Ucrania: Hallan casi 200 cuerpos en el sótano de un edificio bombardeado en Mariúpol
Imagen de la ciudad ucraniana Mariúpol. Foto: EFE.

El asesor del alcalde de la ciudad de Mariúpol, en Ucrania, que quedó bajo control de las tropas rusas tras la salida de los últimos defensores de la acería Azovstal, informó hoy del hallazgo de casi 200 cuerpos en estado de descomposición bajo los escombros en uno de los sótanos de la ciudad portuaria.

“Durante el desescombro de un edificio de varias plantas cerca de la estación suburbana (…) en el sótano se encontraron unos 200 cadáveres bajo los escombros con un alto grado de descomposición“, escribió Petró Andryushchenko en un mensaje en Telegram, que recogió la agencia Unian.

Agregó que “debido a la negativa de la población local a recoger y embalar los cuerpos de los muertos, el Ministerio de Situaciones de Emergencia ruso abandonó el lugar“.

De esta manera, los casi 200 cuerpos hallados en Mariúpol permanecen en el lugar y debido a los escombros parcialmente retirados “el hedor se siente en casi todo el barrio”, dijo.

Señaló, además, que el traslado para el reentierro de los cuerpos enterrados previamente en los patios de los edificios ha quedado prácticamente detenido debido a las normas para el entierro y la exhumación introducidas por la “corporación estatal” de Donetsk en el marco del “llamado ‘ritual'”.

Así, “para un reentierro ‘oficial’ gratuito, hay que hacer cola, llevar por su cuenta el cuerpo del difunto a la ‘morgue’, declarar que el cadáver acaba de ser encontrado o acceder a grabar un vídeo en el que el solicitante dice que fue asesinado por el ejército ucraniano”, explicó.

“Debido a tales condiciones, una gran cantidad de cadáveres fueron empaquetados en una morgue improvisada” en la calle, agrega y alude a las fotos que acompañan su mensaje.

Agregó que “la ciudad se ha convertido en un gran cementerio”, tras el hallazgo de los cuerpos en Mariúpol.

Andryushchenko llamó ayer a evacuar a los residentes ante el riesgo de una epidemia por la lluvia, los cuerpos en descomposición y la falta de agua potable y advirtió de que “las consecuencias de convertir Mariúpol en un gueto serán catastróficas”.

“Los desagües pluviales y las alcantarillas obstruidas hacen que el agua de lluvia, junto con escombros, los efectos de la putrefacción y el veneno de la descomposición de los cadáveres, se extienda por toda la ciudad”, precisó.

Con información de EFE.