Alejandro Moreno puede dejar al PRI con uno o dos gobernadores

En tres años en los que Alejandro Moreno Cárdenas ha estado como dirigente del PRI, el partido tricolor pasó de gobernar 12 entidades a sólo tres, de las cuales dos serán renovadas el próximo año (Estado de México y Coahuila).

Los diez territorios perdidos hasta ahora por el PRI representan dejar de gobernar a casi 24 millones de mexicanos, aunque el partido sigue gobernando en una entidad muy poblada como es el Edomex, donde viven alrededor de 17 millones de mexiquenses. Así mismo, conserva Coahuila, habitada por unos 3.1 millones de coahuilenses. Y este año, ganó con el priista Esteban Villegas en Durango (de 1.8 millones de habitantes).

Las derrotas con “Alito” se dieron hasta en su propio estado, Campeche, donde pidió licencia como gobernador para ser dirigente del PRI, por lo que el Congreso estatal nombró a Carlos Miguel Aysa, quien luego de dejar su puesto aceptó la invitación del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para ser embajador en República Dominicana.

En Campeche, el candidato del PRI-PAN-PRD, fue derrotado por la morenista Layda Sansores, quien en mayo pasado comenzó a difundir audios comprometedores del dirigente priista.

En 2021 el PRI perdió al hilo en ocho entidades: Campeche, Guerrero, Sonora, Sinaloa, Zacatecas, San Luis Potosí, Tlaxcala y Colima.

Alejandro Moreno puede dejar al PRI con uno o dos gobernadores - DERROTAS_PRI

Mientras que este año se le fueron de la manos dos gubernaturas: Hidalgo y Oaxaca, que en conjunto suman casi 7 millones de habitantes. El gobernador priista Alejandro Murat está por dejar el cargo en los próximos días, mientras que Omar Fayad ya dio paso al morenista Julio Menchaca en territorio hidalguense.

De los diez territorios que perdió, nueve quedaron en manos de Morena y un estado (San Luis Potosí) con el Partido Verde.

Alejandro Moreno puede dejar al PRI con uno o dos gobernadores - gobernados_pri_2
Alejandro Moreno puede dejar al PRI con uno o dos gobernadores - gobernados_pri

Las derrotas del PRI antes de Alejandro Moreno

En 2016, el entonces dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, renunció a la dirigencia del PRI, luego de que su partido perdiera en seis estados: Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz. Con esas derrotas, el PRI se quedaría con 15 entidades, de las 21 en que gobernaba.

Para 2018, cuando era dirigente René Juárez Cisneros, el PRI perdió otras tres entidades: Jalisco, Yucatán y Chiapas. Eso lo dejó con las 12 gubernaturas que tenía cuando llegó Alejandro Moreno a la dirigencia.

“Así me dejaron el partido”, justificó Alejandro Moreno luego de que el PRI sólo ganó un estado de los seis en disputa este año, aunque en Aguascalientes también fue parte de la alianza ganadora, pero con una panista al frente.

“Alito” ha sido cuestionado por ex dirigentes del PRI, e incluso algunos de ellos le han sugerido renunciar para dar paso a una nueva dirigencia, lo que ha descartado el priista, quien ha reiterado que fue electo hasta agosto de 2023.

A diferencia de los anteriores dirigentes impuestos por acuerdos entre la cúpula priista, Moreno Cárdenas fue electo en agosto 2019, por 1 millón 603,725 votos.

Su elección fue cuestionada y provocó la salida de otros aspirantes a la dirigencia como el exrector de la UNAM, José Narro, y la exgobernadora Ivonne Ortega, quien ahora es parte de Movimiento Ciudadano.

Alejandro Moreno puede dejar al PRI con uno o dos gobernadores - alito_moreno_alianza

Priistas como la exdiputada Dulce María Sauri reconocen que su partido “ha sufrido una reducción y deterioro de su presencia”.

Senadores como Miguel Ángel Osorio Chong y Claudia Ruiz Massieu han empujado la salida anticipada de Alejandro Moreno de la dirigencia, sin que hasta ahora logren algún resultado concreto.

La próxima prueba de fuego para Alejandro Moreno será ganar el próximo año en el Estado de México y Coahuila, donde todo apunta que no habrá alianza con el PAN y PRD, luego de que la bancada del PRI en San Lázaro impulsara y aprobara, junto con Morena, una reforma militarista.

Desde Durango, a donde acudió a la toma de posesión de Esteban Villegas, el dirigente del PAN, Marko Cortés, advirtió que “no habrá ya relación porque ya se perdió la confianza con la dirigencia nacional del PRI, porque se deshonró la palabra y se incumplieron los acuerdos”.