La democracia estadounidense lucha por su vida y a los republicanos no les importa
Columnista invitado

Exsecretario de Trabajo de Estados Unidos, profesor de política pública en la Universidad de California en Berkeley y autor de Saving Capitalism: For the Many, Not the Few y The Common Good. Su nuevo libro, The System: Who Rigged It, How We Fix It, ya está a la venta. Es columnista de The Guardian US.

La democracia estadounidense lucha por su vida y a los republicanos no les importa
‘Any Republican senator who joined with the Democrats in supporting the For the People Act would probably be ending their political career.’ Photograph: Getty Images

El domingo, el senador de West Virginia Joe Manchin anunció en un artículo de opinión en el Charleston Gazette-Mail que se opone a Acta para la Gente, que ya está en el Congreso. También se opone a que el filibusterismo se acabe.

Un artículo de opinión en el periódico más importante del estado habla de una posición no negociable por parte de un senador.

Se trata de un piquete en el ojo al presidente Biden por su crítica velada a Manchin el pasado martes en Tulsa, cuando Biden explicó que estaba teniendo problemas para pasar lo que se supone es su más alta prioridad, una legislación de nuevos derechos de voto que podría superar a cualquier ráfaga de aire de leyes de supresión de nuevos derechos para votar en los estados dominados por los republicanos, utilizando los argumentos infundados de Trump del fraude electoral como pretexto.

“Escucho a todos los amigos en la TV diciendo, ‘¿Por qué Biden hace esto?’” Biden hizo esta pregunta retórica en Tulsa. “Bueno, porque Biden sólo tiene una mayoría de cuatro votos efectivos en la Casa, y un empate en el Senado, con  dos miembros del Senado que votan junto con mis amigos republicanos. Pero no vamos a darnos por vencidos”.

No te pierdas: La misión de Joe Biden en la cumbre del G7: reclutar aliados para la siguiente guerra fría

Todo el mundo sabe que se refiere a Manchin, y a la senadora de Arizona Kyrsten Sinema, otra demócrata en resistencia.

El repudio público de Manchin a Biden el domingo podría ser el fin del Acta para la Gente. Eso abre el camino para que los estados republicanos sigan con sus campañas desvergonzadas de supresión de votos, muy posiblemente con eso consigan la victoria republicana en las elecciones de medio término de 2022 y aseguren el dominio republicano para una generación.

Como están las cosas, los republicanos sólo constituyen el 25% del electorado estadounidense, y ese porcentaje parece estar encogiendo tras la salida maloliente de Trump.

Pero estados republicanos rurales como Wyoming, con 574 mil habitantes, tienen dos senadores, igual que estados urbanos como California que tiene 40 millones de habitantes, y debido a que los estados republicanos tienen distritos manipulados  que eligen miembros de la casa de representantes que le da un estimado de 19 asientos adicionales a los que obtendrían sin manipulación, la balanza ya está inclinada.

Te sugerimos: Facebook acabará con el trato especial a los políticos tras la suspensión de Trump

Está también el desastre que dejó Trump de las leyes estatales que complican que voten los posibles demócratas y facilitan que las legislaturas del estado republicano manipulen los resultados de la votación.

Manchin dice que  apoya la extensión del Acta John Lewis de Derechos de Votación en los 50 estados. Eso no ayuda en nada.

El Acta de Derechos de Votación original de 1965  fue suprimida por la suprema corte en 2013, con la lógica incongruente de que ya no era necesaria porque los estados con una historia de supresión de votos de los afroamericanos ya no lo hacían. Veinticuatro horas después de esta decisión, Texas anunció que implementaría una ley estricta de identificación con fotografía y Mississipi y Alabama esperaban A Mpronto hicieron lo mismo.

La eficacia de una nueva Acta de Derechos de Votación dependería de una departamento de justicia activista dispuesto a bloquear cambios en las leyes electorales en los estados que suprimieran votos y en una corte activista dispuesta a apoyar esas decisión de ese departamento de justicia. No se puede contar con eso. Sabemos lo que le sucedió al departamento de justicia bajo Trump, y sabemos lo que le pasó a la suprema corte.

Además, una nueva Acta de Derechos de Votación no podría dar marcha atrás a las leyes recientes de supresión de votos de los estados republicanos.

Por si te lo perdiste: Los clientes de Amazon en EE.UU. tienen una semana para rechazar Amazon Sidewalk, la red inalámbrica masiva

Sin Manchin, entonces, el Acta para la Gente probablemente esté muerta, a menos de que Biden pueda convencer a algún senador republicano de unirse a los senadores demócratas para darle su apoyo, como, por ejemplo, Mitt Romney, quien ha acusado públicamente a Trump por mentir en las elecciones de 2020 y que además tiene la reputación de ser un institucionalista muy preocupado por la democracia de EU.

Sin embargo, debido al control que mantiene Trump sobre el partido republicano cada vez más reducido, cualquier senador republicano que se uniera a los demócratas  para apoyar el Acta para la Gente podría estar dando fin a su carrera. Los perfiles de los valientes también son una buena copia de los obituarios políticos y sus tumbas.

Me temo que la historia nos demostrará que, en esta época tan vergonzosa, los senadores republicanos estaban más unidos en su oposición a los derechos electorales que los senadores demócratas en su apoyo a ellos.