Anticonceptivos masculinos: ¿Será esta, por fin, la nueva era en anticoncepción?
Foto de cottonbro en Pexels

Las últimas investigaciones en el campo sugieren que algunas medidas anticonceptivas efectivas diseñadas para los hombres— píldoras, geles, inyecciones mensuales y vasectomías químicas no permanentes— podrían ocupar su lugar en los estantes de las farmacias de todo el mundo a finales de este mismo año.

Les investigadores creen que estos nuevos medicamentos serán un hito para la planificación familiar y la salud sexual; y sin duda, serán un paso más hacia la igualdad de género.

En 1979 investigadores indios publicaron por primera vez que estaban desarrollando una forma de anticoncepción hormonal masculina: inhibición reversible de espermatozoides bajo guía (RISUG, por sus siglas en inglés). A más de cuarenta años, RISUG apenas se somete a ensayos clínicos de fase 3.

En contraste—muy marcado contraste—la píldora anticonceptiva oral combinada femenina fue investigada, probada y producida en masa, en menos de 4 años; y está ampliamente disponible desde 1960. Hoy las medidas anticonceptivas para hombres están limitadas a condones y vasectomías quirúrgicas permanentes.

Lee también: La pandemia impidió a 12 millones de mujeres acceder a la anticoncepción

Esto podría cambiar en 2021 con estas nuevas técnicas que se están sometiendo a pruebas, algunas de las cuales tienen tasas de eficacia de hasta 97%. Actualmente están desarrollo formal tres métodos potenciales de anticoncepción masculina: píldoras, geles e inyecciones.

Haz click para ampliar la imagen

Gel NES/T

El método más destacado hasta ahora, actualmente en ensayos clínicos de fase 2 en una investigación liderada por la Dra. Christina Wang. El gel está compuesto por acetato de segesterona, una progestina sintética, y se usa todos los días. Viene en un dosificador que proporciona una cantidad estándar en cada uso y se frota en los hombros.

Los prometedores resultados sugieren que bloquea exitosamente la producción natural de testosterona en los testículos y reduce la producción de esperma; también contiene testosterona de reemplazo para ayudar a mantener el deseo sexual y otras funciones que dependen de la hormona.

Pastilla e inyección

Los métodos de pastilla diaria e inyección mensual, se desarrollan con un medicamento experimental llamado undecanoato de dimethandrolone (DMAU), que combina esteroides anabólicos sintéticos (AAS), como la testosterona, con progestina. Stephanie Page de la Universidad de Washington dirige los primeros ensayos clínicos de este método.

El equipo de Page ha completado las pruebas de fase 1 de las píldoras DMAU en 2020, y cree que podrían introducirse en el mercado a finales de año.

Vasectomía temporal

La vasectomía es un procedimiento quirúrgico menor que previene la función reproductiva del hombre, pero suele ser permanente por lo que no es muy aceptada. Por lo tanto, les investigadores del Consejo de Investigación Médica de la India, están trabajando en un método temporal que podría tener una duración de hasta 13 años, basado en la misma premisa que RISUG.

Este anticonceptivo masculino, reversible y no quirúrgico, inyecta un polímero sintético llamado estireno-anhídrido maleico (SMA) en los conductos deferentes, que transportan los espermatozoides desde el testículo hasta los conductos de eyaculación, e inhabilita la función de los canales.

El Dr. Radhey Shyam, investigador principal, cree que es un avance emocionante y eficaz. “Ha sido probado a fondo en más de 300 voluntarios con una eficacia superior a 97.3% sin efectos secundarios”.

Todo esto obliga dos preguntas.

¿Por qué se necesitaron cincuenta años para que se iniciara la investigación sustancial de los anticonceptivos no quirúrgicos masculinos, y por qué todavía no hay opciones disponibles?

La falta de métodos anticonceptivos masculinos tiene efectos reales en las mujeres

a nivel global. Los datos de la ONU muestran que el 70% de los usuarios recurren a métodos

anticonceptivos femeninos (hormonales) en lugar de masculinos (condón, vasectomía); e incluso en los métodos quirúrgicos existe una brecha: el 23.7% de las usuarias se ha

sometido a una histerectomía o una ligadura de trompas, mientras que solo el 2% de los usuarios se ha sometido a una vasectomía.

Te puede interesar: Víctimas de “esterilizaciones forzadas” en Perú esperan que Fujimori les pida perdón

Métodos masculinos se han rechazado una y otra vez en distintas etapas, por sus efectos secundarios significativos: dolores de cabeza, aumento de peso, cambios de humor y disminución de la libido… ¿Les suena familiar, mujeres? Son los efectos secundarios (los más leves, de hecho) de la mayor parte de los métodos anticonceptivos femeninos.

Históricamente, las farmacéuticas han aceptado los efectos secundarios—en muchos casos graves—causados por anticonceptivos femeninos, pero no los masculinos.

¿Por qué las lideres de dos de los tres proyectos más prometedores de anticoncepción masculina son mujeres?

Es el colmo… Y por otra parte, es desafortunadamente obvio: a las mujeres nos interesa más porque somos las más afectadas. Las mujeres hemos sido a través de la historia de la humanidad, prácticamente las únicas responsables de los controles reproductivos.

En fin… La investigación parece haber cobrado un nuevo impulso, y parece estar más cerca que nunca de ser una realidad. Esperamos ansiosamente.

A nivel global, 85 millones de embarazos (40% de todos los embarazos) por año no son planeados. En 2005, un estudio de 9,000 hombres en 9 países diferentes encontró que el 55% de los hombres con parejas sexuales estables estaban dispuestos a usar algún tipo de método anticonceptivo, pero en México el 58% de los jóvenes no usa métodos anticonceptivos durante sus relaciones sexuales (a pesar de que el 84% tiene algún conocimiento al respecto).

El argumento de las farmacéuticas sobre la falta de demanda solo puede contrarrestarse con los hombres dando un paso al frente y mostrando interés. Las opciones innovadoras y eficaces de anticoncepción masculina podrían estar fácilmente disponibles, pero no serán un avance real a menos que termine la apatía. Ya es hora de que los hombres asuman su parte de la responsabilidad, después de una vida de las mujeres cargando el costo financiero, médico y personal, del control de natalidad.

No te pierdas: La felicidad es una cuestión de género

¿Estamos en la víspera de una nueva era de justicia anticonceptiva? Estaremos pendientes.

(Bueno, por lo menos de esa parte. Después habrá que seguir combatiendo el estigma, la brecha económica, el acceso…)

Fuentes
  • Male contraception clinical trial launches in Sacramento (2020) UCDavis Health
  • First Trial Launches to Test Effectiveness of Male Contraceptive Gel (2018) The Lundquist Institute
  • The Birth Control Pill A History (2015) Planned Parenthood Federation of America
  • Acceptability of contraception for men: a review (2010) Glasier, A.
  • Fundación México Vivo: Día del Condón (2021) Rodrigo Moheno
  • Attitudes toward male fertility control: results of a multinational survey on four continents (2005) Heinemann K, Saad F, Wiesemes M, White S, Heinemann L.
  • World Health Organization World Contraception Patterns (2015)