Síguenos

 

Política

México quiere poner orden en el mercado del litio y este será el primer paso

En entrevista para La-Lista, Alejandro Armenta, presidente de la Comisión de Hacienda en el Senado, detalla sus planes sobre la creación de un Instituto Nacional del Litio.

minería
Desde el Senado, Morena quiere nacionalizar el litio a manera del petróleo. Foto: Senado

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

En el litio está el futuro de la energía y también de la movilidad. México tiene opciones, aparentemente, de incursionar en un mercado dominado mundialmente por Australia y regionalmente por el cono sur: Bolivia, Argentina y Chile tras el descubrimiento en 2019 del yacimiento considerado el más grande del mundo de este mineral, utilizado principalmente para la elaboración de baterías para dispositivos electrónicos y especialmente las que utilizan los vehículos eléctricos.

Aunque la meta, desde la perspectiva del gobierno, es que eso deje de ser una aspiración basada en información de empresas privadas, que cuentan por ahora con concesiones para la exploración del mineral en territorio nacional, y se convierta en una realidad. “No podemos sentarnos a negociar con una empresa sin tener elementos propios. Que ellos sean la fuente con la que entremos a una negociación”, defiende Alejandro Armenta, presidente de la Comisión de Hacienda en el Senado.

Por ello, el pasado lunes anunció que alista una iniciativa para la creación de un Instituto Nacional del Litio.

Te recomendamos: Los expertos exigen el reciclaje obligatorio de los productos que contienen metales raros

“El ideal del propósito legislativo es tener el Instituto Nacional del Litio, pero si empezamos con una dirección, un área, una coordinación, cualquier esfuerzo para agrupar recursos humanos y técnicos para allegar información, hacer investigación, va a ser importante porque estamos en ceros”, defiende el legislador.

A esta iniciativa seguirá una segunda más amplia, en septiembre, que plantee tanto la reforma constitucional y las adecuaciones legales para la creación del instituto como el modelo de negocio y la relación que se planteará con las empresas privadas, y que hoy todo apunta a que sea mediante una empresa productiva del Estado a través de contratos y no concesiones, a la manera en que lo hace Pemex con el petróleo.

A finales de 2019, la empresa británica de capital canadiense Bacanora Lithium en sociedad con la firma china Ganfeng anunciaron el hallazgo de un yacimiento de litio en la localidad sonorense de Bacadéhuachi, una pequeña localidad en la Sierra Madre Occidental en un punto medio entre Hermosillo y Ciudad Juárez, con un estimado de más de 240 millones de toneladas del mineral, lo que representaría el mayor yacimiento actual en el planeta.

No te pierdas: Los coches a gasolina generan ‘cientos de veces’ más desperdicio que los eléctricos

Sin embargo, la única información que se conoce sobre este posible yacimiento es por parte de las propias empresas.

De ese modo, la iniciativa, anunciada como un instituto, busca crear un cuerpo técnico con la capacidad de investigar y que, a partir del cobro de los derechos y aprovechamientos vigentes para la industria minera, pueda allegarse de recursos sin crear nuevos gravámenes. Y a partir de ello generar información y capacitar a personal en el país para conocer las condiciones de desarrollo y explotación de litio.

Desde el año pasado, el legislador anunció la necesidad de hacer además una reforma al artículo 27 de la Constitución, con el fin de establecer que el país tenga rectoría sobre el litio de manera similar a la que hay sobre el petróleo.

También lee: 2020, uno de los años más violentos para los defensores ambientales en México

El litio ya es un tema de agenda gubernamental, pasó de ser un tema intrascendente a de interés público, hoy ya está en la agenda de gobierno. Después de la visita del presidente de Bolivia a México a Palacio Nacional y al Senado se instaló una mesa de trabajo con los técnicos de la Embajada de Bolivia, generosamente nos están compartiendo su investigación de las características del subsuelo boliviano en materia de litio”, detalló en entrevista para La-Lista.

Y aunque se ha manejado entre los círculos de industriales mineros que México podría buscar replicar el modelo boliviano para la explotación del mineral, concentrado por completo en el Estado, basado sobre todo en el nacionalismo que ha manifestado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, Armenta insiste en que se están explorando otras posibilidades, como los modelos de Chile, Argentina o Corea del Sur, donde se permite la participación de empresas privadas y extranjeras.

¿Se tiene algún estimado de cuánto litio hay en México?

Precisamente por eso necesitamos tener un área que investigue, solo tenemos la información generada por 31 concesiones mineras de litio entregadas a extranjeros.

¿Se pondría alguna tarifa particular a la explotación del litio?

Hay que revisarlo con mucha prudencia, no quiero en este momento generar ningún tipo de especulación, estamos trabajando de la mano de Secretaría de Economía haciendo las investigaciones correspondientes de los marcos jurídicos normativos de 10 países que son líderes en materia de litio y que vamos a tener la mejor propuesta para septiembre, la mejor propuesta de desarrollo industrial de litio.

¿Hay algún modelo en particular que quieran tomar como referencia?

México tiene que observar lo que pasa en Bolivia, Argentina, Chile, Corea del Sur, que es el principal país en el mundo en el desarrollo industrial de sus productos. Estamos atendiendo un trabajo de investigación en varios países del mundo, no solo Bolivia, entramos en contacto con las embajadas de Chile, Argentina Canadá, Corea del Sur, Singapur, con la embajada de China, Rusia, que son punta de lanza en materia de aprovechamiento de recursos naturales y de aprovechamiento en materia financiera de sus energéticos. El litio como mineral como el oro, tiene características físicas y químicas específicas. Requiere procesos tecnológicos que otros países han desarrollado y nos han ganado por lo menos una década en investigación. No es que querramos copiar el modelo boliviano, es que queremos aprovechar modelos exitosos de otros países.

¿Entonces no será una réplica del modelo boliviano?

Algunos creen que nos interesa parecernos a Bolivia, o que queremos ser como Venezuela o como Cuba. Queremos que las empresas productoras nos vean como socios comerciales, no como país de conquista, tener la investigación, poder desarrollar los procesos de investigación y desarrollo industrial del litio, estamos generando una investigación de fondo para saber cómo Rusia le hizo con el gas natural para renegociar su deuda y poner como divisa el gas y fortalecer su economía. Pero tenemos que lograr primero la rectoría, que el gobierno asuma el papel de articulación, coordinación, investigación y ya el gobierno de la República ha tomado con interés el tema del litio.

¿Contemplan la expropiación o renegociación de las concesiones otorgadas?

No necesariamente tiene que afectar las concesiones que hay, tenemos que pensar que los aprovechamientos que hay en nuestra nación son de exploración y mañana serán de aprovechamiento, la exploración que hoy se hace, esos permisos de exploración se conviertan el día de mañana en autorizaciones de explotación pero que haya autorizaciones de explotación realmente le permita a los inversionistas ganar pero que el país no sea saqueado. No es un atentado contra nadie, es una visión nacionalista que busca cuidar y aprovechar nuestros recursos naturales.

También te puede interesar

México

No está claro si el estado tiene la autoridad para construir un muro después de que Joe Biden dejó de construir proyectos en la...

Deportes

Se trata del último juego amistoso de la Selección de México antes de emprender su camino a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Opinión

El panorama no es tan abrupto como parece: ni Morena perdió todo su poder, si la oposición tuvo una victoria devastadora.

Opinión

La participación del 55% del padrón en época electoral dejó un mensaje: la gente sí quiere ser parte de la democracia.

Publicidad