Comisión del Senado de Brasil pide procesar a Bolsonaro por su manejo de la pandemia
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

AFP.- Jair Bolsonaro debe ser acusado de crímenes de lesa humanidad por su gestión de la pandemia. A esa conclusión llegó una comisión del Senado de Brasil, que aprobó el martes un informe que recomienda inculpar a Jair Bolsonaro y además pidió suspender el acceso del presidente a sus cuentas en redes sociales por citar información falsa sobre covid.

Siete de los 11 senadores responsables de investigar la gestión del gobierno avalaron el texto presentado por el senador Renan Calheiros la semana pasada, y que también pedía inculpar a otras 77 personas, entre ellas varios ministros y exministros, tres hijos del mandatario y dos empresas.

Luego de seis meses de sesiones en una sala del Senado en Brasilia analizando las acciones y omisiones del gobierno, la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) aprobó el informe que recomienda inculpar al mandatario de una decena de delitos, entre ellos “crímenes contra la humanidad”, favorecer una epidemia que resultó en muerte y “charlatanismo”.

Al terminar la votación, los senadores dedicaron un minuto de silencio en homenaje a los más de 600 mil muertos por Covid-19 en Brasil. 

Desde el inicio de la emergencia sanitaria, Bolsonaro minimizó la pandemia, defendió medicamentos como la hidroxicloroquina y levantó dudas sobre la eficacia de las vacunas.

En un principio, los senadores hurgaron en las responsabilidades por la grave escasez de oxígeno que provocó la muerte de decenas pacientes por asfixia en Manaos, pero luego se adentraron en irregularidades como el “deliberado atraso del gobierno para comprar vacunas” o la existencia de un “gabinete paralelo” de médicos que asesoraba al mandatario.

También levantaron sospechas de corrupción en la compra –no realizada– de la vacuna india Covaxin, que le valió a Bolsonaro la apertura de una investigación judicial por “prevaricación” al no haber denunciado el caso.

E investigaron las conexiones entre el gobierno y las operadoras privadas de salud. Ahí saltó el escándalo de Prevent Senior, una operadora para la tercera edad señalada de usar a pacientes como “cobayas humanas” para probar medicamentos ineficaces sin su consentimiento y de maquillar el número de muertos por coronavirus.

Se trata de un “informe político, sin base jurídica (…) El mayor escándalo es una compra de vacunas que no fue realizada“, reaccionó el senador Flavio Bolsonaro, uno de los hijos del presidente, también acusado en el informe.

Bolsonaro es un “serial killer”

La responsabilidad de la pandemia “es de mucha gente, hay muchos acusados, pero es principalmente del presidente, ese ‘serial killer‘, que tiene obsesión por la muerte”, declaró Calheiros. 

La CPI no tiene el poder de hacer denuncias formales. Pero el informe, que incluye decenas de testimonios, será enviado a diferentes órganos como la fiscalía general o la corte internacional para que pueden formular cargos.

Aunque podría traerle consecuencias políticas y judiciales graves, analistas coinciden en que su impacto a corto plazo será “simbólico”, porque Bolsonaro aún tiene apoyo suficiente en el Congreso para evitar un ‘impeachment‘ y ven poco probable que el fiscal general resuelva imputarlo.

La popularidad del mandatario, que asegura que no tiene “culpa de nada”, se encuentra en su nivel más bajo desde que asumió la presidencia en 2019, debido a la pandemia pero también a la crisis económica, y las encuestas para 2022 lo muestran detrás del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva.

Bolsonaro sin Facebook, Instagram, Youtube y Twitter

Los senadores de la comisión solicitaron además al Supremo Tribunal Federal (STF) y a la fiscalía general suspender el acceso de Bolsonaro a sus cuentas de Facebook, Instagram, Youtube y Twitter, luego de que el jueves mencionara en vivo información falsa sobre el coronavirus.

En la transmisión, Bolsonaro citó una noticia falsa sobre unos supuestos informes oficiales del gobierno británico que “sugieren” que las personas totalmente vacunadas desarrollan la enfermedad del Sida “mucho más rápidamente de lo previsto”.

El video fue retirado de Facebook, Instagram y Youtube. La plataforma de videos suspendió el canal de Bolsonaro por una semana.

La difusión de noticias falsas es otro delito que se le atribuye al mandatario en el informe.

En agosto, el STF decidió investigarlo por crímenes de “calumnia” e “incitación al crimen” por causas relacionadas con sus cuestionamientos sin pruebas del sistema de votación electrónica en Brasil, entre otras.

El politólogo Mauricio Santoro ve improbable que el pedido de este martes prospere. “Soy escéptico. Si nos basamos en el caso (de Donald) Trump, tendríamos que ver algo muy grave, como la invasión del Capitolio, para que algo así ocurriera”, declaró Santoro, en alusión a la decisión de Twitter y Facebook de excluir al exmandatario estadounidense de sus redes tras esos disturbios.