El hombre que amenazó con estallar una bomba cerca del Capitolio se entrega a policía de EU
El recinto del Capitolio está bajo fuertes medidas de seguridad desde un mortal asalto el 6 de enero por parte de partidarios del expresidente republicano Donald Trump. Foto: Michael Reynolds/EFE.

AFP.- El hombre que amenazó con detonar explosivos cerca del Capitolio en Washington, sede del Congreso de Estados Unidos, se entregó el jueves por la tarde “sin incidentes”, informó la policía luego de horas de negociaciones. 

“Salió del vehículo y se rindió, y las unidades tácticas que estaban cerca lo detuvieron sin incidentes”, dijo el jefe de policía del Capitolio, Thomas Manger, en una conferencia de prensa.

Por la mañana de este 19 de agosto, un vehículo sospechoso cerca del edificio del Capitolio de Estados Unidos y la Biblioteca del Congreso, en Washington, detonó una investigación por posibles explosivos.

La Policía del Capitolio de Estados Unidos “está movilizándose por un vehículo sospechoso cerca de la Biblioteca del Congreso”, informó la institución en Twitter. “Se trata de una investigación activa de amenaza de bomba”. 

El FBI informó que también se unió a la investigación.

Tanto el Senado como la Cámara de Representantes están actualmente en receso, pero el personal está trabajando en el complejo del Capitolio.

Las fuerzas del orden no han confirmado esta última información, pero llaman a la gente a evitar la zona alrededor de la Biblioteca del Congreso, que está frente al Capitolio -sede del Congreso-, del otro lado de una calle y un parque. 

La sede principal de la Biblioteca del Congreso fue evacuada, al igual que un edifico de oficinas del Senado, según medios. También se reportó que fue evacuada la sede del Partido Republicano, que está en el vecindario.

El recinto del Capitolio está bajo fuertes medidas de seguridad desde un mortal asalto el 6 de enero por parte de partidarios del expresidente republicano Donald Trump.

El 2 de abril, un agente de policía murió y otro resultó herido cuando un joven embistió con su coche un puesto de control que protegía la entrada, antes de ser abatido.