Contagios más rápidos y severos: por qué jóvenes brasileños mueren por Covid
Los sepultureros entierran a una víctima del Covid-19 en el cementerio municipal de Abaetetuba en el estado de Pará, Brasil, el jueves. Fotografía: Joao Paulo Guimaraes / AFP / Getty Images

Un mes después de su prematuro roce con la muerte, la infección por coronavirus de Michel Castro, ha retrocedido, pero las pesadillas persisten.

En ellos, el padre de 31 años revive las escalofriantes escenas que presenció mientras su cuerpo golpeado por Covid luchaba por sobrevivir en una unidad de cuidado intensivo de Río. El bebé de seis meses que parecía asfixiarse junto a él. El hombre que orinaba sangre después de que le fallaran los riñones. El desconcertante pitido de las máquinas advirtiendo a los médicos que otra vida estaba en juego.

“Fue una agonía. Al cerrar los ojos, Dios me perdone, pero fue como si estuviera en el infierno”, dijo Castro, un analista de sistemas y cristiano devoto que se enfermó a principios de marzo cuando Brasil se vio envuelto en el mes más mortífero de un desastre de coronavirus que ha cobrado las vidas de más de 365,000 personas.

Lee también: Lo que se sabe de la P1, la variante brasileña del coronavirus

“Vi de todo allí. Niños, adultos, jóvenes, fisicoculturistas… de todo. Todos están pasando por lo mismo”, recordó Castro, desechando la idea de que solo los ancianos estaban en peligro. “Si eres un ser humano, estás en riesgo”, dijo. “Esta enfermedad es un juego de ruleta rusa“.

Cuando el Covid llegó por primera vez a Brasil en febrero del año pasado, como en otros lugares, se consideró principalmente una amenaza para los ancianos o los enfermos. Un año después, mientras Brasil lidia con la fase más traumática de la epidemia, ha surgido una tendencia preocupante, ya que las unidades de cuidados intensivos se llenan de pacientes más jóvenes como Castro, algunos aparentemente luchando contra formas más graves de la enfermedad. También se ha informado de un número inusualmente alto de muertes infantiles, con más de mil bebés brasileños que murieron el año pasado en comparación con 43 en EU.

Los brasileños se han sentido particularmente conmocionados por el caso de Paulo Gustavo, estrella de la televisión de 42 años que pasó el último mes luchando por su vida en una UCI de Río a pesar de estar en forma y saludable. La semana pasada, la Asociación Brasileña de Medicina de Cuidados Intensivos dijo que, por primera vez, la mayoría de los pacientes de Covid en la UCI tenían menos de 40 años, un hallazgo del que se hicieron eco los médicos de primera línea.

“Estamos viendo un aumento realmente grande de pacientes jóvenes”, dijo Pedro Carvalho, un médico de cuidados intensivos del noreste del país, cuyas UCI del hospital han admitido víctimas de Covid de 27, 28, 29, 32, 33 y 34 en los últimos días. Dos eran mujeres que acababan de dar a luz. La esposa del paciente de 33 años está esperando su cuarto hijo, pero él está en diálisis y sus posibilidades de supervivencia son escasas. “Realmente se siente como si estuviéramos en el ojo del huracán y las cosas están empeorando y son más intensas“, dijo Carvalho.

Clarisse Bressan, especialista en medicina tropical que trabaja en el hospital de Covid Fiocruz, en Río, dijo que había detectado un cambio similar en las últimas tres semanas, incluido un aumento inquietante en el número de mujeres embarazadas ingresadas. “La edad promedio realmente ha bajado. Un viernes tuvimos más pacientes de 40 que de 80″.

“Los pacientes parecen estar sufriendo una enfermedad más prolongada. Se deterioran en un mayor lapso, después de 12 o 14 días en lugar de 10, y he visto a jóvenes con más síntomas”, agregó Bressan. “No necesariamente terminan con afecciones más graves, pero veo menos jóvenes completamente asintomáticos que al comienzo de la pandemia“.

Te recomendamos: La respuesta ‘genocida’ de Bolsonaro causó la catástrofe brasileña, dice Dilma Rousseff

No hay claridad en cuanto a la explicación del cambio generacional, aunque algunos sospechan que una nueva variante altamente transmisible vinculada a la Amazonía brasileña puede ser en parte culpable. “Está claramente conectado con la variante P1”, dijo Marcos Boulos, un especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Sao Paulo que cree que el virus ahora se está propagando más rápido y afectando más a los jóvenes.

