Exfiscal detenido en Chihuahua, en el mismo penal que a quienes capturó

El excoordinador de la Operación Justicia para Chihuahua, Francisco González Arredondo -detenido el 21 de noviembre por la fiscalía de ese estado-, pasa sus días en el Centro de Reinserción Social No. 1, junto a los presuntos delincuentes que él mismo ayudó detener y procesar en el gobierno de Javier Corral, por lo que su abogado le advirtió a la juez de la causa que “existe un riesgo muy alto para su integridad física y psicológica”.

González Arredondo fue vinculado a proceso la semana pasada, acusado de que como agente del Ministerio Público ejerció actos de tortura en perjuicio de seis exfuncionarios del gobierno de César Duarte, quien también se encuentra preso en el mismo penal.

Iker Ibarreche, abogado del exfiscal, señaló que la juez otorgó a la fiscalía la prisión preventiva por un plazo de tres meses, pero estimó que “es absurdo, este caso se va a caer, ya sea a nivel de un juzgado federal, a través de un juicio de amparo, o directamente el día que lleguemos al juicio en la causa”.

El defensor explicó vía telefónica a La-Lista los “hechos absurdos” por los que a González Arredondo la fiscalía de Chihuahua lo está acusando del delito de tortura psicológica.

“Supuestamente durante las entrevistas que se le tomaba a las personas, se prolongaban hasta por ocho horas y supuestamente en esas entrevistas no los dejaban ir al baño, y supuestamente les decían que si no cooperaban o decían la verdad, tendrían que procesarlos penalmente o meterlos a la cárcel, eso de ninguna manera puede constituir una tortura psicológica porque prácticamente inhibiría entonces que se tomaran entrevistas o declaraciones a las personas en una investigación criminal”, expuso.

En su comunicado de prensa el día de la detención, la fiscalía argumentó que fue “en atención y seguimiento a una denuncia que dio vista la Comisión Nacional de Derechos Humanos”.

Pero el abogado señaló que eso es una “tergiversación”. Y es que “hay cinco o seis personas que en un medio de comunicación refieren estos hechos, que fueron torturados psicológicamente, y con base en esa información que sale en La Jornada o en un medio de comunicación, la CNDH simplemente le pregunta a la fiscalía de Chihuahua si existe una investigación respecto a estos hechos, pero no es que la CNDH haya dicho que efectivamente estos hechos ocurrieron, que se vulneraron derechos fundamentales de las personas”.

“No es que haya hecho una investigación o haya emitido una queja, simplemente al enterarse por ser una cuestión pública, lo que hace es preguntar si existe una investigación, y en ese momento la fiscalía de Chihuahua responde que no y lo que hace es iniciar una investigación con motivo de eso“, anotó.

Sobre las pruebas que presenta la fiscalía, Iker Ibarreche refirió que está el testimonio del denunciante y de cinco personas más que dicen que sufrieron este tipo de acciones, los seis exfuncionarios del gobierno de César Duarte.

Sin embargo, el dicho del denunciante no se ve corroborado por las otras cinco personas. “Tres de ellas ni siquiera refieren al maestro Arredondo y los otros sí lo refieren pero no con relación al hecho del primer denunciante”.

“Además de que estos testigos no refieren nada respecto a los hechos del primer denunciante, es bien interesante que el otro dato de prueba que utilizan es un informe rendido por una supuesta comisión interdisciplinaria que le realiza el protocolo de Estambul al denunciante. Lo que no consideró la juez es que ese protocolo de Estambul tiene demasiadas falencias, tan básicas como el hecho de que en ese comité ni siquiera había un médico, que es una de las exigencias que establece la metodología del protocolo de Estambul… nunca acompañaron las entrevistas o acciones que realizaron para realizar el protocolo”, apuntó.

El abogado agregó que “los propios hechos que le atribuyen al maestro González son absurdos porque dicen que ocurrieron entre febrero de 2017 a noviembre 2018 y de forma permanente. O sea según la fiscalía de manera ininterrumpida se estuvo practicando esta tortura, no sólo es absurdo, es irrisorio”.

Recordó que Francisco González Arredondo era uno de los fiscales que se encargaba de la investigación respecto a hechos de corrupción en el gobierno de César Duarte, actualmente preso.

El defensor indicó que la prioridad es que su cliente “obtenga su libertad lo antes posible”, pues la jueza “lo está enviando a prisión preventiva al centro de internamiento donde se encuentran muchas de las personas que el maestro González Arredondo a través de sus investigaciones y acciones como fiscal logró que fueran condenadas, personas que fueron condenadas por feminicidio, por secuestro, por violación, por homicidio, incluso los servidores públicos que él investigó y persiguió penalmente por hechos de corrupción“.

“Nuestra prioridad ahorita es lograr que el maestro González Arredondo no esté recluido en el mismo centro que estas personas, porque evidentemente existe un riesgo muy alto para su integridad física y psicológica, y porque no se están cumpliendo los estándares internacionales”, sostuvo.

El exfiscal detenido participó durante 16 años en investigaciones y persecuciones penales.

“Muchas de ellas (las personas detenidas por su labor) se encuentran ahí y lo reconocen como la persona que los investigó y quien logró que fueran condenados por la comisión de delitos”, anotó el abogado.

Por lo que es “absurdo el caso y peligroso que la juez, sin atender los estándares internacionales lo envíe al mismo centro donde están estas personas”.

Ya dos veces se le ha pedido a la juez que lo cambie de prisión y las dos veces lo ha negado, pues ha dicho que girará un oficio para que se tomen todas las medidas. Pero para Ibarreche eso no garantiza la seguridad del exfiscal.

Por ahora ambos están en comunicación prácticamente diaria y su abogado subrayó que “los hechos que se le atribuyen (tortura psicológica) de ninguna manera constituyen un delito”.