La jornada electoral inicia en

La reforma eléctrica pone a prueba a la alianza del PAN-PRI-PRD
Foto: Twitter / PRI Nacional

Los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), coaligados en la alianza Va Por México, se pondrán a prueba en los siguientes días, cuando la Cámara de Diputados inicie la discusión de la reforma eléctrica.

En septiembre del 2021 el presidente Andrés Manuel López Obrador envió a la Cámara de Diputados una iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica, pero esta es la primera ocasión que Morena no cuenta con los números para aprobarla. Si lo quiere hacer, deberá negociar 57 votos con la alianza Va Por México, que, de inicio, ya expresó su rechazo a la propuesta.

Para hacer una reforma a la constitución se necesitan 334 votos a favor en la Cámara de Diputados, pero Morena y sus aliados —el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido del Trabajo (PT)— solo cuentan con 277. Esto debido a que en las elecciones intermedias del año pasado la alianza Va Por México extendió su presencia en la Cámara de Diputados, en total se quedó con 199 curules. Además, Movimiento Ciudadano tiene 24 legisladores.

El PAN, PRI y PRD ya anunciaron que están en contra de la reforma. La principal crítica a la iniciativa enviada por el presidente López Obrador es que se entrega el 57% del mercado eléctrico a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), mientras el resto lo compartirá la iniciativa privada.

No solo los partidos políticos de oposición se oponen a esta iniciativa, también organizaciones expertas como el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y México Evalúa cuestionan que si la CFE controla más de la mitad del mercado eléctrico, este recurso se encarecerá por la falta de oferta.

En este contexto los líderes nacionales del PAN, PRI y PRD ofrecieron una conferencia de prensa este lunes, donde anunciaron su voto en contra de la iniciativa presidencial y presentaron una contrarreforma. En su propuesta se fortalece económicamente a la CFE, pero también le dan autonomía a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), institución encargada de fomentar la competencia entre compañías para reducir los precios de la luz.

“Hemos definido votar en contra de la ‘ley Bartlett’, hemos decidido votar en contra de esta destructiva y regresiva reforma eléctrica“, anunció Marko Cortés, presidente nacional del PAN, en la conferencia de prensa conjunta.

Antes de que se renovara la Cámara de Diputados en 2021, Morena y sus aliados contaban con 330 votos a favor asegurados para sus reformas constitucionales.

Así logró aprobar iniciativas para impulsar la revocación de mandato, en materia de fuero presidencial, la creación de la Guardia Nacional, elevar a rango constitucional los programas sociales del gobierno, entre otros proyectos clave del presidente.

Va por México frente a la reforma eléctrica

Luego de las elecciones del 6 de junio del 2021, la coalición Va Por México aseguró que se mantendría unida para impedir que Morena apruebe reformas que, desde su perspectiva, sean dañinas para los mexicanos.

Sin embargo, en las últimas semanas ha habido especulaciones sobre si la alianza Va Por México se mantendrá firme o algunos legisladores se sumarán a Morena. El presidente López Obrador es quien ha sembrado las dudas, ya que desde Palacio Nacional ha hecho varios llamados para que los legisladores priistas y panistas se “rebelen” y voten a favor.

Los señalamientos han caído especialmente sobre el PRI, aunque su líder nacional, Alejandro Moreno, dijo que su partido estará unido. “Durante meses el grupo en el poder ha esparcido que las y los legisladores del PRI somos susceptibles de ser amenazado, de ser comprados o de traicionar nuestras convicciones. Rachazamos tajantemente y categóricamente semejantes afirmaciones”, expresó Moreno el pasado lunes 4 de abril.

Especialistas consultados por La-Lista opinaron que por ahora la alianza Va Por México se mantiene firme, pero el poder negociador de Morena y otros factores externos, como la consulta de revocación de mandato, podrían influir en la postura de la alianza.

Víctor Alarcón, experto en partidos políticos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), consideró que la alianza cumplirá con su cometido de mantenerse unida contra la reforma eléctrica porque les reditúa electoralmente.

“De momento es una alianza que les reditúa electoralmente, la reforma eléctrica es uno de los pocos puntos de cohesión e identidad que la oposición tiene en estos momentos”, expresó Alarcón. “La alianza se mantiene por la imagen y la certidumbre que presenta frente a los inversionistas extranjeros”.

La votación de la reforma eléctrica se llevará a cabo en medio de elecciones en seis estados donde se renovarán gubernaturas. Ese es un factor a tomar por Alarcón, quien considera que la defensa de la reforma eléctrica podría ser uno de los argumentos del bloque opositor para ganar votos.

“Aunque cada estado tiene sus propias agendas, el tema de la reforma eléctrica sigue siendo un elemento poderoso para que la coalición, en las diversas campañas, ofrezca un marco de resistencia y oposición al presidente”, indicó Alarcón.

Si bien el grupo parlamentario de Morena impulsa que sea en plena Semana Santa cuando se discuta la reforma eléctrica, Va por México propone que el debate se retome hasta después de las elecciones de este año. Este jueves la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados tendrá una reunión en la que definirá la fecha de la discusión.

Fernando Dworak, analista de temas legislativos, coincide en que el mejor momento para debatir la reforma eléctrica sería después de las elecciones para que pudiera tener un consenso amplio y estuviera mejor discutida.

A diferencia de Alarcón, el experto de la UAM, Dworak no tiene tan claro que la alianza del PAN, PRI y PRD se mantenga firme en su voto negativo a la reforma eléctrica, especialmente después del resultado que pueda arrojar el ejercicio de revocación de mandato fechado para el próximo domingo 10 de abril.

“Si el presidente sale fuerte en el ejercicio de revocación puede incluso utilizar eso para ejercer una gran presión contra la oposición y tratar de quebrarla”, pronostica el especialista. Si no hay una gran participación en la revocación de mandato “el presidente no tendría suficientemente fuerza moral y no tendría la capacidad de romper la alianza de la oposición. En ese caso vamos a tener un escenario de reforma eléctrica ya pasadas las elecciones”.

Síguenos en

Google News
Flipboard