¿Por qué carajo? La popularidad del presidente