Rechazo, enojo, confusión: las reacciones por el encuentro de senadores del PAN con Vox
Los senadores del PAN y Vox firmaron la llamada Carta de Madrid. Foto: @vox_es/Twitter.

El encuentro entre senadores del Partido Acción Nacional (PAN) y Santiago Abascal, líder del partido de la ultraderecha española Vox, generó reacciones en contra por parte de diversos actores de la política mexicana. 

Ayer, legisladores del PAN firmaron un acuerdo para combatir “los regímenes totalitarios de inspiración comunista, apoyados por el narcotráfico y terceros países”.

Tras ello, el presidente Andrés Manuel López Obrador criticó el encuentro y afirmó que tanto el PAN como Vox “son lo mismo“.

“Hasta ayer vinieron unos extremistas de España, del Vox. Se unieron con el PAN, porque son lo mismo. Nada más que simulaban los del PAN y otros que eran demócratas. Y no, son conservadores y ultraconservadores, casi fascistas”, apuntó el mandatario en la conferencia matutina desde el Palacio Nacional.

YouTube video

En este sentido, recordó que el conservadurismo está “retoñando” en España.

“Esto que está retoñando es lo peor. Son los más autoritarios, clasistas, racistas y corruptos”, apuntó el líder mexicano, que habló de los escándalos que rodean al rey emérito de España.

Por su parte, Felipe Calderón, expresidente de México, aseguró que la firma del acuerdo revela que “la dirigencia del PAN hace un buen rato está extraviada”.

A la par, miembros del PAN como Héctor Larios Gustavo Madero, Roberto Gil Zuarth y Laura Rojas, lamentaron el centro de militantes con Vox.

Sobre el tema, Héctor Larios, aseguró que todo se trató de na confusión, ya que el PAN “no comparte con Vox sus propuestas que violentan los derechos humanos”.

“El día de hoy un grupo plural de senadores, mayoritariamente del PAN se reunieron para suscribir la carta Madrid, a favor de la democracia, libertad y vs populismos, el PAN no comparte con VOX sus propuestas que violentan Derechos Humanos”, dijo en Twitter.

“Lamento el corrimiento del partido Acción Nacional y de mi Grupo Parlamentario a la derecha, cuando más requerimos ser una alternativa democrática, comprometida con los derechos humanos, económicos, políticos y sociales para cerrar brechas de desigualdad y la exclusión”, escribió Gustavo Madero en Twitter.

Mientras Gil Zuarth señaló que no encontró “un solo en los principios de doctrina que identifique al PAN con VOX”, y lamentó que se intente copiar las estrategias de polarización del partido español.

Laura Rojas, expresidenta de la Cámara de Diputados, aseguró que el acercamiento del PAN con Vox no abona a la lucha por ampliar la libertad y los derechos, y pidió “más centro, menos extremos”.

Los partidos responden a la reunión entre senadores del PAN y Vox

Tras la polémica generada por el encuentro entre los senadores del PAN y Vox, el grupo legislativo aseguró que la firma “no significa ningún compromiso del partido ni del grupo parlamentario, pues esa no fue la intención ni es el espacio para hacerlo”.

En un posicionamiento posterior, lamentaron “as interpretaciones equivocadas que se hayan podido hacer a este evento en donde NO se suscribió ningún acuerdo político, sino un texto donde se manifestaba la disposición individual de trabajar en la defensa del Estado de Derecho, el imperio de la ley, la separación de poderes, la libertad de expresión y la propiedad privada, la defensa de nuestras libertades, democracia, los derechos humanos, el pluralismo, la dignidad humana y la justicia”.

Mientras el Partido Revolucionario Institucional (PRI) rechazó tener participación en el acuerdo firmado con Vox.

“Ninguno de nuestros senadores estuvo presente en dicha reunión (,..) no hay prueba alguna de un acercamiento de nuestra parte”, aseguraron en un posicionamiento.

A la par, dijo que si alguno de sus legisladores acudió “se trataría de una decisión a título personal, y no representaría ni la postura ni la voluntad de nuestro instituto político”.

Por su parte, Morena aseguró que el encuentro  les produjo “vergüenza ajena la desesperación de las expresiones de odio ante su incapacidad para salir de la marginalidad política”.

Horas después, los senadores de Morena manifestaron su inconformidad por el “comportamiento irrespetuoso y abusivo de la fracción en el Senado, al utilizar las instalaciones de esta Soberanía para llevar a efecto una vergonzante alianza con fuerzas internacionales de claro perfil fascista e intervencionista”.