Régimen talibán busca diálogo y promete reconciliación entre afganos
Foto: EFE

Responsables talibanes, que se comprometieron a perdonar a sus adversarios, se reunieron este miércoles con el ex presidente afgano Hamid Karzai, en conversaciones que recibieron el apoyo de su sucesor Ashraf Ghani, quien desde Emiratos Árabes Unidos expresó su deseo de regresar a Afganistán.

“Por ahora estoy en Emiratos para evitar el baño de sangre y el caos”, dijo Ghani en un video en Facebook, tras abandonar Kabul el domingo. “Estoy en negociaciones para volver a Afganistán”, aseguró.

Los talibanes, que buscan formar un gobierno, “dijeron que perdonarían a todos los antiguos responsables gubernamentales, por lo que no era necesario que nadie abandone el país”, indicó el grupo de vigilancia de sitios islamistas SITE.

Los nuevos gobernantes de Afganistán difundieron por su parte imágenes del expresidente Karzai con Anas Haqqani, uno de los negociadores de su movimiento. Según SITE, también se reunieron con el ex vicepresidente Abdullah Abdullah.

El martes, el mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador de los talibanes y llamado a ostentar responsabilidades, regresó desde Catar y fue recibido por una multitud al aterrizar en Kandahar al sur del país.

Mientras tanto, la vida empieza a recuperar su pulso en Kabul, pese al miedo. La tranquilidad reinaba el miércoles en la capital afgana, donde la mayoría de administraciones y comercios estaban cerrados por una importante fiesta religiosa.

Muchos afganos continuaban congregándose frente a las embajadas, a raíz de los rumores sobre la posibilidad de obtener un visado o el asilo pese a los intentos talibanes de intentar tranquilizar a la comunidad internacional el martes durante la primera rueda de prensa que dieron en Kabul, tras haber tomado el poder.

Prometieron obrar en favor de la reconciliación, no vengarse de sus opositores y respetar los derechos de las mujeres, pero los países occidentales advirtieron que los juzgarán “por sus actos”.

El mundo recuerda su funesto historial en materia de derechos humanos cuando gobernaban entre 1996 y 2001 y se alarma de las imágenes de los miles de afganos que intentan huir a través del aeropuerto.

“Quienes están en la oposición son perdonados totalmente”, aseguro el portavoz talibán Zabihullah Mujahid. “No buscaremos venganza”, afirmó este hombre, que mostró su rostro por primera vez en años, desde que se convirtió en vocero.

Pero su mensaje no tranquilizó a los principales interesados. 

“Estoy buscando desesperadamente la forma de irme. Los talibanes odian a quienes han trabajado para otras organizaciones”, decía un trabajador humanitario afgano de 30 años que colaboró con una ONG alemana.

En la ciudad de Jalalabad (este), los talibanes dispararon al aire cuando los habitantes protestaron contra el remplazo de la bandera afgana por la del movimiento extremista, según un medio local.