Síguenos

 

Política

Joe Manchin: el demócrata que tiene en sus manos el destino de la agenda de Biden

El flujo de iniciativas de ley en EU se desaceleró esta semana cuando la mayoría de los demócratas conservadores del Senado asumieron una posición de poder único.

Joe Manchin, centro, en Washington DC. Foto: REX / Shutterstock

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Cinco meses después de asumir el cargo, la agenda legislativa de Joe Biden, desde la infraestructura hasta los derechos de voto, básicamente pende de la balanza de un senador demócrata: Joe Manchin, de West Virginia.

El Senado, controlado por los demócratas, aprobó una serie de medidas en los primeros días de la administración, incluido el paquete de estímulo del coronavirus de 1.9 billones de dólares y un proyecto de ley de casi un cuarto de billón de dólares para mejorar la competitividad estadounidense ante China.

Pero ese estallido de legislaciones se desaceleró drásticamente la semana pasada cuando el Senado se preparaba para considerar una serie de prioridades de los demócratas crucial para la visión de Biden y las esperanzas de la Casa Blanca de lograr logros políticos significativos antes de las elecciones intermedias de 2022.

Los esfuerzos vacilantes provienen de la escasa mayoría de los demócratas en el Senado dividido a la mitad que, al permitir que cualquier senador influir en una legislación, ha empujado a Manchin, el demócrata del Senado más conservador, al centro de relevancia en la capital del país y a una posición de poder casi único.

Te sugerimos: Los obstáculos aumentan en Centroamérica mientras Biden va contra la corrupción

Esta dinámica política significa que Manchin ahora tiene una gran influencia sobre la agenda de Biden, preparando el escenario para una colisión entre demócratas ansiosos por usar su mayoría para aprobar una legislación radical y su determinación de restaurar el bipartidismo en un Senado dividido.

La influencia del senador Manchin está dando forma a la agenda de los demócratas“, comentó Sarah Binder, profesora de ciencias políticas en la Universidad George Washington. “Él es el quid, de él depende todo en la mayoría”.

La ansiedad sobre el poder de Manchin solo se intensificará en las próximas semanas cuando los demócratas del Senado dirijan su atención a un paquete de infraestructura y un proyecto de ley de derecho al voto, conocido como la Ley para el Pueblo, al que Manchin se opone por ser demasiado partidario.

Manchin, una rareza como demócrata pues está a favor del carbón y en contra del aborto, ya advirtió a Biden y al líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, que se opondría a cualquier legislación si no trabajaban primero para comprometerse con los republicanos.

Los demócratas del Senado deben evitar la tentación de abandonar a nuestros colegas republicanos en asuntos nacionales importantes”, escribió Manchin en un reciente artículo de opinión en el Washington Post, en una añoranza a una era pasada de colaboración en el Senado.

No te pierdas: Jefe del FBI: el ataque al Capitolio fue terrorismo doméstico

Manchin a menudo se describe a sí mismo como alguien que aprendió a legislar con “sentido común”, observando a los funcionarios de pueblos pequeños navegar por la política local; todo esto incluso antes de ser elegido gobernador de Virginia Occidental dos veces, primero en 2004 y luego en 2008, con casi el 70% de los votos.

Para muchos, se parece a su tío, Antonio James Manchin, un político entretenido que se convirtió en una especie de ícono en la política de Virginia Occidental después de eliminar miles de autos oxidados y llantas viejas del campo del estado.

Pero el joven Manchin, que creció en la pequeña ciudad minera de Farmington, construyó sus propios lazos con sus electores cuando interrumpió un viaje en 2006 para animar a los Mountaineers de la Universidad de West Virginia en el Sugar Bowl en Atlanta, para regresar a casa debido a un desastre en una mina en su estado.

