Vinculan al primer ministro de Haití con uno de los sospechosos del asesinato del presidente
El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado en julio pasado. Foto: Facebook / jovenelmoise

El presidente de Haití Jovenel Moïse fue asesinado por hombres armados en julio pasado. Tras el magnicidio, Ariel Henry, neurocirujano de 72 años, asumió el liderazgo del gobierno del país y prometió investigar el homicidio, pero nuevas pruebas indican que él podría tener un vínculo estrecho con el principal sospechoso del asesinato.

De acuerdo con un reportaje del New York Times, que tuvo acceso a registros telefónicos y entrevistas con funcionarios haitianos y uno de los sospechosos del crimen, Henry estuvo en comunicación telefónica –antes y después del asesinato– con Joseph Felix Badio, exfuncionario del Ministerio de Justicia y acusado de ordenar el asesinato de Moïse.

Además de las llamadas telefónicas, Badio visitó dos veces a Henry en su residencia oficial. Según las declaraciones de dos funcionarios haitianos, las visitas ocurrieron en la noche y el exfuncionario ingresó sin que los guardias le impidieran el acceso, a pesar de estar prófugo.

Pese a los registros telefónicos, un portavoz de Henry negó la comunicación con Badio después del asesinato, así como la relación con el sospechoso.

“No está claro si Henry, quien ahora es el primer ministro del país, hizo algo para ayudar a los sospechosos, la mayoría de los cuales fueron finalmente capturados o murieron abatidos por la policía”, se lee en el reportaje.

La relación de confianza entre Badio y Henry fue confirmada por Rodolphe Jaar, empresario haitiano que admitió haber financiado el complot contra Moïse y fue detenido el viernes en República Dominicana. En entrevista para el New York Times relató que Badio le comentó que el actual primer ministro sería un aliado útil después de que el presidente fuera derrocado.

“Es mi buen amigo, lo tengo totalmente controlado”, contó Jaar que le comentó Badio, quien presuntamente pidió ayuda a Henry para escapar tras el asesinato.

Jaar aseguró que pensó que el objetivo del complot era deponer a Moïse, no matarlo. Dijo desconoces por qué cambió el plan.