La OEA expresa su preocupación por la campaña de “desprestigio” contra le INE
El órgano electoral en México es colegiado, es decir, un candado de pluralidad o equilibrio que acota el contexto de las cuotas. Foto: INE.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) expresó su preocupación por las “campañas de desprestigio” que el gobierno federal ha emprendido contra el Instituto Nacional Electoral (INE), en el contexto de la organización del ejercicio de revocación de mandato que se celebró el pasado 10 de abril.

Expertos en temas electorales, encabezados por Fernando Tuesta Soldevilla, estuvieron presentes en la consulta de revocación de mandato como parte de una Misión de Visitantes Extranjeros. Luego de vigilar el ejercicio y dialogar con distintos actores, los integrantes de la OEA se mostraron preocupados por las críticas que ha recibido el INE de parte del presidente Andrés Manuel López Obrador y el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna.

La OEA “reitera su preocupación por las continuas campañas de desprestigio y ataques institucionales contra el INE, que no solo aumentan la polarización existente en el país, sino que también menoscaban la democracia”, señaló el organismo en su informe preliminar de la Misión de Visitantes Extranjeros.

Los especialistas de la organización se refirieron principalmente a la advertencia del presidente López Obrador respecto a que promoverá una reforma electoral para que los consejeros del INE sean elegidos mediante el voto popular, así como la denuncia penal que Sergio Gutiérrez Luna interpuso contra seis consejeros por supuestamente obstruir la realización de la consulta de revocación de mandato.

Sobre los cambios normativos anunciados por el presidente López Obrador, la OEA indicó: “La Misión considera que las reformas que sean introducidas deben apuntar a fortalecer al organismo y no a restarle autonomía o capacidad técnica, lo cual significaría un retroceso importante para la democracia mexicana”.

Las críticas contra el INE surgieron a raíz de que el instituto electoral pospuso la fecha para la realización de la consulta y redujo el número de casillas donde las personas podían votar. Originalmente se había propuesto instalar 162 mil casillas, pero al final por los recortes presupuestales que sufrió el instituto solo se colocaron 57 mil.

El ejercicio de revocación de mandato tuvo el objetivo de preguntar a los ciudadanos si querían que López Obrador continuara en su cargo. Al final, según datos oficiales, en la consulta participó el 17.7% de electores que hay en el país, de los cuales más del 91% respaldó al presidente para que siga en su cargo hasta el 2024.

En su informe preliminar los expertos de la OEA no solo abordaron las críticas contra el INE, también cuestionó que durante la consulta algunas personas fueron trasladadas para ejercer su voto, práctica conocida como “acarreo”, y también circulaban noticias falsas en redes sociales sobre la hora de votación y ubicación de las casillas.

“La Misión considera que la legislación y los procedimientos aplicables a futuros ejercicios de revocación de mandato deben ser revisados para evitar que se repitan los problemas normativos que afectaron a este primer ejercicio a nivel federal”, recomendó la OEA a través de su informe preliminar.

La difusión ilegal de este ejercicio por parte de actores políticos también fue señalada por la OEA. La organización indicó que la Comisión de Quejas del INE recibió 183 quejas, la mayoría de ellas relacionadas con propaganda ilegal. El organismo puso como ejemplo que previo a la realización de la consulta servidores públicos realizaron eventos para promoverla, como el que encabezó la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en el Monumento a la Revolución.

“La Misión observó que autoridades de distintos niveles de gobierno, incluidas las de la mayor jerarquía en el país, cometieron infracciones relacionadas con la prohibición de propaganda gubernamental personalizada y el uso de recursos públicos”, señaló la Organización de los Estados Americanos en su informe preliminar.