Síguenos

 

Mundo

El estallido entre Israel y Palestina tomó desprevenida a la administración de Biden

Análisis: la Casa Blanca está jugando a ganar tiempo y necesita decidir rápidamente cómo lidiar con el legado de Trump de apoyo inquebrantable a Netanyahu.

biden Joe Biden
El presidente de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden. Foto: ETIENNE LAURENT/EFE.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Joe Biden asumió como presidente de Estados Unidos pensando que podía dejar el asunto entre Israel y Palestina en un segundo plano para enfocarse en otros temas más importantes. Pero eso no resultó bien. 

El recrudecimiento de la violencia tomó a la nueva administración dando un paso atrás, con poco personal y sin un enfoque claramente definido. 

Ni siquiera hay un nominado para el puesto de embajador de Estados Unidos en Israel. Ante los pedidos de una declaración conjunta del Consejo de Seguridad de la ONU el martes, Estados Unidos se resistió y buscó ganar tiempo. Sin embargo, tratar de eludir el papel mediador tradicional de Estados Unidos ya no parece una opción viable. 

Te recomendamos: Fotogalería: Violencia marca el enfrentamiento entre Israel y Palestina

Hasta ahora, el enfoque ha sido descrito como “no intervención”, pero Khaled Elgindy, investigador principal del Middle East Institute, sostiene que implica una neutralidad de la que carece la realidad. 

Están más que involucrados. Simplemente no están involucrados en la parte que tiene que ver con la mitigación del conflicto”, dijo Elgindy, señalando el apoyo anual de 3,800 millones de dólares al ejército israelí y el movimiento de bloqueo en el Consejo de Seguridad. 

“Así que no es que no se metan. Son bastante prácticos, pero no de la manera necesaria para mejorar las cosas, porque eso requeriría presionar a Israel y eso es un anatema para esta administración”. 

La administración Trump destrozó el papel mediador de Estados Unidos al adoptar una política de apoyo incondicional a Benjamin Netanyahu y de hostilidad hacia los palestinos. Su principal logro en política exterior, los Acuerdos de Abraham, que avanzaron hacia la normalización de las relaciones entre Israel y algunas monarquías del Golfo, fue un intento de dejar de lado la difícil situación de los palestinos como un tema insoluble. La Casa Blanca de Trump vio la enfática derrota palestina y el abandono de la causa palestina en el Golfo como la solución al conflicto. Trump escapó de las consecuencias de esa política, que ahora asedian a su sucesor. 

“Resulta que la estrategia de que algunos emires ricos publiquen sus selfies en Tel Aviv no traerá la paz a Israel-Palestina“, escribió en Twitter el asesor de política exterior del senador Bernie Sanders, Matt Duss. 

Te puede interesar: El mundo busca frenar escalada de violencia en el conflicto entre Israel y Palestina

Biden ha revertido algunos de los pasos más radicales de Trump, como restaurar la financiación estadounidense para los palestinos y reanudar los contactos diplomáticos con los funcionarios palestinos, pero persisten otras políticas de Trump, como el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén. La administración también se ha mostrado tímida sobre un regreso a las referencias oficiales anteriores a Trump a los territorios ocupados. 

La última escalada de violencia demuestra la locura de tratar de marginar este conflicto: una locura para Israel, para sus nuevos socios árabes y para la administración Biden-Harris“, dijo Tamara Cofman Wittes, exfuncionaria del Departamento de Estado, ahora miembro principal de Brookings Institución. 

“Es posible que todos prefieran centrarse en la cooperación tras de lo que ven como prioridades más altas. Pero la crisis actual amenaza con derrocar ese frágil consenso y desviar la atención de la nueva administración de otros objetivos de política exterior“. 

Ese enfoque discreto no solo ha sido dictado por fracasos pasados, la dificultad del problema y el deseo de conservar recursos diplomáticos para otros asuntos. Biden también tiene que mantener un equilibrio político en casa, donde Trump puso el listón alto para apoyar a Israel y donde su propio partido está dividido. 

Sin embargo, la inacción percibida del presidente es ahora un punto focal para la creciente insatisfacción. 

No te pierdas: Conflicto israelí-palestino: bombardeos en Gaza elevan a 48 los muertos, 14 eran niños

“En este momento, es fundamental que la administración Biden participe de manera proactiva para asegurar un alto el fuego inmediato y presionar a todas las partes para que disminuyan“, dijo el lobby judío estadounidense liberal, J Street, en un comunicado. “Con vidas en juego, nuestro gobierno puede y debe hacer más”. 

Ahora, quedarse de brazos cruzados ya no es una opción, la batalla dentro del Partido Demócrata está en marcha para guiar el camino que toma la administración ahora. 

“Era absolutamente comprensible para ellos no querer priorizar en ello, pero este tema tiene una forma de priorizarse a sí mismo en momentos inconvenientes. Lo que comienza en Jerusalén no se queda allí”, dijo un importante asesor del Congreso demócrata. 

El asesor agregó: “Si quieres volver a colocar los derechos humanos en la agenda de la política exterior de Estados Unidos, no lo pones simplemente donde sea fácil. Incluso Trump lo hizo donde era fácil. Si quieres ser realmente creíble, tienes que hacerlo donde sea más difícil”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

La ofensiva aérea responde al lanzamiento de globos incendiarios en señal de protesta por la celebración del "Desfile de las Banderas".

Mundo

El abogado Ken Salazar ha sido fiscal, senador y secretario del Interior.

Listas

Joe Biden y Vladimir Putin se reunirán en Ginebra, Suiza, en el peor momento de las relaciones bilaterales.

Actualidad

Desde la solicitud de extradición del escritor #AndrésRoemer hasta el enfrentamiento entre Miguel Ángel Riquelme y Manuel Bartlett por colapso de mina en Múzquiz,...

Publicidad