Boulos dijo que la vacunación de los brasileños mayores explica en parte la creciente proporción de pacientes más jóvenes en la UCI. “Pero no hay duda de que los jóvenes se están viendo [físicamente] más afectados por esta nueva variante. Es incuestionable”.

“A veces… estos jóvenes mueren después de unas pocas horas o días con enfermedades muy agudas y graves, y no encontrarás ninguna comorbilidad o factor que explique por qué. Es dramático”, agregó Boulos, señalando sospechas similares de que la variante sudafricana podría estar afectando más a los jóvenes.

Bressan sospecha que presuntos factores de comportamiento están en juego, puesto que los brasileños más jóvenes están más propensos a frecuentar lugares donde podrían estar expuestos a mayores dosis del virus, con mayor frecuencia. “Son los más jóvenes los que van a trabajar, a fiestas, restaurantes y clubes nocturnos”, dijo Bressan, y agregó que muchos de los pacientes que estaba viendo ahora en sus 40 eran trabajadoras domésticas, limpiadores, minoristas y camareros. “Personas que tienen que salir de casa para trabajar”.

Castro no tiene idea de qué variante lo llevó como víctima a un hospital en las afueras del norte de Río el mes pasado, con una temperatura rabiosa y un sistema respiratorio al borde del colapso. “Mis pulmones estaban totalmente negros”, dijo, recordando cómo un médico le dijo que era un milagro que hubiera llegado allí. “Deberías estar ahogándote “, dijo el médico cuando llevaron a Castro a una UCI improvisada.

“Es aterrador”, dijo sobre lo que vio dentro. “Es como esas películas de guerra en las que ves un almacén lleno de personas heridas y dices: ‘No, esto es solo una escena de una película: The Walking Dead’. Solo que es de verdad. Esto está sucediendo”.

Después de una noche sin dormir, Castro fue trasladado a una unidad especializada de Covid donde estuvo a punto de morir. Sus niveles de oxígeno se desplomaron y sufrió una serie de paros cardíacos, con su frecuencia disparándose hasta 140 latidos por minuto y que luego bajó a 40.

“Recuerdo haber sentido algo tan extraño que nunca había sentido. Sentí tanto frío, tanto dolor. Me dolía mucho el pecho. Estaba tosiendo mucho. Todo dolía. Y luego, de repente, todo se detuvo. La sensación que tenía era que me iba a morir. Ya no sentí miedo. No sentí dolor. No sentí el frío. Dejé de sentirlo todo… era como si mi cuerpo se hubiera apagado… sentí que estaba muerto”.

Más de 66,000 brasileños perdieron la vida el mes pasado y se espera que hasta 100,000 mueran en abril, siendo su país el epicentro mundial de la pandemia. Pero de alguna manera Castro sobrevivió, la inflamación y la infección desaparecieron repentinamente durante los siguientes cuatro días antes de que se le permitiera regresar a su casa en la favela de Chatuba.

No te pierdas: Por primera vez muertes superan nacimientos en la región más poblada de Brasil

“Amigo, esto es un milagro”, recordó Castro que le dijo su médico cuando lo dieron de alta en los brazos de su feliz esposa y su hijo de 20 meses, Arthur. “Tus pulmones están muy dañados, pero has vencido la enfermedad”.

Un mes después, Castro dijo que todavía sufre ataques de pánico y fatiga ocasionales y que está volviendo a aprender a respirar, caminar y comer. Una amiga de la infancia también estaba luchando por recuperarse después de que la desconectaran un ventilador. Estaba tan débil que usaba un andador para moverse. “Hablamos de alguien de unos 20 años, que hace ejercicio, come bien … y no tiene ningún problema de salud importante y ahora está tan débil como una mujer de 90 años“.

Castro, quien cree que fue infectado en una pequeña reunión familiar, dijo que esperaba que contar su historia convenciera a otros jóvenes brasileños de correr menos riesgos.

Al contrario de lo que dicen, esta enfermedad es extremadamente agresiva. Ataca a los jóvenes”, dijo. “Quizás contigo no sea tan agresivo, quizás no sentirás nada. Pero la persona a tu lado, tu amigo, tu papá, tu mamá, tu tío, tu tía, tal vez nunca regrese a casa”.