Rosario Piedra usa comparecencia ante diputados para defenderse de ‘mentiras con intereses políticos’
Fotografía: Archivo/Cámara de Diputados.

En su comparecencia ante diputados en comisiones, la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra, negó que el organismo que dirige sea dependiente del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y aseguró que en su cargo “se debe a las víctimas”.

Lo anterior, luego de que la diputada del PAN, Mariana Mancillas Cabrera, criticó a Piedra por su “pobre trabajo” al frente de la CNDH y la acusó de defender “los abusos” del presidente López Obrador (AMLO).

La panista también cuestionó el proceso de selección de Rosario Piedra como presidenta de la CNDH, pues había sido candidata a diputada federal de Morena en 2018 y muy cercana al presidente López Obrador.

“Independientemente que yo haya sido militante de un partido, lamento mucho que se desconozca cuáles son los requisitos para acceder a la presidencia de la CNDH (…) pedí licencia y me he mantenido al margen de toda decisión partidista”, dijo la titular de la CNDH durante su comparecencia.

“Me debo a la defensa de víctimas y siempre hemos actuado con total responsabilidad”, agregó.

En su discurso inicial, Piedra Ibarra aseguró que asistía con el propósito de defender a la CNDH “de los infundios y las campañas con sesgos partidistas” que iniciaron desde que asumió la titularidad del organismo autónomo.

“Se han dicho muchas mentiras de nuestro trabajo, peor que eso, se le ha intentado invisibilizar (…) nos atacan abiertamente porque no pagamos un centavo en publicidad o contratos millonarios a periodistas y opinadores como pasaba antes”, sostuvo.

“Por eso nos atacan, por eso tienen que inventar notas, pero no hay marcha atrás, no va a pasar que despilfarremos el dinero del pueblo en repartir chayotes para que nos alaben”, abundó.

“Hoy la CNDH es una institución más eficiente, menos onerosa para el pueblo y con más resultados, también es más plural e incluyente en su constitución”, resaltó.

En este sentido, aseguró que estas críticas en su contra han hecho su trabajo “más difícil” al frente de la CNDH.

Por otra parte, Rosario Piedra defendió la recomendación que hizo el organismo que dirige al Instituto Nacional Electoral (INE) donde exhortaban al Congreso a reformar al árbitro electoral, y negó que esta haya violado sus atribuciones constitucionales.

“No queremos que vuelvan los tiempos de las elecciones controladas por el gobierno o por un partido, no queremos que se repitan los fraudes electorales que han marcado buena parte de nuestra historia”, apuntó.

“La mayoría de las y los mexicanos queremos fortalecer nuestra democracia formal pero también las iniciativas de democracia participativa. Queremos la garantía de contar con un órgano realmente autónomo de cualquier poder, constituido o fáctico, legal o supralegal, que asegure la transparencia del proceso electoral”, destacó.

Además, justificó la decisión de no presentar una acción de constitucionalidad en contra de la reforma al artículo quinto constitucional en materia de Guardia Nacional que extiende la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública hasta 2028.

“Del análisis que hicimos de esta reforma, un análisis cuidadoso y serio, derivó nuestra decisión de no interponer una acción de inconstitucionalidad, toda vez que no existe la supuesta inconstitucionalidad que se invoca, puesto que la Guardia Nacional mantiene su carácter civil”, argumentó.

“Es en verdad lamentable que los intereses políticos pretendan imponerse sobre los intereses del pueblo que, en su gran mayoría, entiende la situación que motiva el papel de la Secretaría de la Defensa Nacional en la consolidación de la Guardia Nacional”, reprochó.

Rosario Piedra se negó a contestar la mayoría de los cuestionamientos que le hicieron tanto los legisladores de oposición como de Morena y pidió a sus colaboradores que respondieran a las preguntas, lo que provocó la molestia de los opositores.