Carlos Treviño alega desconocer investigación y juez aplaza audiencia
Carlos Treviño fue director de Pemex en 2017. Foto: @CarlosATrevinoM/Twitter.

La audiencia en la que la Fiscalía General de la República (FGR) buscaba imputar por asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita a Carlos Treviño, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), fue aplazada por el juez del Centro de Justicia Penal Federal de Almoloya de Juárez, en el Estado de México.

La determinación fue tomada por el juez, luego de que la defensa del exfuncionario alegara que no cuenta ni conoce la carpeta de investigación correspondiente.  A la par, Treviño alegó que las autoridades no le hicieron llegar el citatorio para la audiencia.

Por ello, el juzgador fijó al 7 de septiembre como nueva fecha para la audiencia. 

Previamente, Carlos Treviño envió un documento al Poder Judicial de la Federación en el que solicitó aplazar su audiencia, ya que consideró que existía un “actuar tendencioso de la autoridad”, luego de que no le notificaran del citatorio hasta las 17:30 horas del 24 de agosto, pese a que el documento fue dechado el 20 de agosto.

El exdirector de Pemex acusó que las autoridades buscaban que no se presentara “para generar una necesidad de cautela que permitiera a la autoridad judicial decretar en mi perjuicio una medida cautelar de prisión preventiva oficiosa”, de acuerdo con un escrito que hizo llegar al Poder Judicial de la Federación y que fue difundido por el diario Milenio

El 24 de agosto, medios nacionales detallaron que un juez había a Treviño a una audiencia, a las 14:30 horas del 25 de agosto, luego de que Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, lo acusara de recibir sobornos para aprobar las reformas estructurales impulsadas por el gobierno de Peña Nieto, entre el 17 y el 20 de septiembre de 2014.

Treviño durante una sesión en la Cámara de Diputados. Foto: @CarlosATrevinoM/Twitter.

Según los dichos de Lozoya, Treviño recibió 4 millones de pesos en sobornos. Además, sobre el extitular de Pemex en 2017 derivada de la denuncia de Norberto Gallardo Vargas, militar del Estado Mayor Presidencial, quien aseguró que le entregó un portafolio con 4 millones de pesos. 

Tras los señalamientos, el exdirector de Pemex los negó y aseguró que durante su paso por la administración pública sirvió “de manera honorable y honesta todo el tiempo“.

“Nunca tuve que ver con las reformas estructurales. Es una pena como Lozoya pretende usar el criterio de oportunidad, sin embargo el acusado es él y los señalamientos se acompañan con pruebas, como en su momento lo hicimos denunciando ilícitos en Pemex”, aseguró en su cuenta de Twitter.