tampa Bay. Esto puede convertirse en una catástrofe climática”, dijo en Twitter.

Grupos de protección ambiental advirtieron que más contaminantes en Tampa Bay incrementarán el riesgo de acelerar el desarrollo de las mareas rojas tóxicas que dañan a la vida silvestre.

“Las compañías de fosfato han tenido más de 50 años para encontrar la manera de desechar los residuos radiactivos”, dijo el grupo activista Mana-Sota 88. “En el presente no hay regulaciones federales, estatales o locales que requieran que la industria se deshaga de los residuos de fosfoyeso de manera ambientalmente aceptable”.

En un comunicado, el grupo añadió: “La actual crisis puede rastrearse hasta la absurda decisión de 2006 que permite que el material residual de Port Manatee se abandone en una de las pilas de Piney Point, algo para lo que jamás se diseñaron las pilas y no debería estar permitido”.

En la conferencia de prensa del domingo, Hopes concedió: “Esto pudo resolverse hace más de dos décadas”. Dijo que el objetivo a largo plazo será vaciar por completo las tres reservas del sitio y sellarlas.

Te puede interesar: Día Mundial del Agua: En México 12 millones carecen de acceso a este recurso

La empresa propietaria de Piney Point, HRK Holdings, adquirió el sitio cuando lo abandonó Mulberry Corporation, que operó la planta de fosfato durante más de 40 años. Por lo menos desde 2003, Sarasota Herald Tribune reporta sobre el colapso de los muros. La Agencia de Protección Ambiental federal (EPA) previamente autorizó el desecho de cientos de millones de galones de agua tóxica en el Golfo de México.

Durante una reunión de la comisión de Manatee el jueves, organizada porque se hizo evidente la seriedad de la nueva grieta, ingenieros señalaron el deterioro del recubrimiento plástico de la presa.

Publicidad

“Las condiciones del recubrimiento no son particularmente buenas”; dijo durante la junta Mike Kelley, un ingeniero comisionado por HRK Holdings, según el Times. “Es viejo. Hubo problemas con la instalación. Hay un historial antiguo de problemas con el sistema de recubrimiento”.

El periódico inspeccionó los registros del sitio y encontró que los empleados documentaron pequeños agujeros o debilidades en las soldaduras de plástico por encima de la superficie en julio, octubre y diciembre del año pasado.

El domingo, DeSantis dijo que le exigirá a HRK que rindan cuentas.

The Associated Press contribuyó a este reportaje.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También puedes leer

Mundo

La retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán pondría fin a la guerra más larga en la que ha estado involucrado el país.

Opinión

La diferencia en las tasas del impuesto a la renta de cada país puede generar incentivos perversos. La discusión se centra en establecer un...

Mundo

Durante décadas, el sheriff era un popular e irredento opositor de la inmigración, pero después del cambio en el padrón electoral de Arizona, ni...

Opinión

Si México no se desarrolla en forma paralela con nuestros socios comerciales, tendremos una industria obsoleta y centrada en un mercado único para México;...

Publicidad