Con el Título 42 es como si Quédate en México no se hubiera suspendido, advierte ONG
Foto: Facebook / The Sidewalk School

El martes en la noche se supo que la Corte Suprema de Estados Unidos ordenó a la administración de Joe Biden que volviera a operar el polémico programa conocido como Quédate en México (MPP, por sus siglas en inglés), que obligaba a los solicitantes de asilo indocumentados del sur de la frontera a permanecer en México mientras un juzgado de migración resolvía sus peticiones.

Pero en la organización sin fines de lucro de Reynosa que atiende a migrantes ahí varados The Sidewalk School apenas se va a notar. “Es como si el MPP no hubiera terminado”, explica a La-Lista el director, Víctor Cavazos. 

Cavazos lo dice porque es cierto que desde enero, Biden eliminó esta política migratoria que heredó de la era del expresidente Donald Trump. Pero EU sigue sin dejar que la mayoría de inmigrantes pidan asilo bajo el Título 42, un apartado de una ley de salud pública que le permite mantener la frontera cerrada para evitar una mayor dispersión del SARS-CoV-2. Esta medida, también polémica, es otro de los legados de su antecesor.

La decisión de la máxima corte de EU, de tendencia conservadora, resuelve un recurso que interpuso el gobierno federal para evitar que una sentencia de una corte de distrito en Texas tuviera efectos. La orden de la corte texana precisamente obliga a la administración de Biden a que opere el MPP.

Es una gran victoria para nuestro estado, para nuestra nación y para la seguridad y protección de nuestras comunidades”, celebró el gobernador de Texas, Greg Abott, en un comunicado. Sin aportar pruebas, añadió: “La derogación partidista de esta política que hizo el presidente Biden ha ayudado a la ola récord de migrantes ilegales (…) y ha beneficiado a los cárteles y a los criminales peligrosos a expensas de los texanos”. 

El Departamento del Interior de EU “lamentó” la decisión de la Suprema Corte y, a pesar de que la seguirá apelando vía judicial, “cumplirá la orden de buena fe”, aseguró en un comunicado del 24 de agosto. Para ello, informó que ya empezó las discusiones con el Gobierno de México.

La Cancillería no se posicionó ante el fallo de la Corte Suprema y aseguró que su decisión no afecta a México, “porque su política migratoria se diseña y ejecuta de manera soberana”, explicó el Jefe de la Unidad para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Roberto Velasco. Ambos gobiernos ahora entablarán diálogos para resolver cómo gestionar los flujos migratorios en la frontera que comparten.

Sin claridad sobre quién entra

The Sidewalk School ofrece educación a los niños que se encuentran en el campamento de Reynosa. Abrió en febrero de este año y hay unas 2,000 personas esperando poder entrar en EU. Según Cavazos, al día solo dejan pasar unos 50 y porque se trata de casos excepcionales que cuentan con el apoyo de abogados.

La única diferencia es que a lo mejor pedirán a la gente que se registre”, explica el director de la organización, especulando qué cambios podrán notar a partir de la reinstalación del MPP. “Antes (de la pandemia), se presentaban en el puente y empezaban su caso: les daban cita en una corte (de EU) y esperaban en México. Pero eso se paró cuando empezó el covid”, añade.

El programa se suspendió porque en marzo de 2020, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés) emitió una orden bajo el Título 42 mediante la cual se prohíbe la entrada a ese país de personas sin autorización. Desde entonces y hasta julio de 2021, bajo esa ley, EU ha deportado a 1,069,777 personas. En comparación, durante toda la vigencia del MPP, de febrero de 2019 a enero de 2021, se procesó a 71,038, que tuvieron que esperar en México. De estos, 27,236 siguen pendientes de resolución.

El gobierno de EU explica que el alto número de expulsiones que ha habido durante la pandemia llevó a que más inmigrantes de lo normal intenten repetidas veces cruzar la frontera. De este modo, en julio de 2021 se registró un número récord de aprehensiones en el sur de EU (212,672), pero el total de individuos únicos detenidos fue de 154,288. En tanto, otra cifra récord se dio en el caso de niños no acompañados en la frontera, en total 19,000

Los menores no acompañados son de las pocas excepciones por las que se dejan pasar a los migrantes en EU, explican organizaciones que trabajan con ellos. Según el Departamento de Seguridad Interior, en el 80% de los casos, algún familiar los espera en EU. En marzo de 2021, había más de 5,700 menores no acompañados en la estaciones de la patrulla fronteriza. En junio, 514. 

No hay una política general para todos, sino que la aplican a diferentes poblaciones en función del área que cruzan”, explicó a La-Lista Matt Levin, estratega de la organización American Civil Liberties Union (ACLU), en una entrevista el 18 de agosto. De hecho, el Departamento de Seguridad Interior de EU ya ha dicho que las excepciones a las expulsiones automáticas se evalúan caso por caso. El regreso del MPP lo va a complicar más. 

La ACLU es una de las organizaciones que ha litigado las políticas antimigratorias del expresidente Trump y ahora, de Biden. El caso que ahora tienen activo en las cortes es la impugnación de la aplicación del Título 42, por considerarlo ilegal. Según Levin, bajo ese régimen no solo se expulsan migrantes en la frontera terrestre de EU, sino que desde el 5 de agosto, como informó Reuters, se están operando vuelos al sur de México para deportarlos. La Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana no se ha pronunciado al respecto del tema. 

Además, el 30 de julio, el departamento de Seguridad Interior de EU informó que empezaría a realizar deportaciones exprés vía aérea de las familias que no se pueden expulsar bajo el Título 42, pero que no cumplen los requisitos legales para estar en ese país.

Levin comentó que si las familias no piden asilo o no le dicen a la patrulla que tienen miedo de regresar a sus países de origen, pueden regresarlos sin más proceso legal. “Nos preocupa mucho porque eso deja en manos de los agentes mucho poder”, dijo, aunque tampoco han observado consistencia de esta política en todos los puertos de entrada. “Creemos que no se debe aplicar contra nadie esta ley porque no les dan (a los inmigrantes) el suficiente debido proceso”, agregó. 

Cubrebocas especiales para la graduación de la generación 2020. Foto: Facebook / The Sidewalk School

Pocas esperanzas de cambio

Mientras, The Sidewalk School sigue con sus planes para atender a los migrantes en Reynosa. Ahora se asociaron con la Casa del Migrante Senda de Vida para abrir un centro para aislar a quienes hayan dado positivo de Covid-19, con capacidad para 200 personas. La última vez que hicieron pruebas PCR de forma masiva en el campamento donde se alojan, de un grupo de 300, el 12% resultó infectado.

Ya habían tenido un centro para quienes dieran positivo a la prueba pero en julio de 2021, lo asaltaron. “Un grupo vestido de policías nos quiso extorsionar. Entraron, asustaron a la gente y nos robaron”, explica Cavazos. Con ello, muestra una de las críticas que se han hecho al MPP: pone en riesgo a los migrantes mientras esperan en México.

“Entiendo que el covid es algo muy serio y no se pueden abrir las puertas para dejar que todo el mundo cruce. Pero sí hay maneras para apoyar a la migración”, asegura Cavazos. Para él, la solución no solo está en manos de EU. “El gobierno de México debería tener un albergue en Reynosa”, añade.

Estudiantes de The Sidewalk School. Foto: Facebook / The Sidewalk School