Ahora Manchin es el único demócrata que ocupa un cargo estatal en Virginia Occidental, una anomalía notable en un estado donde los votantes de la clase trabajadora rural, que una vez respaldaron a los demócratas por sus fuertes lazos sindicales, se han desplazado drásticamente hacia la derecha.

Y después de mantener su escaño en el Senado en 2018 en el mayor desafío de reelección de su carrera, Manchin atribuyó su supervivencia a la solidez de la confianza que construyó con los votantes por su enfoque en la búsqueda de compromisos en el Senado.

Pero en una Washington híper partidista, especialmente con los republicanos comprometidos con bloquear la agenda de Biden, las posibilidades de que se materialice un compromiso son escasas.

Descubre: Pemex se queda con la refinería Deer Park en Houston: le compra a Shell su participación

Las negociaciones bipartidistas sobre infraestructura entre Biden y la republicana Shelley Moore Capito, por ejemplo, colapsaron el martes, después de que en cuatro semanas de conversaciones no pudieron reconciliar sus diferencias en el tamaño, alcance y financiamiento del paquete.

Mientras tanto, en el proyecto de ley sobre el derecho al voto, incluso los republicanos moderados se alinean con el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, al negarse a participar en discusiones sobre una medida que describen como una toma de poder partidista por parte de los demócratas, pero que muchos defensores del derecho al voto describen como una defensa vital de la democracia estadounidense.

El panorama político en el Senado refleja que probablemente los demócratas no tengan más remedio que tratar de aprobar la legislación destruyendo la regla obstruccionista (esencialmente un requisito de súper mayoría), y aprobarla por una mayoría simple con un voto partidista.

Sin embargo, aquí hay de nuevo un obstáculo en el camino: Manchin.

Manchin cree que terminar con el obstruccionismo destruiría el Senado y ha prometido en repetidas ocasiones proteger las reglas de procedimiento, invocando cómo su predecesor, el senador Robert Byrd, le dijo que la Cámara debía forzar el consenso.

Descubre: La democracia estadounidense lucha por su vida y a los republicanos no les importa

El obstáculo que conforma Manchin para la agenda de Biden deleita a los republicanos y exaspera a los demócratas, que dicen que no pueden entender lo que él quiere. “¿No podemos simplemente darle un nuevo aeropuerto a Virginia Occidental?” dijo un líder del Partido Demócrata, ilustrando la frustración.

El enfoque de Manchin para moderar las ambiciones legislativas de los demócratas está motivado en parte por la naturaleza cada vez más republicana del estado que representa, según una fuente cercana al senador.

Trump ganó en Virginia Occidental en las elecciones de 2020, y los votantes blancos sin título universitario, el principal grupo demográfico de la base de Trump, representaron el 69% de los electores registrados, según los datos del censo, el más alto del país.

“Es uno de los estados más republicanos del país”, declaró William Galston, investigador principal de Brookings Institution. “Entonces, cuando el senador Manchin dice: ‘Si no puedo ir a casa en Virginia Occidental y explicárselo a mis padres, no puedo estar a favor’… y lo dice en serio”.

La mayoría de los demócratas han adoptado un enfoque de no intervención con Manchin, conscientes de que su voto sigue siendo el único baluarte entre un Senado controlado por los demócratas y uno controlado por los republicanos.

Pero, sobre todo, saben que incluso si su paciencia está a punto de expirar, en última instancia, es poco lo que ellos pueden hacer.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Opinión

Antes de Trump, el Departamento de Justicia de Obama hizo más para dañar la libertad de prensa que cualquier administración desde Nixon. Así es...

Mundo

La Casa Blanca advirtió que la democracia está ‘en peligro’ pero mientras algunos demócratas clave se mantengan comprometidos con el ‘filibuster’, el progreso parece...

Política

El jefe de personal de la Casa Blanca circuló las acusaciones de conspiración. El comité de la cámara de representantes da a conocer emails...

Política

Algunas parejas de la cumbre deben tener problemas de confianza sino ¿para qué van?

Publicidad